Primera Prueba Pruebas

Honda Fit Sport 2018: Primera Prueba

Honda actualiza al Fit con más tecnología y estilo

Honda actualiza al Fit con más tecnología y estilo

Son altas horas de la noche y estoy sentado en un semáforo en rojo en el “hot-hatch” más reciente de Honda. No hay otro auto a la vista. Muevo la palanca de cambios a primera marcha, piso el acelerador a fondo y suelto el embrague. La aguja del tacómetro oscila hasta la línea roja de 6,800 rpm. Pongo la transmisión en segunda; la velocidad del motor alcanza su máximo torque mientras piso otra vez el acelerador a fondo. Y aparece una gran sonrisa en mi rostro. No, este no es el Honda Civic Type R. Es el Honda Fit Sport 2018 con una transmisión manual de seis velocidades. Y aunque quizás esté lejos de ser el Type R de los hatchbacks altos y prácticos, esta máquina generadora de sonrisas encaja como un buen fundamento para un auto así.

El Honda Fit ha sido una maravilla de auto desde que salió por primera vez a la venta en 2007. Pocos vehículos tienen una configuración tan pequeña así ofrecen el espacio para pasajeros y carga de un auto más grande. El Fit también se conoce por su buena calidad y acabado del interior, y se conduce de maravilla en comparación con la mayoría de los adustos participantes del segmento. Es difícil diseñar un auto pequeño con mucho espacio, un buen manejo y un agradable interior, pero Honda lo logró con el Fit. Probamos en pista esta gema de auto pequeño para el modelo 2018 y vimos más de cerca cómo actualizó Honda a su “hatch” subcompacto.

Podemos explicar la versatilidad del interior en dos palabras: Magic Seat. Los asientos de la segunda fila se abaten como en la mayoría de los vehículos; la parte inferior de los asientos puede abatirse como los asientos traseros en algunas pickups, dejando una amplia cantidad de espacio para objetos altos. Los asientos son útiles a la hora de transportar un espejo grande. El asiento del pasajero delantero también se abate por completo, lo que nos permite acomodar objetos largos como una tabla de surf o una escalera. Si necesita tomar una siesta, siéntese en el asiento trasero del lado del pasajero y ponga sus piernas sobre el asiento del pasajero delantero, que también puede reclinarse totalmente hacia atrás. Hay muchas formas de transportar cosas (o relajarse) en la cabina del Fit.

Con el asiento Magic Seat totalmente abatido, los propietarios pueden meter 52.7 pies cúbicos de carga en el Fit, mucho más que su rival más grande, el Nissan Versa Note (38.3 pies cúbicos) y más que muchos crossovers subcompactos, incluyendo la Chevrolet Trax, Mazda CX-3, Jeep Renegade y Toyota C-HR. Con su línea del techo más alta, el crossover Honda HR-V, con el que comparte plataforma, ofrece un poco más de espacio, entre 55.9 y 58.8 pies cúbicos de carga. Sin embargo, a excepción de la HR-V, ninguno de los vehículos anteriores ofrece algo parecido al Magic Seat de la segunda fila, que es extremadamente útil.

El Honda Fit demuestra que no necesita muchos caballos de fuerza para divertirse en el camino. Es cierto que la aceleración rápida es divertida, pero también lo es pisar a fondo el acelerador de un auto con pocos caballos de fuerza en un recorrido largo, desarrollando confiadamente más velocidad de la anticipada. Una vez que la carrocería alta balancea su peso hacia las ruedas exteriores, el Fit es estable en las curvas y la dirección es rápida, precisa y bien calibrada. Los neumáticos no rechinan como en muchos autos económicos, lo cual permite al conductor presionar el hatchback todavía más. En algunas ocasiones entré a las curvas largas y abiertas con demasiada lentitud, pensando que el pequeño Fit no podría soportarlo. Con un rápido cambio descendente y un pisotón del acelerador, el Fit se acomoda y corre con facilidad, hasta que el chillido de los neumáticos lo obligan a reducir la velocidad. Este Fit es la prueba de que puede ser más divertido conducir un auto lento en forma rápida. La desventaja: el andar se vuelve ajetreado y un poco ruidoso en caminos irregulares, como se esperaría de un “econobox”.

El factor de diversión puede mejorarse con el paquete opcional Honda Factory Performance, que incluye un alerón trasero, suspensión con calibración deportiva HFP, ruedas de aleación negras de 16 pulgadas con gráficos en color naranja, insignia de HFP, pedales deportivos y una perilla de cambios de titanio.

El motor de 1.5 litros del Fit desarrolla 130 hp a 6,600 rpm y 114 libras-pie de torque a 4,600 rpm (o 128 hp y 113 libras-pie para el modelo con CVT). Tal vez eso no parezca mucho, pero con el peso en vacío del auto que probamos con nivel de equipamiento Sport de solo 2,555 libras y una transmisión manual de seis velocidades, la potencia es adecuada. Si necesita acelerar rápidamente, asegúrese de llevar el pequeño motor de cuatro cilindros hasta la línea roja para que cuando realice un cambio ascendente pueda aterrizar en la banda de potencia.

Para todo ese factor de diversión, las cifras reales de rendimiento del Fit no son sobresalientes. En la pista, el Fit alcanzó las 60 mph en 8.4 segundos y el cuarto de milla en 16.3 segundos a 84.2 mph, a la par del típico crossover compacto con un motor más grande. El Fit es más rápido que los competidores dentro del segmento del “econobox”: el tiempo de aceleración de 0 a 60 del Nissan Versa fue de 10.3 segundos, el Hyundai Accent registró 9.7, un Toyota Yaris con cambios rápidos logró 9.1, mientras que un Kia Rio automático estuvo cerca con 8.7 segundos. El editor de pruebas de manejo asociado Erick Ayapana obtuvo su mejor tiempo revolucionando el motor a 4,000 rpm y acelerando gradualmente. La distancia de frenado es un poco larga: se detiene desde 60 mph en 126 pies, distancia que superó el Versa Note con 122 pies. La sensación de frenado está bien; el pedal se siente blando y tiene mucho recorrido. El ahorro de combustible es bueno, con una clasificación de 29/36 mpg en ciudad/carretera con la transmisión manual y de 33/40 mpg con la CVT en el formato LX o de 31/36 mpg en otros niveles de equipamiento con CVT (el Versa Note con CVT únicamente está clasificado con 31/39 mpg).

Con respecto a la seguridad, nuestro vehículo de prueba Sport no incluía ninguna tecnología de asistencia para el conductor, pero Honda Sensing está disponible como opción, incluso con la transmisión manual de seis velocidades en el nivel de equipamiento EX (la CVT se ofrece en los niveles LX y Sport, y es equipamiento de serie en los niveles EX y EX-L): algunos fabricantes automotrices no ofrecen tecnología de asistencia para el conductor con las transmisiones manuales. Honda Sensing le ayuda a evitar problemas con el frenado automático de emergencia, control de velocidad crucero adaptativo, sistema de mantenimiento de carril y aviso de salida de carril. En la prueba de la NHTSA, el Honda Fit recibió cinco estrellas, la clasificación de seguridad más alta, y recibió la clasificación más alta de “Good” en cuatro de las pruebas de colisión del IIHS. (No se realizaron dos pequeñas pruebas de impacto frontal traslapado del IIHS.) Equipado con Honda Sensing (que llega de serie en los niveles de equipamiento EX y EX-L), el Fit recibió la clasificación más alta de Superior para la evaluación de prevención de colisiones delanteras, evitando colisiones delanteras a 12 y 25 mph. El Versa Note logró una clasificación de seguridad general de cuatro estrellas de la NHTSA y recibió puntuaciones de “Good” en las mismas cuatro pruebas de colisión del IIHS, solo que no ofrece frenado automático de emergencia ni características de asistencia para el conductor.

Para 2018, Honda actualizó el estilo del Fit con facias delantera y trasera rediseñadas, una parrilla remodelada y nuevos diseños de ruedas. Helios Yellow y Orange Fury (el color de nuestro vehículo de prueba) se unen a la paleta de colores. La tecnología se mejoró con la adición de Honda Sensing, Apple CarPlay y Android Auto. La gran noticia es que el nuevo nivel de equipamiento Sport del Fit (el nivel de equipamiento que probamos), agrega un alerón delantero negro con revestimiento en naranja, un difusor trasero con tres tomas de aire y un revestimiento superior en color naranja, faldones laterales deportivos, ruedas de aleación de 16 pulgadas de color negro brillante, faros antiniebla y un tubo de escape cromado. En el interior, el Sport se distingue con costuras contrastantes en color naranja en los asientos, descansabrazos central, volante y perilla de cambios forrados en cuero. El interior negro con tela tramada en los asientos y paneles de puertas también es exclusivo para el Sport. Nuestro vehículo de prueba incluyó como equipamiento de serie una cámara de visión trasera con múltiples vistas y un sistema de infotenimiento con pantalla táctil de 7.0 pulgadas, compatibilidad con Bluetooth, Apple CarPlay, Android Auto, Pandora, HondaLink y dos puertos USB. Sin equipamiento adicional agregado, el precio es de $18,375 dólares.

A pesar de la apariencia tan deportiva, el Honda Fit Sport sigue siendo un hatchback alto, que nunca será atractivo para algunos; pero el color Orange Fury con ruedas negras se ve bastante genial. Otras críticas: el embrague carece de sensación (pero la palanca de cambios es precisa), el descansabrazos central es bajo, los portavasos están colocados a un nivel demasiado bajo y muy lejos, y el pilar A bloquea algunas veces la vista al dar vuelta. El sistema de infotenimiento es más difícil de aprender a usar que la mayoría de los otros sistemas, y Apple CarPlay dejó de funcionar para mí una noche (pero estaba bien al día siguiente); no estamos seguros de si este problema fue exclusivo de nuestro vehículo de prueba. Por último, los sistemas de tracción y control electrónico de estabilidad pueden desactivarse pero no totalmente; siguen interviniendo cuando hay pérdida de tracción y en las curvas agresivas, reduciendo la diversión al conducir pero manteniéndonos en una sola pieza. Suponemos que eso es algo bueno.

De todas formas, es difícil superar al Fit si se le compara con sus rivales hatchback subcompactos. El espacioso y versátil interior del Fit, su excelente visibilidad hacia fuera, la tecnología disponible, el motor eficiente y su relativa dinámica de conducción divertida nos da la sensación de que no escatimamos en un auto de entrada. El Versa Note, el Toyota Yaris y el Mitsubishi Mirage son ahora viejos si se les compara con el Fit. El Kia Rio hatchback es bueno, pero solo ofrece 32.8 pies cúbicos de espacio de carga total. La elección aquí es sencilla.

Honda Fit Sport 2018 (transmisión manual)
PRECIO BASE $18,390 dólares
PRECIO DEL VEHÍCULO A PRUEBA $18,390 dólares
ESQUEMA DEL VEHÍCULO Motor delantero, FWD, 5-pasajeros, hatchback de 4 puertas
MOTOR 1.5L/130-hp/114-lb-ft SOHC 16-válvulas I-4
TRANSMISIÓN Manual de 6 velocidades
PESO EN VACÍO (DISTRIBUCIÓN DELANTERA/TRASERA) 2,555 libras (62/38%)
DISTANCIA ENTRE EJES 99.6 pulgadas
LARGO X ANCHO X ALTO 161.8 x 67.0 x 60.0 pulgada
0-60 MPH 8.4 segundos
CUARTO DE MILLA 16.3 segundos @ 84.2 mph
FRENADO, 60-0 MPH 126 pies
ACELERACIÓN LATERAL 0.82 g (promedio)
PISTA EN FORMA DE OCHO 27.9 sec @ 0.59 g (promedio)
AHORRO DE COMBUSTIBLE SEGÚN LA EPA 29/36/31 mpg
CONSUMO DE ENERGÍA CIUDAD/CARRETERA 116/94 kW-hrs/100 millas
EMISIONES CO2, COMBINADAS 0.61 lb/millas