Primera Prueba Pruebas

Kia Cadenza 2017: Primera Prueba

Construido para la comodidad, no la rapidez.

Construido para la comodidad, no la rapidez.

El cómodo y corpulento sedán de lujo con tracción delantera acaba de pasar por una transformación extrema con el fin de mejorar su posición desde el último lugar de ventas, en un segmento en el que cada vez hay menos opciones. Sus competidores más cercanos son el Toyota Avalon, Buick LacCrosse y su buque gemelo el Hyundai Azera (clasificados en ese orden según las ventas). Si incluimos al más abiertamente deportivo pero igual de lujoso Nissan Maxima, se lleva la posición alfa en el orden jerárquico de ventas.

Este ejemplar se ve realmente competitivo en papel; cuenta con una chapa metálica nueva, un nuevo interior opulento y adorable, motor V-6 de 3.3 litros recalibrado con inyección directa y una flamante transmisión automática de ocho velocidades, fabricada por Kia. Es cierto que las cifras máximas de caballos de fuerza y torque se redujeron en 3 hp y 2 libras-pie respectivamente, pero gracias a la relación de los engranajes más amplia de la transmisión (7.42 en vez de 5.51) dispone de bastante potencia adicional. Estos engranajes adicionales significan que la primera marcha es un 19 por ciento más corta que en la transmisión de seis velocidades (lo cual es impresionante), y la octava marcha es 9 por ciento más alta que en la transmisión anterior. Con 3,794 libras, el peso en vacío total prácticamente no cambió con respecto a nuestro auto de prueba Cadenza 2014 más reciente. El nuevo tren motriz logra exprimir 1 mpg adicional en ciudad respecto de la clasificación de la EPA (20/28/23 mpg en vez de las cifras de 19/28 del modelo anterior). Nuestra prueba Real MPG confirma en esencia la legitimidad de esas cifras, con los resultados medidos de 19.3/27.9/22.4 mpg. La cosa es que esas cifras se posicionan casi al final de la clasificación de los competidores dentro del segmento. Los vehículos Avalon, LaCrosse y Maxima promedian 21 en ciudad y 30-31 en carretera.

Tristemente, la situación es muy similar a la hora de incorporarse a la autopista desde el semáforo en el acceso. El tiempo de 0-60 de 6.5 segundos del Cadenza lo deja detrás de todo el grupo e incluso de su predecesor, quien igualó los 6.26.3 segundos del Avalon actual. Los LaCrosse y Maxima son más rápidos todavía, con tiempos entre 5.7 y 6.1 segundos. Lo mismo ocurre a la hora de examinar las especificaciones de rendimiento de la dinámica del chasis. Los neumáticos chillones, el interminable cabeceo y balanceo, y un control de estabilidad sumamente agresivo (sin un verdadero interruptor de apagado) conspiran para obtener cifras de frenado, en la pista de derrape y en la pista en forma de ocho más bajas que lo sitúan debajo del promedio de la clase, por un claro margen.

Pero profundizar en este punto solo sugeriría que teníamos expectativas de liderazgo de clase en esas áreas, cuando en definitiva ese no es el objetivo de este auto. Más bien, el objetivo del chasis (desde los neumáticos hasta los bujes, muelles y amortiguadores) es aislar a los ocupantes de las crudas realidades de la deteriorada infraestructura de América. Hasta ahora no tenemos una buena forma de asignar una cifra a esa característica. La mayoría de los editores que condujeron el Cadenza durante el tiempo que estuvo en nuestras manos acordaron, sin embargo, que si existiera dicha cifra, el Cadenza se clasificaría cerca de la cima de este grupo de competidores. En términos de alojamiento espacioso, lujo consentidor y aislamiento sensorial, Kia es el líder. Esta realidad hace ver al botón de modo Sport como una curiosidad. Es cierto que agiliza un poco la aceleración y la capacidad de respuesta de la transmisión, pero si usted es de las personas a las que les gusta presionar esos botones, probablemente le convenga más buscar en Nissan. Si este no es su caso, venga a Kia y gaste en el modelo Cadenza Limited más alto. Tiene asientos con calefacción y aire acondicionado y 14 posiciones con costuras estilo Bentley, y todas las comodidades de lujo más recientes, como una pantalla de visualización frontal gigante a colores, viseras eléctricas, control de velocidad crucero adaptivo, monitores de visión periférica, etc.

Y por cierto, ¿acaso no es la verdadera marca de un auto de lujo exclusivo el hecho de no ver tantos de ellos por las calles? Entonces probablemente las ventas no aumenten tanto respecto de las 4,042 unidades que se tenían registradas de principios del año hasta finales del pasado mes de octubre. Esa cifra representa más unidades de las que vendió Jaguar de su auto insignia XJ y Porsche de su sedán Panamera. Buena compañía, sin duda.

Kia Cadenza SXL 2017
PRECIO BASE $45,000 (est)
PRECIO DEL MODELO A PRUEBA $45,000 (est)
ESQUEMA DEL VEHÍCULO Motor delantero, FWD, 5-pasajeros, sedán 4 puertas
MOTOR 3.3L/290-hp/253-lb-ft DOHC 24-válvulas V-6
TRANSMISIÓN Automática 8 velocidades
PESO EN VACÍO (DISTRIBUCIÓN DELANTERA/TRASERA) 3,794 libras (59/41%)
DISTANCIA ENTRE EJES 112.4 pulgadas
LARGO X ANCHO X ALTO 195.7 x 73.6 x 57.9 pulgadas
0-60 MPH 6.5 segundos
CUARTO DE MILLA 14.8 segundos @ 95.8 mph
FRENADO, 60-0 MPH 120 pies
ACELERACIÓN LATERAL 0.79 g (promedio)
PISTA EN FORMA DE OCHO 27.6 seg @ 0.63 g (promedio)
REAL MPG 19.3/27.9/22.4 mpg ciudad/carretera/terreno combinado
AHORRO DE COMBUSTIBLE POR LA EPA 20/28/23 mpg ciudad/carretera/terreno combinado
CONSUMO DE ENERGÍA CIUDAD/CARRETERA 169/120 kW-hrs/100 millas
EMISIONES CO2, COMBINADAS 0.85 lb/milla