Comparativas Pruebas

La Gran Prueba: Crossovers 2016-2017

Diciéndole adiós a los sedanes y dándole la bienvenida a los crossovers.

Diciéndole adiós a los sedanes y dándole la bienvenida a los crossovers.

La dinámica del panorama de autos familiares está cambiando. Durante décadas, los sedanes como el Honda Accord y la Toyota Camry fueron los autos más vendidos de sus respectivos fabricantes. Estos vehículos de cuatro puertas eran el vehículo ideal para llevar al pequeño José a la escuela, para que mamá condujera al trabajo y para transportar la familia a la playa en las vacaciones de verano.

La cabecera de playa que tenían estos sedanes se ha ido erosionando lentamente durante la última década, a medida que los crossovers pequeños comenzaron a quitarles participación en el mercado. Ahora con el péndulo en plena oscilación, los fabricantes automotrices pronostican que los crossovers compactos superarán a los sedanes en ventas y como el vehículo ideal para las familias, para finales de la década. Y estos seis son los crossovers que lo lograrán.

Aunque la mayoría de estos crossovers 2016-2017 familiares se acercan al final de sus vidas de producción, sus sucesores pronto estarán entre los vehículos más vendidos del mercado y serán la base de las familias durante las próximas décadas. Los vehículos representan lo mejor de lo mejor en el segmento: ofrecen el mejor balance entre seguridad, comodidad, funcionalidad y estilo. Todos cuentan con equipamiento similar, poseen tracción total y cuestan alrededor de $35,000 dólares.

El ganador de esta gran prueba no solo será el mejor crossover tamaño familiar que pueda comprar actualmente, sino que también se verá favorecido subjetivamente en el andar y manejo en nuestros circuitos de carretera y contará con el mejor habitáculo y la mejor cabina. Nuestro ganador también tendrá que pasar una serie de pruebas objetivas, incluyendo una prueba de rendimiento instrumentada, pruebas de ahorro de combustible Real MPG, puntuaciones de colisiones de la Administración Nacional de la Seguridad del Transporte en Carretera y del Instituto de Seguros para la Seguridad en Carreteras, además del valor de Intellichoice y los datos sobre el costo de propiedad.

Solo seis de nuestros nueve crossovers 2016-2017 tuvieron lo necesario para llegar al recorte de finalistas. Vamos a conocerlos.

2016 2017 Crossover SUVs front three quarter

El eterno desamparado, la Hyundai Tucson Limited 1.6T AWD se renovó totalmente el año pasado. La Tucson, que ha sido una valiosa pieza en el segmento durante mucho tiempo, incluye ahora un lujoso interior y un motor opcional turbocargado con transmisión de doble embrague por un poco más de $35,000 dólares.

Otro crossover que los consumidores ignoran a menudo es el ganador de nuestra última comparativa de crossovers compactos, la Mazda CX-5 Grand Touring AWD 2016. Mazda actualizó el divertido crossover a mediados de este año con más equipamiento de serie, conservando a la vez la adorable disposición que hemos llegado a conocer y amar durante los últimos años.

La Ford Escape SE AWD 2017 también es divertida de conducir. Ahora viene equipada con un nuevo motor cuatro cilindros turbocargado de 1.5 litros, un interior más ergonómico y chapa metálica modificada. La Toyota RAV4 SE, el vehículo más vendido de su segmento, se modificó de manera similar para el nuevo modelo. Aunque nuestra versión de gasolina permanece sin cambios bajo el capó (un híbrido es la gran novedad de este año), la chapa metálica ostenta líneas más nítidas y una apariencia más preparada para todoterreno. El sector se completó con dos antiguos ganadores del premio SUV del Año, los cuales permanecen sin cambios a medida que se aproximan al final de su ciclo de producción en serie: la Honda CR-V Touring AWD que ganó en 2015 y la Subaru Forester 2.5i Limited que ganó en 2014.

También invitamos al Jeep Cherokee Latitude 2016, la Nissan Rogue SL 2016 y la Kia Sportage EX 2017, pero los eliminamos de nuestra lista de finalistas debido a que no están al nivel de nuestros criterios exactos de La Gran Prueba por una variedad de razones. Podrá averiguar por qué al final de esta comparación, pero antes de que lo haga, averigüe qué es lo que ofrece lo mejor de este increíblemente competitivo segmento.


Marcha y Manejo

El balance entre andar y manejo es delicado, especialmente si se toman en cuenta los conflictivos ciclos de uso del vehículo familiar. Para nosotros, un crossover familiar tiene que tener el manejo suficiente como para interactuar con el conductor y ser lo bastante ágil como para inspirar confianza en las medidas de evasión de accidentes, además de ser lo bastante cómodo como para mantener feliz a la familia en viajes largos.

Para nosotros, el vehículo con el mejor desempeño fue la Mazda CX-5. En nuestros circuitos de carretera, la Mazda ofreció un manejo interesante y deportivo con poco balanceo de la carrocería y poca dureza de los caminos de mala calidad. “Este es uno de los autos deportivos del grupo; tiene la mejor dirección por mucho”, comentó el director técnico Frank Markus. “Fantástico control de movimiento de la carrocería, mínimo balanceo, buena sensación de los frenos: un chasis correctamente equilibrado”.

La Honda CR-V también logró los mejores resultados de los jueces en cuanto a la forma de su andar y cómo se manejó en nuestros circuitos de carretera. La sensación de la dirección es ligera pero comunicativa, y el balanceo de la carrocería tiene un buen control. En general, el andar del crossover fue suave y flexible, aunque algunos como el editor asociado Scott Evans pensaron que la CR-V dejó algo que desear cuando tuvo que lidiar con las muy frecuentes imperfecciones del camino. “El andar es rígido en baches pequeños y bruscos”, dijo. “Es posible escuchar y sentir cada uno de ellos”.

La Ford Escape dividió la diferencia entre la deportividad de la Mazda y la calidad en el andar de la CR-V. Fiel a sus raíces de Focus, la Ford contaba con la dirección deportiva, ágil y linear, pero muy poco en cuanto a verdadera sensación. La suspensión de la Escape cruzó la línea entre agitada y deportiva, pero al estar bajo presión reveló no estar al nivel de su cremallera de dirección. “Realicé una maniobra de cambio de carril de emergencia para producir un brusco balanceo de la carrocería, pero el sistema de control de estabilidad intervino de inmediato”, dijo Markus. “No inspira confianza”.

Un finalista sin ninguna pretensión de deportividad fue la Subaru Forester. Dejar las partes sinuosas a su nivel de equipamiento XT más capaz e inspirado en el WRX permitió a Subaru afinar la alta y cuadrada Forester para cumplir de manera increíble en el camino. “El andar es agradable”, dijo Evans. “Definitivamente uno de los mejores aquí”.

La rigidez de la Hyundai Tucson fue tanta como la suavidad de la Subaru. Aunque Hyundai ha progresado de manera considerable en cuanto a la destreza de la calibración de su suspensión y dirección, aún queda mucho por hacer. A pesar de que, en general, fue inobjetable, varios editores encontraron el andar de la Tucson agitado, especialmente en topes pequeños y bruscos. “Son ruidosos y se siente cada uno de ellos, como si estuvieras conduciendo sobre Legos”, dijo Evans. Por otro lado, la dirección de la Tucson exhibió una mejora adicional a la de la suspensión. Aunque no era demasiado deportiva, la Tucson ofreció una sensación agradable en la dirección con una buena retroalimentación de los neumáticos delanteros y solo se requirió de un ligero esfuerzo.

La Toyota RAV4 cerró la lista en cuanto a andar y manejo. El nivel de equipamiento exterior de nuestra RAV4 SE y la pintura Electric Storm Blue tal vez prometan deportividad, pero este vehículo Toyota es todo menos eso. La sensación de la dirección era viscosa e inerte, y la suspensión, al pasar por los topes, producía un cascabeleo que se transmitía por toda la cabina.


Performance

El rendimiento en línea recta tal vez no parezca tan importante para un crossover familiar, pero sin duda puede serlo. Pocas cosas pueden ser más frustrantes que no tener la potencia para incorporarse de manera segura a una autopista o para rebasar tráfico lento. Aunque no probamos ninguno de estos crossovers con la carga máxima de pasajeros y equipo, los datos de la Oficina de Estadísticas del Transporte indican que en casi el 40 por ciento de los viajes el conductor es el único ocupante del vehículo. Con esto en mente, nuestros ensayos instrumentados nos dan una buena idea en cuanto a lo que los conductores pueden esperar de estos vehículos en un ciclo de uso diario que consiste en hacer mandados o desplazarse entre el hogar y la oficina.

El vehículo más lento de este grupo también es uno de los más sorprendentes, dado que la mayoría de los jueces coincidieron en que se siente mucho más rápido de lo que nuestras pruebas indican. Impulsado por un pequeño motor I-4 turbocargado de 1.5 litros que desarrolla 179 hp, la Ford Escape fue el crossover más lento del grupo en la carrera de 0 a 60 mph, aunque detrás del volante probablemente uno no se dé cuenta. El pequeño turbocargador desarrolla velocidad rápidamente y trabaja en conjunto con la eficiente transmisión automática de seis velocidades para dar al conductor bastante torque en el rango medio de revoluciones. O en la jerga tradicional del consumidor, se siente con mucha energía y entusiasmo.

La Subaru Forester fue otro vehículo que se sintió más veloz de lo que fue en realidad, aunque en este caso probablemente tenga que ver más con una calibración de aceleración demasiado agresiva que con cualquier otra cosa. Impulsada por un motor de cuatro cilindros, 2.0 litros y aspiración natural, la Subaru canaliza sus 170 hp (la potencia más baja del grupo) a través de una CVT. “Aceleración espasmódica”, comentó la editora de Detroit, Alissa Priddle. El editor principal de producción Zach Gale dijo que el pedal del acelerador era muy impulsivo. “Podría acostumbrarme a esto”, dijo, “pero ¿por qué tendría que hacerlo?” Parece que en un esfuerzo por hacer que la Forester se sienta más rápido de lo que es en realidad, los ingenieros de Subaru calibraron el acelerador electrónico para responder de una manera increíblemente agresiva en la primera pulgada de su recorrido aproximadamente. El resultado final es un crossover que puede ser difícil de conducir suavemente, ya que incluso la presión más leve en el acelerador podría empujar la cabeza de un ocupante hacia atrás contra el respaldo del asiento.

La RAV4 fue incluso ligeramente más rápido que la Subaru. Aunque el motor I-4 de 2.5 litros y 176 hp de la Toyota suena como si se estuviera esforzando mucho para lograr esa ventaja de una décima de segundo que tiene sobre la Forester. El motor de aspiración natural se vuelve más ruidoso al acelerar y alcanzar la parte alta de su banda de revoluciones. Su transmisión automática de seis velocidades empeora más las cosas, ya que pasa gran parte del tiempo buscando la relación de engranajes apropiada. Un consejo para Toyota: si equipa la RAV4 normal con la CVT de la RAV4 Hybrid, estará lista.

No hay mucha distancia entre la Honda CR-V que ocupa el tercer lugar en rapidez y los dos CUV más rápidos del grupo, pero lo que hace a la Honda tan sobresaliente para los jueces es su fluidez. No solo es fluido, sino que también ofrece mucha potencia utilizable. La CR-V, impulsada por un I-4 de 2.4 litros que desarrolla 185 hp, acoplado a una CVT, se siente veloz y facilita en gran medida las acciones de incorporarse a la autopista y rebasar. “Pise el acelerador a fondo para incorporarse rápidamente a la autopista y se deleitará con una adorable pista de sonido que le recordará que esta gente hace motores de carreras también”, dijo Markus. Priddle coincidió, recalcando que “los motores Honda siempre salen a flote”.

El tren motriz de la Hyundai Tucson está un poco fuera de lo tradicional en comparación con el resto de los competidores dentro del segmento. La mayoría aquí usa transmisiones automáticas CVT o de seis velocidades, pero la Tucson cuenta con una caja de engranes de siete velocidades y doble embrague; Hyundai dice que genera una aceleración más rápida y un mayor ahorro de combustible que la transmisión automática tradicional. El doble embrague acoplado con un motor I-4 turbocargado de 1.6 litros que desarrolla 175 hp cumple en general con estas promesas, logrando el segundo lugar en aceleración de este grupo. Al pasear por la ciudad o con tráfico ligero en la autopista, el tren motriz es bastante adorable; el motor es impactante y revoluciona con rapidez, y la transmisión realiza cambios rápidos sin el movimiento perezoso que afecta a muchas transmisiones de doble embrague en el tráfico pesado de parada y arranque. La desventaja del refinamiento del tren motriz de la Tucson se presenta al pisar el acelerador a fondo. “El rendimiento con el acelerador a fondo es terrible”, dijo Gale. “Hay bastante retraso al arrancar desde una parada total”. La transmisión tarda en responder en la autopista también, en donde las maniobras con el acelerador a fondo (como rebasar un gran camión de carga en una carretera de dos carriles) se logran con una aceleración masiva del motor antes de que la transmisión decida realizar un cambio descendente y acoplarse, punto en el cual el espacio que probablemente estaba buscando ya haya desaparecido.

El más atrevido del grupo, lo cual no es sorpresa, pertenece al fabricante cuyo eslogan actual es “Driving Matters”. La Mazda CX-5 con su motor I-4 de 2.5 litros, 184 hp y transmisión automática de seis velocidades impresionó a nuestros conductores. “Oh, Mazda, tienes mi número”, dijo Evans. “Este es el mejor motor aquí: potencia lineal con mucho que dar tanto en el extremo inferior como en el superior”. La transmisión de la CX-5 recibió elogios por sus cambios rápidos y decisivos en su modo normal y por su voluntad de permitir que el motor de cuatro cilindros llegara a su línea roja en el modo Sport.


Eficiencia

For all this talk about Sport modes, fuel-efficient Eco modes are more important to the average consumer. EPA fuel economy figures are a nice jumping off point for comparing and contrasting how efficiently these vehicles burn gasoline, but they’re not accurate enough for our purposes. So we handed the keys off to our in-house Emission’s Analytics Real MPG team to see how they score.

The MPG champ by more than 1mpg on the Real MPG combined cycle was the Toyota RAV4. Despite its outdated engine and slow six-speed automatic, the RAV4 managed 24.5/30.3/26.8 Real MPG city/highway/combined, outperforming its EPA rating of 22/29/25 mpg by a fair margin.

Las cifras de ahorro de combustible de los siguientes tres finalistas estuvieron unas justo sobre las otras, en donde la Subaru Forester quedó al frente por una nariz. La Forester, cuya clasificación de la EPA es de 24/32/27 mpg, logró 23.7/28.3/25.6 mpg en el ciclo Real MPG, un desempeño bajo en comparación con su clasificación de la EPA. Justo detrás de la Subaru quedó nuestro Ford Escape impulsado por el motor de 1.5 litros. La Escape logró 21.6/32.6/25.5 Real MPG en nuestra prueba, una mejora total en comparación con su puntuación de la EPA de 22/28/24. Justo detrás de la Ford quedó la Mazda CX-5. Clasificado por los federales con 24/30/26 mpg, la CX-5 logró 23.4/27.7/25.1 Real MPG.

El vehículo con el desempeño más bajo fue, sorprendentemente, la Honda CR-V. Con una clasificación de la EPA de 25/31/27 mpg, la Honda obtuvo la decepcionante clasificación de 21.8/28.2/24.3 en el ciclo Real MPG.

Debido a ciertos problemas técnicos para interconectar el equipo de análisis de emisiones con las computadoras integradas de la Tucson, lamentablemente no pudimos obtener las cifras Real MPG para la Hyundai. La clasificación EPA de la Tucson es de 24/28/26 mpg.


Cabina

Hay varias formas de clasificar el habitáculo y la cabina de un crossover familiar. Podemos enfocarnos en la calidad, el diseño y las características como el número de puertos USB, o la calidad de su pantalla de infotenimiento. La otra forma de hacerlo es analizar el espacio disponible y la función utilitaria de la cabina de un CUV. Para clasificar las cabinas de nuestros finalistas, optamos por tener ambas opciones en cuenta, además de la comodidad, tranquilidad y facilidad de uso.

No importa cómo lo divida, la cabina de la Honda CR-V fue la más espaciosa. El gran asiento trasero del CR-V, que se consideraría una maravilla de espacio si tal categoría existiera, ofrece suficiente espacio para adultos de 6 pies (1.80 m) de altura, y se abate casi totalmente con solo mover una palanca en el área de carga. La espaciosa bodega de carga también ganó puntos por su baja altura de elevación. “¡El piso de carga es tan bajo comparado con los demás!” Dijo Gale, agregando más tarde que la CR-V “ofrece una de las áreas de carga más funcionales disponibles en el segmento”. Detrás del volante, el Honda ofrece un diseño maduro que ha envejecido favorablemente, mientras la CR-V de esta generación se acerca al final de su ciclo de producción en serie. “El asiento ofrece un apoyo lateral razonable, los descansabrazos están posicionados perfectamente y todo encaja a la perfección”, dijo Markus. “Excepto la perilla del volumen que falta”. Hablando de la perilla, es el sistema de infotenimiento de la CR-V el que más delata su edad. El sistema funciona como si su software se hubiera copiado de una Palm Pilot; es inexcusable en un automóvil moderno; especialmente en uno que porta una tecnología de conducción semiautónoma tan avanzada.

La Toyota RAV4 fue otro finalista con una espaciosa cabina, pero también dejó algo que desear. Primero lo bueno. Al igual que la Honda, este vehículo Toyota tiene una gran área de carga con baja altura de elevación; tiene incluso almacenamiento bajo el piso, aunque el compartimiento es bastante pequeño y difícil de acceder, y se encuentra por los respaldos del asiento trasero. El resto de la cabina es también relativamente espacioso, incluso aunque las líneas de visión de las ventanas “se inclinen” hacia el lado claustrofóbico. Aunque la funcionalidad de la RAV4 es sólida, una vez que empieza a observar más allá en detalle, el interior comienza a verse aburrido en comparación con la competencia. La calidad y el acabado son de un nivel promedio, y la calidad en general es deficiente. “No puedo descubrir cuál se supone que debe ser la apariencia de estos paneles de adorno en la puerta”, dijo Markus. “¿Madera flotante barnizada con brillo?” ¿Fibra de carbono recta? Simplemente son raros.”

Mientras que el vehículo Toyota perdió puntos por su interior desarticulado, los jueces elogiaron la coherente cabina de la Mazda CX-5. El interior enfocado en el conductor ofrece un agradable tapizado en cuero, plástico suave al tacto y asientos cómodos. El diseño también es intuitivo con muchos espacios para almacenar necesidades como botellas de agua y teléfonos celulares. Nuestras críticas con el interior de la CX-5 son en torno a su diseño y uso del espacio. Dista mucho de ser el CUV más pequeño del grupo, y la línea ascendente de la ventana hace que el interior se sienta aún más pequeño de lo que es. La cabina totalmente negra tampoco ayuda mucho, pues hace que el interior se sienta claustrofóbico. “El interior es agradable pero infravalorado hasta el punto de ser aburrido”, dijo Evans. “Traigan algo de color aquí.”

Mientras que todos los finalistas en esta gran prueba buscan lucir un lujoso interior hasta cierto grado, la Hyundai Tucson probablemente sea el único que tiene éxito en ello. “El placentero interior más maduro y lujoso”, dijo Evans. “Materiales y una paleta de colores agradables; todo se ve de clase superior”. Equipado de tecnología, el tablero de la Tucson está distribuido intuitivamente con muchos botones marcados claramente y respaldados por el sistema de infotenimiento Bluelink de Hyundai, que no se vería fuera de lugar en un vehículo que costara tres veces más que la Tucson. Con todas las ventajas de la Tucson, es una lástima que tenga uno de los asientos traseros y maleteros más pequeños del grupo.

Gale comenzó sus comentarios sobre la Subaru con elogios. “Cuando alguien dice que todos los autos modernos se sienten como cavernas con visibilidad limitada en el interior”, dijo, “hay que enseñarles la Forester”. Y tiene toda la razón; mientras que los CUV como la Tucson y la RAV4 podrían sentirse algunas veces claustrofóbicos en el interior, la Forester con sus enormes cristales de la cabina fue una revelación. Sus grandes ventanas y su parte inferior ofrecen a conductor y pasajeros por igual una imponente vista hacia fuera desde la Forester. Las grandes ventanas son una enorme ventaja, ya que no hay mucho alboroto dentro de la cabina. Los asientos son amplios y planos tipo banca; varios editores se quejaron de dolores de espalda y traseros adormecidos después de una hora de estar sentados. El interior de la Subaru parece haber envejecido mucho desde que ganó el premio a la SUV del Año hace dos años, dijo Markus. “El interior se ve bastante antiguo, aunque sus aspectos ergonómicos son bastante sólidos en general”.

A pesar de una actualización a mitad de ciclo este año, la Ford Escape es otra finalista cuyo interior ha comenzado a sentirse viejo, aunque resultó ser mucho más polémico que el de la Subaru. “El diseño se está quedando anticuado”, dijo Evans. Markus asintió, añadiendo que no era fanático del posicionamiento de la pantalla de infotenimiento Sync3 ni del parabrisas tipo van. A otros les encantó el rediseño de la Escape: “este es un auto sofisticado por dentro y por fuera”, dijo Gale. “Me encanta el diseño del asiento parte cuero y parte tela, desde la forma en que se adaptan hasta las nervaduras horizontales”. La silenciosa cabina de la Escape cuenta además con muchos cubículos de almacenamiento ingeniosos, incluyendo un soporte para teléfono celular del lado izquierdo del asiento del pasajero delantero y un cubículo montado en el piso, cerca del estribo de la puerta. A pesar de todo lo bueno, no se puede ignorar el estrecho espacio del asiento trasero de este Ford, que en realidad es demasiado estrecho para adultos en viajes que no sean cortos.


Seguridad

En cuanto al transporte familiar, no hay nada más alto en muchas listas de prioridades que unos resultados sólidos en las pruebas de seguridad. En Estados Unidos somos afortunados de tener dos agencias responsables de probar los vehículos en colisiones: la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras y el Instituto de Seguros para la Seguridad en las Carreteras, una organización sin fines de lucro.

La NHTSA evalúa la resistencia de un vehículo a las colisiones mediante pruebas frontales, laterales y de volcaduras, para proporcionar una puntuación general en una escala de una a cinco estrellas, en donde cinco es la mejor puntuación posible.

Las pruebas del IIHS son mucho más desafiantes. Somete los vehículos a pruebas de impacto frontal traslapado (piense en chocar un poste telefónico con sus faros a 40 mph), resistencia del techo y de impacto lateral, entre otras cosas. En esas pruebas clasifica a los vehículos como Poor (deficiente), Marginal, Acceptable (aceptable) y Good (bueno).

El IIHS también es pionero en las pruebas de tecnología de seguridad activa, como la advertencia de colisión delantera y el frenado automático, y clasifica a los vehículos en esas pruebas con una escala diferente del 0 al 6, en donde 6 es la mejor puntuación posible. Los vehículos que superan todas las pruebas de choques del IIHS con una puntuación de Good reciben la codiciada clasificación Top Safety Pick (mejor opción en seguridad) de la organización, y los vehículos que cumplen esos criterios y obtienen al menos un 2 en las pruebas de tecnología de seguridad activa obtienen clasificaciones Top Safety Pick+. Vale la pena mencionar que, para muchos de esos vehículos, la tecnología de seguridad activa necesaria para obtener una clasificación Top Safety Pick+ es opcional.

En aras de la brevedad y puesto que todos nuestros vehículos de prueba obtuvieron una clasificación general de al menos cuatro estrellas de la NHTSA, nos concentraremos en las pruebas más difíciles de la IIHS.

La Ford obtuvo una clasificación Good en todas las pruebas de choques a excepción de la prueba de impacto frontal traslapado, que obtuvo una clasificación de aceptable. No obstante, su puntuación de evasión y mitigación de choques fue la más baja de nuestros finalistas, en donde obtuvo solo un punto.

El resto de nuestros finalistas obtuvieron puntuaciones de Good en resistencia a colisiones, y todos lograron seis puntos en evasión y mitigación de choques, a excepción de la Honda CR-V que obtuvo cinco puntos. Sin embargo, los vehículos CR-V, Hyundai Tucson, Mazda CX-5, Subaru Forester y Toyota RAV4 obtuvieron la clasificación Top Safety Pick+ del IIHS.


Valor

El valor es algo que cada uno de nosotros percibe de manera distinta. Para algunos compradores de vehículos, obtener el vehículo más espacioso por la menor cantidad de dinero es el valor esencial. Para otros se trata de obtener el auto con las mejores características de conducción posibles o con la tecnología más avanzada al menor precio.

Para nosotros, la Mazda CX-5 y la Honda CR-V representan el mejor valor en el segmento, debido a lo bien equilibrados que están. Ambos son excelentes en cuanto a su conducción, espaciosos y llenos de características por un precio similar, según los vehículos que probamos, en el rango bajo de $34,000. Para quienes valoran el viaje más que el destino, nos inclinaríamos por la CX-5, ya que es increíblemente divertido de conducir, lujoso y cómodo. Para quienes necesitan mayor espacio y están más preocupados por el hecho de llegar a su destino, donde quiera que sea, es difícil pasar por alto al CR-V. Aunque ambos vehículos cuentan con control de crucero con radar, la función de asistencia de mantenimiento de carril con dirección semiautónoma del Honda ayuda a quitar una carga de trabajo al conductor en el camino.


Costo de propiedad

2016 2017 Crossover SUVs front end 02

A pesar de todos los consejos del mundo para recomendar a los compradores que no lo hagan, muchos nuevos compradores de autos entran a su concesionaria local y hacen una compra basada en los pagos mensuales. Aunque no cabe duda que es importante que su pago mensual no sobrecargue su presupuesto, lo que muchos compradores no consideran es cuánto les costará su nuevo vehículo durante los próximos cinco años. Para ayudarles en esto, recurrimos a Intellichoice para averiguar cuánto costaría cada uno de nuestros crossovers durante cinco años.

Basta decir que la Subaru Forester se lleva la victoria con un precio de costo de propiedad a cinco años de $29,906, o alrededor de $498 por mes, incluyendo combustible y seguro.

Conclusión


2016 2017 Crossover SUVs front end

Teniendo esto en cuenta, tenemos que tomar algunas decisiones difíciles. A pesar de que nos encantó el estilo y la habilidad todoterreno de nuestro Jeep Cherokee Latitude con motor V-6, lo relegamos hasta el noveno lugar debido a las deficientes puntuaciones en las pruebas de choques, su alto costo de propiedad y su bajo ahorro de combustible. La Nissan Rogue SL fue otro crossover que todos disfrutamos verdaderamente, pero sus cifras de ahorro de combustible y su dinámica de conducción no resultaron ser nada impresionantes, en comparación con las de nuestros mejores seis vehículos. El último vehículo que eliminamos fue la nueva Kia Sportage EX. Aunque este vehículo comparte mucho con la Hyundai Tucson, no nos impresionó para nada su ahorro de combustible en comparación con el de Hyundai, y tampoco nos gustó el estrecho asiento trasero además de un recorte obvio de costos en la cabina.

Clasificar a nuestros finalistas fue un poco más difícil. En sexto lugar tenemos la Ford Escape SE. Este vehículo Ford tiene mucho a favor en cuanto a la perspectiva del andar y el manejo, pero se requieren más cosas que una buena dinámica para ser un buen transporte familiar. Su bajo rendimiento en las pruebas instrumentadas y su estrecha cabina son lo que realmente hundió al Ford.

El quinto lugar es para RAV4. Podemos afirmar con seguridad que, en realidad, nuestros jueces nunca recomendarían comprar uno en vez de cualquier otro de los finalistas de esta prueba, pero el sólido costo de propiedad, el ahorro de combustible y las puntuaciones de seguridad la Toyota hablan por sí solos.

Justo arriba la Toyota se encuentra nuestro campeón del premio de la SUV del año 2014, la Subaru Forester. La edad no le ha venido bien a la Forester, y aunque aún posee un impresionante ahorro de combustible y una puntuación de seguridad sorprendente, el interior nos deja insatisfechos, su cabina es ruidosa y la respuesta de aceleración es nerviosa.

Nuestro primer finalista en el podio es la Hyundai Tucson. A todos nos gustó su lujosa cabina, su forma de conducirlo por la ciudad y su sólida puntuación de seguridad, pero todo eso no justifica totalmente el elevado precio la Tucson.

Fue una disputa muy reñida entre nuestros dos primeros finalistas, pero en última instancia la Honda CR-V es quien recibe la medalla de plata. La CR-V es encomiable por muchas cosas, en especial su espacioso y versátil interior. Entonces ¿por qué no un primer lugar para un vehículo que anteriormente ganó el premio a la SUV del Año? Bueno, no fue una cosa lo que frenó la Honda sino varias cosas pequeñas, incluyendo su deficiente puntuación Real MPG, lo que relegó a este vehículo CR-V al segundo lugar.

Nuestro finalista en primer lugar, por una nariz, hizo todo un poco mejor que la Honda para ganarse el oro. De manera concreta, la Mazda CX-5 ofrece un ahorro de combustible y una puntuación de seguridad excelentes, además de obtener la mejor puntuación en las pruebas de desempeño instrumentadas. Subjetivamente, la Mazda tenía una de las mejores cabinas y una excelente calidad en el andar, y lo que es más importante, realmente disfrutamos al conducirlo. ¿Quién dice que los transportes familiares tienen que ser aburridos? Estamos seguros que no es así, y esa es la razón por la que la Mazda CX-5 es el ganador de nuestra gran prueba.

9. Jeep Cherokee Latitude 4×4

Si los criterios para la gran prueba estuvieran menos orientados al consumidor y más hacia los entusiastas, es probable que el Jeep hubiera logrado una clasificación más alta en esta lista.

8. Nissan Rogue SL AWD

Hay muchas cosas que nos pueden gustar del Rogue, pero por desgracia para Nissan también hay muchas cosas que no nos gustan.

7. Kia Sportage EX AWD

Un sólido esfuerzo por parte de Kia se vio defraudado por falta de refinamiento, una cabina estrecha y un ahorro de combustible nada estelar.

6. Ford Escape SE AWD

Nos gustó el vehículo Ford renovado, pero no podemos pasar por alto su obsoleto diseño interior y su estrecho espacio en la cabina.

5. Toyota RAV4 SE AWD

Lo entendemos, Toyota. Ya perfeccionaron todo el asunto del ahorro de combustible y el costo de propiedad; ahora ¿podrían hacer que sus autos fueran más agradables de conducir, por favor?

4. Subaru Forester 2.5i Limited

Uno de los viejos favoritos se ve defraudado por una respuesta de aceleración extremadamente agresiva y unos asientos menos cómodos que una banca en Central Park.

3. Hyundai Tucson Limited 1.6T AWD

Vaya, vaya, Hyundai ha llegado lejos. Con un poco de refinamiento en el tren motriz, hubiera sido más difícil nuestra decisión entre los mejores dos.

2. Honda CR-V AWD Touring

Un tremendo esfuerzo, considerando que el CR-V está casi al final de su ciclo de producción en serie. Tal vez un mejor ahorro de combustible y una cabina más agradable en general le hubieran concedido la victoria.

1. Mazda CX-5 Grand Touring AWD

Algunos de nosotros somos bastante pesimistas en cuanto al hecho de que los CUV reemplazarán a los sedanes de tamaño mediano en las entradas de las cocheras de las familias. Si todos son al menos la mitad de buenos que la CX-5, entonces no hay nada de qué preocuparse.