Primer Manejo Pruebas

Honda Fit 2018: Primer Manejo

Un poco mejor en todos los sentidos

Un poco mejor en todos los sentidos

El 2017 ha sido un año difícil para los autos subcompactos. Las ventas han disminuido drásticamente en comparación con el 2016, y no hay indicios de que se recuperen en un futuro cercano. Solo el Toyota Yaris iA, basado en el Mazda2, ha logrado registrar un aumento en las ventas. Todos los demás autos en el segmento muestran una reducción en sus ventas en lo que va del año.

¿El Nissan Versa? Disminuyó un 24 por ciento. ¿El Hyundai Accent? Disminuyó un 25 por ciento. ¿El Chevrolet Sonic? Disminuyó un impresionante 56 por ciento.

En comparación con el baño de sangre metafórico que algunos de sus competidores están experimentando, la reducción en ventas del 5 por ciento del Honda Fit durante el año parece más como una victoria. Pero a Honda no le interesan las victorias comparativas. Renovó el Fit para 2018, ajustando y actualizando el diminuto hatchback en formas que espera ayuden a terminar el año en números negros.

Como puede ver en las fotos, Honda no ha realizado cambios drásticos en el Fit 2018. Es una actualización de medio ciclo y no un rediseño completo. En cambio, tomó lo que ya es un buen auto y lo hizo mejor en general.

En realidad, el Fit previo a la renovación era un auto grandioso. No tenía la potencia del Ford Fiesta ST, pero descubrimos que nuestro vehículo de prueba a largo plazo era espacioso, cómodo, refinado y sorprendentemente divertido de conducir. Para ser un auto tan pequeño, lo utilizamos para una cantidad sorprendente de mudanzas y viajes por carretera. Gracias a características como los “Magic Seats” de Honda, el Fit fue verdaderamente práctico.

Sin errores evidentes que corregir, los ingenieros de Honda pudieron enfocarse mejor en mejorar el Fit en todos los aspectos posibles. Tal vez lo más importante fue el hecho de agregar una buena perilla para el volumen del estilo tradicional al sistema de infotenimiento. Es un cambio pequeño, pero el viejo control deslizante del volumen era frustrante de usar, así que es importante.

Y a excepción del modelo base LX, Apple CarPlay y Android Auto se incluyen como equipamiento de serie. Suponiendo que cuente con un plan de datos decente en su teléfono, es probable que ya no tenga que pagar por una sistema de navegación. Para muchos compradores jóvenes esta va a ser una enorme ventaja.

También es importante la posibilidad de agregar Honda Sensing a todos los niveles de equipamiento. Integra los sistemas de asistente de mantenimiento de carril, control de velocidad crucero adaptativo, frenado para mitigar colisiones, advertencia de colisión delantera, aviso de salida de carril y aviso de salida del camino en un paquete de seguridad que es tan bueno, si no es que mejor, que lo que se puede obtener de algunas marcas de lujo.

Bajo la piel, los ingenieros de Honda se pusieron a actualizar la suspensión, la dirección, los soportes del chasis y la insonorización para que la experiencia de conducir su auto menos costoso fuera más refinada. La diferencia no es tan abismal, pero definitivamente se escucha menos ruido del motor. La suspensión se encarga sorprendentemente bien de los topes de velocidad y del pavimento quebrado, y la combinación de un chasis más rígido, una suspensión ligeramente más deportiva y una dirección más comunicativa ayudan a que se maneje mejor en las curvas.

Sin embargo, el motor sigue desarrollando los mismos 130 hp y 114 libras-pie de torque. Eso no es suficiente para hacerlo especialmente rápido, pero solo es un poco menos que algunos de los autos más potentes en el segmento, como el Chevrolet Sonic de 138 hp y el Hyundai Accent de 137 hp.  También arrasa con los participantes más débiles, como el Toyota Yaris de 106 hp y el Mitsubishi Mirage de 78 hp.

Pero si opta por la transmisión manual, tal vez sí llegue a desear más torque, pero probablemente no le hagan falta los 7 u 8 caballos de fuerza adicionales de la competencia. Al igual que la mayoría de las otras transmisiones manuales de Honda, es una caja de engranes sofisticada y precisa, que es un placer manipular. Por otro lado, el embrague es ligero y amigable, lo que hace parar y arrancar en tráfico continuamente, sea mucho más tolerable que en muchos autos deportivos.

La mayor desventaja de la transmisión manual es que solo puede acoplarse con Honda Sensing en el nivel de equipamiento EX. Para obtener esas características de seguridad en modelos de menor nivel de equipamiento, hay que agregar la transmisión continuamente variable y el EX-L de nivel de equipamiento más alto no puede obtenerse con transmisión manual. En cuanto a las CVT, el Fit es en realidad bastante bueno, pero en comparación con la manual, no es tan divertido. Además, se pierden 2 hp y 1 libra-pie de torque si se opta por la CVT.

Sin embargo, la CVT nos brinda un mayor ahorro de combustible. El millaje salta de 29/36/31 mpg en ciudad/carretera/combinadas a 31/36/33 mpg. O si se queda con el Fit LX base, puede obtener 33/40/36 mpg. Tal vez no incluya muchas opciones, pero eso es un ahorro de gasolina verdaderamente impresionante.

Honda agregó también un nuevo nivel de equipamiento a la gama: el Fit Sport. Posicionado un nivel por encima del Fit LX base, se supone que promete una apariencia más deportiva. Incluye parachoques delantero y trasero reestilizados, faldones laterales, faros antiniebla, un deflector resaltado en color naranja, ruedas de 16 pulgadas en color negro brillante, un difusor con detalles en color naranja y un escape cromado. El interior cuenta con tapizado en tela y costuras en color naranja en los asientos, y descansabrazos, mientras que la palanca de cambios y el volante están tapizados en cuero. El Fit también cuenta con el sistema de infotenimiento con pantalla táctil de 7.0 pulgadas con Apple CarPlay y Android Auto, así como un sistema de sonido actualizado.

En conjunto, es un paquete que cumple su promesa de hacer que el Fit se vea más deportivo. Y con un MSRP (precio de lista sugerido por el fabricante) de solo $18,375 dólares para la versión manual, es fácil justificar la actualización sobre el Fit LX de $17,065. Desafortunadamente, no incluye cambios en el motor o la suspensión, así que si buscaba una versión del Fit que sea realmente más divertida de conducir, no es su día de suerte.

Pero pronto podrá pedir un paquete Honda Factory Performance que en realidad es más que un paquete de apariencia. Incluirá su propio alerón distintivo, pedales de aluminio, tapetes de piso en color rojo y una genial perilla de cambios de titanio (si se decidió por la transmisión manual). Además, Honda bajó la altura de circulación aproximadamente media pulgada y elevó los índices de rigidez para mejorar el manejo. Habrá más información disponible, incluyendo los precios, en una fecha posterior.

Al igual que la mayoría de los cambios en el Fit 2018, el paquete HFP no altera radicalmente la suspensión. Pero sí hace que el Fit se vea mucho más deportivo. El refinamiento que hace del Fit regular un auto tan fantástico para conducir a diario puede algunas veces provocar que se sienta demasiado conservador como para poder divertirse realmente. El paquete HFP agrega una pequeña dosis adicional de jovialidad que ayuda a que el Fit se convierta de un auto con el que uno se puede divertir en un auto que realmente es divertido.

Incluso con el paquete HFP, la falta de potencia adicional significa que el Fit aún no es rival para el Fiesta ST. A pesar de esto, si busca la funcionalidad y el ahorro de combustible de un hatch subcompacto pero no quiere sacrificar las características de tecnología y seguridad que puede obtener en autos más grandes, el Honda Fit actualizado demuestra ser una muy buena opción. Además, si agrega el paquete HFP, recibirá todo lo anterior con un pequeño toque adicional de deportividad.

Le deseamos buena suerte si trata de obtener eso en un Toyota Yaris a cualquier precio.