Primera Prueba Pruebas

Jaguar XE 2.5T 2017: Primera Prueba

Su gran manejo supera las fallas en su interior.

Su gran manejo supera las fallas en su interior.

En el año 2002 cuando la marca Jaguar (enclavada entre la elite de cuero y nogal fino) abordó abruptamente al sector de bajo consumo del mercado con su sedán X-Type, los ejecutivos lo describieron como la “democratización del lujo”.

Excepto que el X-Type tenía muy poco de Jaguar en su ADN. Reducido, con menos potencia y lleno de interruptores de Ford, el X-Type era un símbolo de una marca preocupada por obtener reconocimiento y volumen frente a la poderosa competencia alemana y japonesa. Murió después de una generación, quedando espantosamente por debajo de sus expectativas de ventas y sin un reemplazo entre bastidores.

La supervisión de Ford podría haber ayudado a mejorar la calidad de la línea de ensamblaje de Jaguar, pero las plataformas compartidas favorecieron poco a la marca inglesa. Desde que se liberó de las restricciones del Óvalo Azul, Jaguar ha visto un giro radical en el diseño y la ingeniería bajo la relativamente liberal administración de Tata Group.

En ninguna parte podría ser esto más visible que en el sedán XE, el potente competidor de Jaguar contra el BMW Serie 3, el Mercedes- Benz Clase C y el Audi A4. Es una tarea de diseño difícil para una marca conocida por sus elegantes y tendinosos autos el hecho de truncar esa ética en un formato compacto, pero el Jaguar más pequeño porta elegantes y estilizadas líneas, además de un sesgo de diseño en la parte posterior que hace que el Jaguar se vea listo para abalanzarse. Ya sabe, como un gato.

2017 Jaguar XE 25T front end

Similar al X-Type solo por compartir una longitud total de aproximadamente 184 pulgadas, el XE representa una redefinición del segmento de los sedanes deportivos compactos. Como uno de los vehículos más emocionantes de conducir en una reciente prueba de comparación, el XE obtuvo elogios por no requerir la activación del modo Sport para sacar a relucir un enérgico transporte.

“Es difícil decidirse entre éste y el BMW 330i en cuanto a la mejor programación y calibración normal/de tracción”, dijo el editor de pruebas de manejo Chris Walton. “Reconoce rápidamente cuando se acciona el acelerador, las colinas y el frenado”. Walton elogió también el motor 2.0 litros de cuatro cilindros turbo Ingenium del XE, que desarrolla 240 hp y 251 libras-pie de torque (nota: ya viene en camino un motor turbo de cuatro cilindros actualizado de 247 hp para el año modelo 2018). La conexión del motor con la transmisión automática ZF de ocho velocidades es perfecta y fluida en la mayoría de las solicitudes de aceleración; además los engranajes parecen estar configurados para un alto rendimiento.

“Excelente equilibrio entre andar y manejo”, dijo el editor asociado Scott Evans. “El andar es apropiadamente firme para un sedán deportivo, pero no discordante ni duro. El chasis está ansioso de entrar y amoldarse. La dirección está muy bien compensada, la aceleración es lineal y el pedal del freno es firme y fácilmente modulable. La calibración del motor y de la transmisión es muy buena. Es fluida y siempre está en la marcha adecuada”. El director técnico Frank Markus también opinó positivamente. “El Jag se siente ligero y ágil. Conducir este auto bruscamente es una satisfacción”, dijo.

Pero hubo algunos detalles. El editor Zach Gale y yo experimentamos largos retrasos en los cambios ascendentes con el acelerador a fondo en la línea roja. Una prueba empírica no corroboró las anecdóticas emociones en carretera con el Jag. En nuestra prueba, el XE es uno de los sedanes de lujo básico más lentos en llegar a 60 mph (6.6 segundos, una cifra todavía decente) y al cuarto de milla (15.0 segundos a 94.0 mph). Fue también uno de los más lentos del grupo en nuestro circuito de figura en ocho (26.4 segundos a 0.70 g) y se quedó bastante rezagado en el frenado desde 60 mph (a 123 pies).

Los Jaguares son conocidos por su opulento control en el andar, y el XE no decepciona. Detecté algo de suavidad en la suspensión y una sorprendente dignidad para un auto pequeño. No hay sensación de traqueteo, apuro o rebote. “Lidió con los topes de manera excelente”, dijo Evans. “Bien controlado, y entra más ruido a la cabina que el impacto en sí”.

En el interior, el XE es incierto; como si Jaguar tuviera problemas para alcanzar los objetivos de costos. Esto me pareció algo extraño. Aunque el precio inicial de un Prestige 25t es de $42,395 (una cifra justa), el precio de nuestro vehículo de prueba llegó hasta $50,458: mucho más costoso que los de los competidores que ofrecían más por menos. Con la libra esterlina debilitándose frente al dólar (gracias, Brexit), uno pensaría que Jaguar podría ser más agresivo en sus precios o niveles de contenido para el mercado extranjero.

Evans comentó que los niveles de ruido en el interior son muy buenos: “Evidentemente Jaguar hizo un gran esfuerzo”. Además, el espacio del maletero es voluminoso, aunque corto de arriba abajo. Pero aceptamos ese sacrificio a cambio de tener un neumático de repuesto de tamaño estándar.

No estamos de acuerdo con algunos de los ajustes en el interior para reducir costos de Jaguar. “Si vas a ser elegante y sexy, más vale que lo seas por dentro y por fuera”, dijo el editor de crónicas sénior Jonny Lieberman. “El Jag no logra plasmar lo sexy del exterior en el interior”.

Los detalles como las rejillas metálicas del control del clima evocan lujo, pero las paletas de cambio de plástico se ven baratos. Los asientos delanteros son firmes, tal vez demasiado duros para algunos, y la parte inferior del asiento carece de suficiente soporte para los muslos de aquellos conductores con largas proporciones de cadera a rodilla.

2017 Jaguar XE 25T front three quarter turn

Un comentario para Jaguar en relación con los cuestionables aspectos ergonómicos y las extravagantes ubicaciones de los controles que tienen poco sentido: la excentricidad de los ingleses en sí misma no es necesariamente cautivante para la gente acostumbrada al pragmatismo alemán o a la funcionalidad japonesa. Las decisiones con respecto a la colocación del ajuste de la columna de dirección, los botones de memoria del asiento, el control de volumen del estéreo y los interruptores de espejos y ventanas parecen haberse tomado después de una noche en los bares viendo al West Bromwich Albion perder otro doloroso partido más. Volvemos a repetir nuestra objeción frente a la elección de Jaguar de una palanca de cambios en forma de perilla, con la que se puede encontrar fácilmente la posición Park (estacionamiento) o Drive (directa), pero resulta frustrante cuando uno trata de encontrar Reversa apresuradamente.

Mientras tanto, el sistema de infotenimiento demostró tener tantas fallas que nos pusimos a recitar nuestras viejas bromas de Lucas Electrics, príncipe de la oscuridad. El Sistema se congeló totalmente y no puede solucionarlo ni siquiera intentando reiniciarlo después de detenerme y apagar el auto por unos minutos; no funcionó correctamente sino hasta la mañana siguiente. A la editora Kelly Pleskot se le apagó el volumen del SiriusXM al azar varias veces, y hubo quejas generales de que la interfaz de usuario de los iconos de la pantalla táctil que no ejecutaban comandos, en especial entre las funciones de mapas inescrutables. Si aún le preocupa el largo y distante legado de problemas de confiabilidad de Jaguar, cuenta con una garantía de cinco años o 60,000 millas, en comparación con la garantía de cuatro años o 50,000 millas de casi todos los demás competidores.

El reducido asiento trasero es una verdadera falla. A pesar de tener la libertad de jugar con cinco pulgadas más de distancia entre ejes (111.6 pulgadas) y tres pulgadas más de anchura (72.8 pulgadas) que el X-Type, el área del asiento trasero del XE es claustrofóbica. Eso si es que puede acceder a ese asiento, en primer lugar. Si usted es un pasajero de más de 5 pies 10 pulgadas y su conductor tiene una altura similar, es casi imposible ponerse de puntitas en el estrecho lugar para los pies del asiento trasero. A cambio de la genial línea de techo marcada del auto y las ventanas estrechas, el sacrificio es que incluso los pasajeros de 5 pies 8 pulgadas corren el riesgo de golpear sus cabezas al momento de entrar o salir de los asientos traseros. Una vez en el interior, el soporte lumbar no es bueno y la línea de visión hacia fuera es distorsionada. Es un lugar que, de ser posible, se debe sufrir brevemente.

En general, Jaguar ha logrado grandes avances con el XE. Ahora puede mencionarse en la misma conversación de los líderes del segmento, en vez de rechazarlo con una mueca displicente. Pero, aunque su manejo y la sensación en el andar han dado a sus competidores un objetivo a vencer, el XE deja demasiadas incógnitas. Como astutamente lo sintetizara el editor Jason Cammisa: “Qué auto tan maravilloso de conducir, increíblemente estable y con una excelente dirección. Solo desearía que el interior se viera y sintiera más especial”.

Jaguar XE 25t (Prestige) 2017
PRECIO BASE $42,395 dólares
PRECIO DEL VEHÍCULO A PRUEBA $50,458 dólares
ESQUEMA DEL VEHÍCULO Motor delantero, RWD, 5-pasajeros, sedán de cuatro puertas
MOTOR 2.0L/240-hp/251-lb-ft turbo DOHC 16-válvulas I-4
TRANSMISIÓN Automática de 8 velocidades
PESO EN VACÍO (DISTRIBUCIÓN DELANTERA/TRASERA) 3,675 libras (50/50%)
DISTANCIA ENTRE EJES 111.6 pulgadas
LARGO X ANCHO X ALTO 184.5 x 72.8 x 56.1 pulgadas
0-60 MPH 6.6 segundos
CUARTO DE MILLA 15.0 segundos @ 94.0 mph
FRENADO, 60-0 MPH 123 pies
ACELERACIÓN LATERAL 0.86 g (promedio)
PISTA EN FORMA DE OCHO 26.4 seg @ 0.70 g (promedio)
AHORRO DE COMBUSTIBLE, SEGÚN REAL MPG 23.1/29.6/25.6 mpg ciudad/carretera/combinado
AHORRO DE COMBUSTIBLE, SEGÚN EPA 21/30/24 mpg ciudad/carretera/combinado
CONSUMO DE ENERGÍA  160/112 kW-hrs/100 millas
EMISIONES CO2, COMBINADAS 0.80 lb/milla