Primer Manejo Pruebas

Jeep Grand Cherokee Trackhawk 2018: Primer Manejo

La razón no importa

La razón no importa

Un vehículo Jeep de 707 caballos de fuerza responde una pregunta que nadie hizo sobre el rendimiento de una SUV; solo el tiempo dirá si cumple una demanda que nadie sabía que existía. Fiat Chrysler Automobiles está a punto de comenzar a fabricar un grupo de Jeep Grand Cherokee Trackhawk 2018 con un motor V-8 supercargado de 6.2 litros. Ya hay pedidos e interesados por este cohete de producción limitada que salió a la venta a finales del año pasado.

El motor Hellcat desarrolla 707 hp y 645 libras-pie de torque, distribuidos a través de la actualizada transmisión automática TorqueFlite de ocho velocidades. Está catalogada como la SUV más rápida del mundo.

Jeep afirma que puede correr de 0 a 60 mph en 3.5 segundos. Yo hice 3.4 segundos en mi primer intento. Pero no merezco sus felicitaciones. En esta Jeep es así de fácil, y el arranque es así de bueno.

Ponga su pie izquierdo sobre el freno y manténgalo presionado firmemente. Presione el botón de Launch en la consola central debajo de la palanca de cambios tapizada en cuero. Observe cómo se acumula presión al revolucionar desde 700 rpm hasta el nivel ideal de 1,800 a 2,200 rpm. El nuevo sistema de reserva de torque hace posible mantener el motor a 2,200 rpm y desarrollar 6.4 psi de impulso estando en la línea de arranque. El sistema posiciona previamente el sobrealimentador, al tiempo que corta el combustible para los cilindros individuales y administra la sincronización de la chispa para generar una reserva de torque. En esencia, pone el aire en movimiento con el vehículo detenido, de modo que esté preparado y listo para el arranque.

Use su pie derecho para pisar el acelerador a fondo. Mantenga ambos pies firmes y rápidamente suelte el freno. Las ruedas delanteras se elevarán, su cabeza protegida por el casco se moverá bruscamente hacia atrás y la SUV de 5,300 libras se disparará hacia delante. Usted se reirá nerviosamente. Nunca se sentirá fuera de control con la tracción que proporciona un vehículo de tracción en las cuatro ruedas. Los ingenieros dicen que esta es la verdadera razón por la que un Jeep puede arrancar con mucha mayor rapidez que un Dodge Challenger Hellcat. Solo que los directivos de Jeep nunca presumen mucho de ello.

Scott Tallon, director de la marca Jeep, nos recuerda que Jeep tiene un historial de vehículos de alto rendimiento que se remonta a la Grand Cherokee 5.9 Limited 1998 que logró correr de 0 a 60 mph en 6.8 segundos y se consideraba un animal. La primera generación de la SRT 2006 completó la hazaña en 4.8 segundos.

La Trackhawk es algo bueno para Jeep, nos dice Tallon, como si una de las marcas más reconocidas del mundo necesitara atributos adicionales. Pero en la forma en que él lo ve, Jeep tiene al Wrangler como ejemplo modelo de su capacidad todoterreno, y la Trackhawk resalta su destreza en el camino pavimentado exhibiendo una descabellada aptitud en la pista. Si bien la Trailhawk denota la mejor capacidad todoterreno de su clase, la Trackhawk denota la mejor velocidad de su clase. La Jeep Grand Cherokee es indiscutiblemente la SUV más veloz. Para fines de comparación, la tercera generacieon de la Porsche Cayenne S, que se presentó recientemente, incrementó sus caballos de fuerza a 440, aunque el fabricante aún tiene que estrenar las variantes Turbo y Turbo S.

“No se trata solamente de intercambiar un motor Hellcat en una Grand Cherokee”, dice Tallon. La Trackhawk es instrumental para impulsar el crecimiento de la marca a nivel mundial y completa la lista destacada de la gama.

Con tanta potencia, esperaba que la Trackhawk fuera un poco cruda y brutal en cuanto a la conducción regular. Pero no fue así. El desacoplador del embrague de un solo sentido del sistema de tracción del sobrealimentador mejora el refinamiento, al tiempo que permite que se escuche la bestia debajo del capó con rugidos guturales a bajas velocidades y desencadena una serie de gruñidos y chasquidos al pisar el pedal a fondo. Los que trabajaron en el refinamiento lo lograron. No se escucha mucho del sobrealimentador al pisar el acelerador, pero el sonido aumenta al aumentar la aceleración. Claro que la suspensión es rígida, pero incluso en un tramo extenso de pavimento irregular en Maine y New Hampshire, la suspensión de amortiguación adaptativa Bilstein hizo la marcha bastante tolerable.

El recordatorio de que este es un motor Hellcat aparece al pisar el acelerador para cruzar una autopista y al abalanzarse el vehículo bruscamente hacia delante. O cuando pretendemos rebasar y aprovechamos la enorme potencia, excediendo el límite de velocidad mucho antes de que podamos mirar el velocímetro. Este es un vehículo cuya velocidad actual debería mostrarse digitalmente en letras gigantes frente al conductor. El velocímetro, que se encuentra en la esquina inferior derecha del panel de instrumentos con la tradicional aguja revoloteando entre las velocidades marcadas en incrementos de 10 mph, puede dificultar el hecho de mantener la velocidad controlada sin establecer el control de velocidad crucero.

FCA alega que la Trackhawk corre el cuarto de milla en 11.6 segundos a una velocidad máxima de 180 mph, por lo que necesita de un velocímetro que llegue hasta las 200 mph a un lado del tacómetro en el panel de instrumentos de 7.0 pulgadas. La pantalla táctil Uconnect de 8.4 pulgadas es en donde encontramos las páginas de rendimiento de la Trackhawk que confirman nuestra destreza en la pista. La SUV cuenta con nuevos frenos Brembo de seis pistones al frente (los frenos delanteros más grandes en un vehículo Jeep que se ofrecen como equipamiento de serie) y frenos Brembo traseros de cuatro pistones con calibres amarillos, que logran que la SUV se detenga totalmente desde 60 mph en 114 pies.

No hemos tenido aún la oportunidad de verificar estas alegaciones nosotros mismos, pero pudimos llevar la Trackhawk a la pista Club Motorsports recién pavimentada en Tamworth, New Hampshire. La pista de 2.5 millas esculpida en el bosque tiene 700 pies de cambios de elevación para condimentar las curvas. La Trackhawk devoró toda la pista y nunca se sintió demasiado pesada o torpe.

De vuelta en los caminos regulares, el sistema de asistencia de carril tuvo un desempeño irregular: algunas veces alineaba el vehículo, pero otras mantuvo una línea fuera del marcador de carril.

La Trackhawk tiene un precio inicial de $86,995 dólares, pero puede elevarse fácilmente hasta los $100,000 dólares con las opciones disponibles. El modelo que conduje en Portland, Maine tenía un precio de lista de $99,965 dólares, aproximadamente $20,000 más que una SRT. Las opciones incluían un interior tapizado en cuero de $5,000 dólares, sistema de audio y entretenimiento actualizado, techo panorámico con doble cristal y un paquete de remolque. Otras actualizaciones van desde ruedas estándar con acabado Titanium de 20 por 20 pulgadas con neumáticos para las cuatro temporadas Pirelli Scorpion Verdes, hasta ruedas de aluminio forjado más ligeras con neumáticos Pirelli P-Zero para las tres temporadas.

Sentado detrás del volante puede uno mirar hacia abajo al abultado capó esculpido con dos extractores de calor. La Trackhawk cuenta también con cuatro tubos de escape exclusivos, una fascia rediseñada, faros exclusivos y volante con la parte inferior plana y paletas de cambio. Al igual que la SRT, la Trackhawk es una pulgada más larga que una Grand Cherokee regular. Tiene guardabarros en las ruedas del color de la carrocería, revestimiento en los estribos laterales, las insignias en las puertas y estribos que denotan que este es un modelo sobrealimentado y una insignia de Trackhawk en el volante y los respaldos de los asientos. En el interior, además de una gran cantidad de cuero, hay terminados de fibra de carbono con apariencia industrial.

El motor sobrealimentado tiene un bloque de hierro fundido y cigüeñal de acero forjado con un amortiguador que ha resistido pruebas a 13,000 rpm para asegurar que no se reviente. Todo, desde los pistones hasta las bielas, las culatas de cilindro y las válvulas de escape fueron actualizadas para soportar la extraordinaria demanda que este motor les impone. Muchos componentes de la línea motriz fueron diseñados para soportar la salida de torque adicional. Incluso se desarrolló un nuevo plan para evitar que el líquido se rebalse cuando la SUV arranque.

De manera similar, el supercargador de 2,380 cc por revolución fue diseñado para regular la presión de refuerzo a 11.6 psi. Hubo que cambiar las luces antiniebla en la parte inferior de la fascia delantera por una toma de aire frío para que entrara más aire al sobrealimentador.

Muchas de las modificaciones son para mantener un buen enfriamiento, especialmente en la pista. También hay un nuevo sistema de entrega de combustible con dos bombas nuevas para abastecer las demandas del motor. El modo Track es uno de los cinco disponibles; reduce los tiempos de los cambios de la transmisión un 68 por ciento en comparación con el modo Auto y ajusta la suspensión para hacerla más rígida; el control de estabilidad, la tracción en las cuatro ruedas y la dirección se ajustan para el rendimiento en pista con una división de torque de 30 por ciento al frente y 70 por ciento en la parte trasera. Los otros modos son Auto, Sport, Snow y Tow.

La capacidad todoterreno no se ve demasiado afectada solo porque la SUV sale volando como un murciélago del infierno. Cuenta con Quadra-Trac de Jeep, un sistema de tracción en las cuatro ruedas bajo demanda con un diferencial de deslizamiento limitado electrónico y una caja de transferencia activa de una sola velocidad con una cadena más amplia. La SUV dispone también de un eje trasero nuevo más resistente, y puede remolcar 7,200 libras.

La Trackhawk es un vehículo global que se fabrica en la planta Jefferson North en Detroit, en la misma línea que el resto de las Grand Cherokee. Habrá una producción limitada, pero los directivos no dicen cuál será la cantidad definitiva o si serán menos que las aproximadamente 2,500 Grand Cherokee SRT que Jeep vende al año prácticamente sin necesidad de marketing, promoción o incentivos. Ya hay miles de interesados en la Jeep Trackhawk, dice Tallon.  El plan es poder fabricar suficientes en el cuarto trimestre para satisfacer la demanda global inicial. No nos quiere decir qué tan grande es la asignación para Estados Unidos.

Y  los compradores no tendrán que firmar una carta de aceptación de los riesgos por conducir el vehículo, como es el caso con los compradores del Dodge Challenger SRT Demon de alto rendimiento, que es todavía más potente.

La Grand Cherokee Trackhawk podría responder a una pregunta que nadie hizo. Pero la respuesta correcta para los entusiastas es “sí, por favor”.