Primer Manejo Pruebas

Hyundai Elantra GT: Primer Manejo

Divertido pero maduro

Divertido pero maduro

El Hyundai Elantra GT, que estrena un nuevo modelo para 2018, se une al cada vez más grande segmento de hatchbacks compactos y se considera como una variante más divertida de conducir en comparación con un crossover. Para respaldar eso, Hyundai incluyó una caja de cambios manual de seis velocidades como equipamiento de serie en todos los modelos y agregó el Elantra GT Sport, una variante que se posiciona sobre el Elantra GT estándar con un motor turbocargado y una suspensión exclusiva. Al igual que la mayoría de los Hyundai, el Elantra GT está repleto de características tecnológicas para que usted se mantenga conectado en el camino.

El desarrollo de Elantra GT se produjo principalmente en Europa bajo la supervisión de Albert Biermann, jefe de pruebas de vehículos y desarrollo de alto rendimiento en Hyundai, y ex jefe de la división M de BMW. Ambos modelos cuentan con carrocerías fabricadas con un 53 por ciento de acero de alta resistencia, lo que representa un aumento de casi el doble, en comparación con el 27 por ciento del auto que va de salida. Se utilizan además 367 pies de adhesivo estructural en todo el auto, lo que, junto con el uso extensivo de estampado en caliente en toda la carrocería, ha mejorado la rigidez de la misma. En comparación con el Elantra GT estándar, el GT Sport cuenta con una suspensión totalmente independiente en las cuatro ruedas, con una configuración multilink en la parte trasera en lugar de la barra de torsión del vehículo base. Los índices de rigidez aumentaron un 12 y un 22 por ciento, respectivamente, mientras que los amortiguadores y el sistema de dirección también se recalibraron para una conducción deportiva. El GT Sport dispone también de una barra estabilizadora trasera de 15 mm para ayudar a mejorar el manejo.

Hyundai invitó varios periodistas a San Diego, California, para conducir el Elantra GT y el GT Sport 2018, donde lo llevamos por caminos sinuosos, autopistas y calles de la ciudad. Para la primera mitad de la ruta, condujimos el Elantra GT base con motor 2.0 litros I-4 de162 hp y ​​150 libras-pie de torque, acoplado a una transmisión automática de seis velocidades, y nos pareció sorpresivamente impactante. La transmisión automática de seis velocidades realiza los cambios con fluidez y mantiene las marchas por más tiempo en modo Sport; sin embargo, no hay paletas de cambio en el volante, por lo que tiene que realizar los cambios manualmente mediante la palanca de cambios. El manejo es sorprendentemente ágil con un mínimo balanceo de la carrocería, incluso cuando se conduce con agresividad, a pesar de la suspensión trasera de barra de torsión en el auto base. Hay más obediencia en el Elantra GT estándar porque anda sobre ruedas de aleación de 17 pulgadas con más pared lateral, lo que le da un poco más de comodidad en el andar en comparación con el GT Sport. La dirección está muy bien compensada y es precisa, pero se queda ligeramente detrás del Honda Civic y del Mazda3 en términos de retroalimentación y sensación.

En la segunda parte del viaje, cambiamos a un Elantra Sport GT equipado con transmisión manual y nos pareció divertido de conducir. La palanca de cambios es fluida y fácil de accionar, pero sus recorridos son algo largos. El embrague tiene un punto de acoplamiento fácil de encontrar. La transmisión automática opcional de siete velocidades y doble embrague, que probamos después de una parada a comer, es una excelente unidad: fluida, rápida y sensible sin importar que el conductor la abandone a su suerte o que realice los cambios mediante las paletas en el volante. En la conducción a baja velocidad, la caja de cambios de doble embrague se siente más pulida y no vacila tanto como las unidades calibradas para fines ecológicos, que se utilizan en otros vehículos Hyundai y Kia. El motor 1.6 litros turbo de cuatro cilindros y 201 hp desarrolla suficiente torque: hay 195 libras-pie disponibles de 1,500 a 4,500 rpm, para poder rebasar el tráfico más lento, subir por pendientes o acelerar a velocidades de autopista, gracias a su amplia curva de torque.

Incluso sin un diferencial de deslizamiento limitado, el Elantra GT Sport transfiere bien su potencia a las ruedas, para facilitar la conducción a altas velocidades. La dirección es más precisa y directa en comparación con el auto estándar, gracias a una calibración más agresiva. La calibración más deportiva de la suspensión con una configuración multilink en la parte trasera agiliza el manejo del Elantra GT Sport, al darle un control de la carrocería y una estabilidad superiores a través de las curvas, con un mínimo impacto en el confort al conducir. En el nivel de equipamiento GT Sport se incluyen ruedas de aleación de 18 pulgadas de serie con neumáticos para las cuatro temporadas 225/40/R18 de alto rendimiento y rotores de freno más grandes, que miden 12 pulgadas y 11.2 pulgadas para la parte delantera y trasera, respectivamente.

La cabina del Elantra GT 2018 es un lugar agradable con asientos delanteros cómodos que ofrecen un excelente apoyo, amplios asientos traseros con un piso casi plano y una excelente visibilidad, gracias a su perfil más recto. Aunque la cabina es esencialmente silenciosa, puede volverse ruidosa al conducir sobre superficies en mal estado, en especial en el GT Sport con sus neumáticos que tienen un perfil más bajo. También hay muchos cubículos de almacenamiento para artículos pequeños y una zona de carga grande con 24.9 pies cúbicos de espacio detrás de los asientos traseros plegables con división 60/40 y espacio de almacenamiento bajo el piso. Si abate los asientos traseros dispondrá  de 55.1 pies cúbicos de capacidad de carga, una de las mayores en el segmento, solo 0.2 pies cúbicos menos que la capacidad de 55.3 pies cúbicos del hatchback Subaru Impreza. La calidad del material es excelente con plásticos suaves al tacto en el tablero y en las áreas en donde uno dejaría caer sus brazos. Hay algunos componentes de plástico de menor calidad, pero por fortuna la mayoría se encuentran lejos de los puntos de contacto.

Al igual que con todos los Hyundai modernos, el sistema multimedia es fácil de usar y no es necesario sacar el manual del propietario para averiguar sus funciones. Los comandos de voz se entienden fácilmente, y la nueva pantalla táctil estándar de 8.0 pulgadas es rápida para responder a las interacciones del conductor. Otras características disponibles incluyen: techo panorámico, asientos delanteros con calefacción y aire acondicionado, navegación, faros LED completos y un sistema de audio Premium Infinity de Harman Industries. Una suite de seguridad completa incluye control de velocidad crucero adaptativo con función de parada y arranque, detección de peatones, frenado automático de emergencia, asistencia de mantenimiento de carril y advertencia de punto ciego; todas estas características son parte del paquete Sport Tech del GT Sport.

Las clasificaciones de ahorro de combustible de la EPA para el Elantra GT son un poco más bajas que para el sedán: el motor I-4 base de 2.0 litros se clasifica con 24/32 mpg en ciudad/carretera con transmisión automática, y 22/31 millas por galón con transmisión manual. Si opta por el motor 1.6 litros turbo de cuatro cilindros con la transmisión automática de siete velocidades y doble embrague, obtendrá 26/32 mpg, lo que significa que el más potente viene siendo también el más eficiente. Si en cambio se decide por el de transmisión manual, obtendrá el modelo menos eficiente con 22/29 mpg.

Con un precio inicial de $20,235 dólares, el Elantra GT 2018 ofrece un valor sólido si consideramos su larga lista de equipamiento de serie. El nivel de equipamiento Sport tiene un precio un poco más alto de $24,135 dólares, pero incluye aún más características, una mejor configuración de la suspensión y más potencia. Ambas variantes le ofrecen un vehículo utilitario más divertido con menores dimensiones, una mejor dinámica de conducción y una cabina espaciosa llena de mucha tecnología. A pesar de que el Elantra GT Sport 2018 no es rival del Volkswagen Golf GTI, ofrece mucha diversión y es una excelente opción para quienes buscan un hatchback deportivo que pase por desapercibido. Sin importar el modelo que elija, obtendrá algo más único que el crossover promedio y no llamará tanto la atención en el camino.