Car of the Year

Genesis G90: Finalista al Auto del Año de Motor Trend 2017

Refinado, con un estilo conservador y silencioso

Refinado, con un estilo conservador y silencioso

Nos gusta: su excelente motor V-6 “base” y su indiscutible valor.

No nos gusta: su estilo conservador y la falta de innovación técnica.

Después de leer estas efusivas reseñas no dudaría en creer que el Genesis G90 fuera el rotundo ganador:

Angus MacKenzie: “Los niveles de ruido son muy bajos y la calidad en el andar es la adecuada para un auto de lujo”.

 

Mark Rechtin: “Fui golpeado por un gran viento cruzado mientras viajaba a 120 mph, y simplemente lo eludió como un problema menor. Oh, ¿Esos eran baches? Pensé que alguien me estaba haciendo cosquillas”.

Alisa Priddle: “$70,000 dólares por un sedán de lujo totalmente equipado con tracción total y prácticamente todo como equipamiento estándar, más tres años sin costos adicionales por el servicio, incluyendo las citas de servicio con programado, satélite XM, navegación actualizada, etc.; es algo difícil de superar”.

Frank Markus: “Una cabina muy serena para viajar, con un hermoso acabado. Todo se ve de alto nivel”.

Ed Loh: “Cuando su presuntuoso vecino le pregunte por qué compro este auto en vez de un serie 5 o CT6, póngalo en el asiento trasero con su estéreo duplicado, HVAC, controles del asiento con calefacción en el descansabrazos, salidos directamente de Bentley/Maybach. Después pise el acelerador a fondo”.

Entonces, ¿qué fue lo que hizo mal la primera nueva marca de lujo en Estados Unidos desde Tesla en 2004? Priddle comentó que Genesis debería “lanzarse al mundo con un vehículo sorprendente que llame la atención y haga que la gente pregunte sobre él”.

Pero fue algo más que el estilo aburrido. Si Genesis quisiera hacer una entrada especial, debería haber causado impresión con un avance tecnológico. Rechtin comentó: “Todas las características sobre el auto parecen elementos esenciales. No hay nada excepcional aquí.

Contribuir con valor económico en el atiborrado segmento de lujo tal vez no sea suficiente. Una verdadera oportunidad desperdiciada.