Premios SUV of the Year

Honda CR-V es la SUV del Año de Motor Trend 2018

La triunfadora silenciosa: excelencia absoluta en el segmento más competitivo de la industria

La triunfadora silenciosa: excelencia absoluta en el segmento más competitivo de la industria

Ya sea un auto, camioneta o SUV, los ganadores de nuestro premio del Año de Motor Trend tienden a clasificarse en dos categorías. Están los disruptores gallardos y deslumbrantes como el Nissan GT-R o el Model S de Tesla. Y luego están los triunfadores silenciosos: vehículos para el mercado en masa con una ingeniería y diseño minuciosos, rigurosa atención a los detalles y un entendimiento profundamente intuitivo de las demandas y deseos del cliente. La Honda CR-V, nombrada SUV del Año de Motor Trend 2018, entra en este último grupo: un ejemplo supremo de compostura confiable y tranquila que cumple en todas las categorías.

Honda se aseguró de mantener su perla más preciada al frente del grupo al poner atención a un amplio rango de detalles”, dijo la editora de Detroit Alisa Priddle. “Otros podrían destacar en ciertos campos, pero no integran la ejecución del diseño de la forma en que la CR-V lo hace”.

Esta es la segunda CR-V que se lleva a casa el premio del Año en la historia de 20 años de este concurso: una minuciosa reelaboración y actualización de la plataforma de la CR-V anterior fue suficiente para apropiarse del título a la SUV del año 2015, superando por muy poco a la Jeep Cherokee para obtener la victoria. Ahora, tres años después, la CR-V ampliamente diseñada logró superar a otra deportiva europea (esta vez la sorprendentemente realizada Stelvio de Alfa Romeo) por solo un voto.

Contra 23 contendientes, la Honda CR-V 2018 es una digna ganadora. Este es el por qué.

Avance en Diseño

Al igual que todos los nuevos vehículos Honda lanzados en Estados Unidos en años recientes, la nueva CR-V se ve más grande y substancial que el modelo al que sustituye, y esa percepción se refuerza por un estilo exterior un poco excesivo en algunos lugares. Sin embargo, la CR-V está afortunadamente libre del revoltoso desorden de líneas y superficies que arruina la chapa metálica de algunos crossovers japoneses contemporáneos, y en cambio se basa en elementos gráficos más audaces como la parrilla y las luces traseras para establecer su identidad.  Pero en un campo que se jacta de varias SUV con un bello estilo, en especial la Volvo XC60 y V90 Cross Country, además de la ya mencionada Alfa, es justo decir que el exterior de la Honda no estaba entre los primeros cuando la discusión de los jueces se enfocó en el diseño.

El interior es una historia diferente. “Este es el interior más moderno que hemos visto en la CR-V”, dijo el director técnico Frank Markus. Aparte de ciertas reflexiones en el panel de instrumentos y los detalles de madera obviamente falsa, está cuidadosamente ejecutado, con la compuerta PRNDL, los controles del clima y del audio montados en alto, y una pantalla de infotenimiento de fácil acceso, incluso para conductores de estatura modesta. Los controles adicionales en el volante son discretos e intuitivos. “El diseño en general es lógico y de alta tecnología, y se siente muy completo”, dijo el editor en jefe Ed Loh.

Lo que es más importante, el habitáculo de la CR-V es sumamente funcional, con mucho espacio de almacenamiento al frente, en las puertas y la consola central. Las puertas traseras se abren ampliamente, asegurando una fácil entrada y salida hacia y desde el asiento trasero, que ofrece un abundante espacio para las piernas y la cabeza, incluso para adultos. Las ventilas en la consola central dirigen el aire hacia los pasajeros en el asiento trasero, y dos puertos de carga USB mantienen cargados sus dispositivos. En la parte trasera, un piso de carga bajo y dimensiones cuadradas ayudan a brindar 39.2 pies cúbicos de espacio de carga (líder en su clase) con los asientos traseros levantados. Además, la CR-V sigue siendo una de solo unas cuantas SUVs en el segmento que ofrece la habilidad de bajar el asiento trasero dividido 60/40 mediante palancas en el área de espacio de carga. Es una pieza maestra de ejecución del diseño, un verdadero logro en el espacio de las SUVs compactas.

Excelencia en Ingeniería

El ojo no miente: la CR-V 2017 es más grande que el modelo anterior: más larga y alta en general, con una distancia entre ejes más extensa. Pero las básculas indican también una intrigante verdad. Aunque esta CR-V es más grande, pesa 113 libras menos, lo cual ayuda tanto en el manejo como en la eficiencia.

Hay dos motores disponibles, ambos acoplados a una transmisión continuamente variable. La CR-V LX de nivel de entrada está impulsada por el motor 2.0 litros de cuatro cilindros en línea de aspiración natural que entrega 184 hp y 180 libras-pie que se utilizó en la generación anterior. La novedad para los modelos EX, EX-L y Touring 2018 es un motor de cuatro cilindros en línea turbocargado de 1.5 litros que desarrolla 190 hp y 179 libras-pie.

Tal vez parezca extraño que se ofrezcan dos motores con una potencia esencialmente idéntica, pero existe un motivo para la locura de Honda. Al mantener el motor de 2.4 litros, el precio del modelo LX de entrada puede ser ligeramente menor a $25,000 dólares. Por una prima de $2,750, el nuevo motor 1.5 litros turbo desarrolla su potencia máxima a bajas revoluciones y su torque máximo a través de un rango mucho más amplio que el motor de aspiración natural, con lo cual ofrece una facilidad de conducción, un rendimiento y un ahorro de combustible mucho mayores. La CR-V Touring 2018 no solo es 0.8 segundos más rápida de 0 a 60 mph que el modelo anterior, sino que también es aproximadamente un 8 por ciento más ahorradora de combustible en la ciudad, de acuerdo con las cifras de la EPA. Nuestras cifras Real MPG muestran unas ganancias del 22.3 por ciento en carretera.

En las calles, el chasis de la CR-V es consistente y predecible; no hace nada que pueda sorprenderle. Pero esto no quiere decir que sea aburrida de conducir. La dirección es ligera pero precisa, y el andar está totalmente controlado, lo cual mantiene a la CR-V bien plantada en las curvas. La CVT funciona a la perfección con el nuevo motor 1.5 litros turbo de cuatro cilindros, lo cual mantiene al motor zumbando justo en donde la curva de torque es más veloz para asegurar una buena respuesta de aceleración. “Me impresiona la rapidez con la que esta Honda es capaz de descender por un camino de cañón”, dijo el editor asociado Scott Evans. Y en el óvalo de alta velocidad, el editor ejecutivo Mark Rechtin encontró que la CR-V se sentía bien plantada y estable a 115 mph; no es que uno necesite ir tan rápido, pero es una excelente medida de la ingeniería del chasis.

Aunque la rudeza del impacto está bien suprimida, el ruido de los neumáticos filtrándose en la cabina (una constante pesadilla con los vehículos Honda) es intrusivo en algunas superficies. Y sin tracción AWD bloqueable o control de descenso de pendientes, la CR-V es en definitiva un todocamino, aunque las versiones AWD se acoplan bien a las superficies con surcos de poca tracción, gracias a un sistema que envía hasta el 40 por ciento del torque a las ruedas traseras.

Eficiencia

La CR-V LX de entrada iguala el ahorro de combustible clasificado por la EPA de la generación anterior, de 25-26/31-32 mpg en ciudad/carretera con tracción delantera y total. Si bien es una de las SUV más ligeras entre las contendientes de este año, la CR-V Touring totalmente equipada pesa 3,481 libras y tiene un área frontal relativamente grande como para un motor de 1.5 litros, incluso aunque tenga turbocargador. Por lo tanto, la clasificación que la EPA le otorga a la Touring de 27/33 mpg es impresionante. Los resultados de nuestra prueba Real MPG se quedan atrás de los de la EPA en ciudad y combinada, pero superan la clasificación en carretera de la EPA.

Seguridad

Si de seguridad pasiva (lo que nos protege durante un choque) se trata, la CR-V obtuvo una sólida clasificación de seguridad de cinco estrellas por la NHTSA. Y en términos de seguridad activa (lo que puede ayudarnos a evitar un choque en primera instancia), el sistema de asistencia al conductor Honda Sensing de la CR-V, que incluye asistente de mantenimiento de carril, control de crucero activo y prevención de colisiones y está equipado en todos excepto el modelo LX base, es el líder del segmento.

Honda Sensing es fácil de usar y efectivo. La función de asistente de mantenimiento de carril obtuvo elogios especiales por ser uno de los pocos en detectar un borde derecho del camino sin que tenga que haber una línea blanca pintada, y por su habilidad de activarse independientemente del control de crucero activo. El editor de pruebas de manejo Chris Walton consideró que tal vez sea el mejor sistema de mantenimiento de carril disponible, a excepción del de Tesla.

Evans quedó igual de impresionado. “Es realmente impresionante, en especial por el precio”, dijo sobre Honda Sensing. “Este es uno de los sistemas de asistencia para el conductor más avanzados en el mercado, y puedes obtenerlo en un crossover familiar de uso cotidiano”.

Valor

Con precios que varían desde poco menos de $25,000 dólares por una LX con tracción delantera hasta $34,735 por el modelo Touring AWD más equipado, la CR-V arrasa con el segmento del mercado más competitivo de América. No importa cuál versión elija, Honda ofrece mucha SUV compacta por su dinero.

Los niveles del equipamiento de serie son altos. Los modelos EX con alto volumen de ventas, con un precio inicial de $27,735 dólares por una versión con tracción delantera y de $1,300 dólares más por una variante con tracción total, vienen equipados con seguro de entrada inteligente, una pantalla táctil de 7.0 pulgadas y, desde luego, el muy impresionante sistema de seguridad Honda Sensing.

Desempeño de sus características planeadas

Las SUV compactas de hoy, que ofrecen una atractiva mezcla de diversión y funcionalidad, valor y versatilidad, comodidad y conectividad a través de un rango de estilos de carrocerías y precio, están atrayendo a todos, desde los que compran un auto por primera vez hasta las familias conscientes del costo y las parejas cuyos hijos viven fuera de casa. Este amplio atractivo es la razón de que la demanda por las SUV compactas se haya disparado durante la última década, con las ventas en Estados Unidos aumentando de 1.5 millones de unidades en 2010 hasta casi el doble de esa cantidad el año pasado, y sigue en aumento.

Con la CR-V, Honda apuntó justo al corazón de este segmento candente, y dio en el blanco. “Si usted va a comprar un crossover familiar, no estoy seguro de por qué consideraría cualquier otra cosa que no fuera la Honda CR-V”, dijo el editor de crónicas Christian Seabaugh. “Tiene todo lo necesario”.

Está claro que Honda se esfuerza con los detalles. La CR-V no solo es espaciosa, está bien fabricada y bien equipada. Está además cuidadosamente concebida y ejecutada . Tiene espacio para sus cosas. No gasta mucha gasolina. Mantiene a sus ocupantes seguros en el camino. Está equipada con funcionalidades a un precio asequible. Es incluso divertida de conducir cuando uno lo desea. Y para colmo, está fabricada en Estados Unidos y Canadá.  “En general, es la mejor en una de las clases más competitivas en la actualidad”, dijo Loh. “Eso quiere decir algo”.

Definitivamente. Eso significa que la nueva Honda CR-V es lo suficientemente buena como para ser la SUV del Año de Motor Trend 2018.