Car of the Year

Ford Focus RS: Contendiente al Auto del Año de Motor trend 2017

Competencia feroz

Competencia feroz

Nos gusta: la sonrisa que provoca el conducirlo agresivamente.

No nos gusta: su deficiente calidad en el andar, el modo Drift y su dimensión única.

Experimento de pensamiento: piense en su hamburguesa favorita. Jugosa, de lujo, con montones de guarniciones, mostaza picante, queso azul, cebollas asadas, usted decide. Suena bien, ¿verdad? Ahora imagine que la comerá en su desayuno. Todos los días.

La torpe pero sabrosa metáfora que tratamos de ilustrar es que en un camino rural, el Ford Focus RS es uno de los vehículos para atacar asfalto más capaces que hayamos conducido. Si el camino tiene muchas curvas, solamente el Nissan GT-R o el Porsche Turbo S podrían con el desafío. El problema es que los caminos rurales libres de policías son escasos.

 

2016 Ford Focus RS front three quarter in motion 02

El RS no dio resultado en el circuito de prueba de Hyundai, y tampoco lo hubiera logrado en la mayor parte del circuito de Tehachapi. Salva inicial de Angus MacKenzie: “Un automóvil de alto rendimiento crudo y unidimensional que carece de interés y finura. Mejor compre un Camaro 1LE. No necesita un modo Drift”.

MacKenzie no era el único que pensaba así. Verá, la suspensión es rígida. Verdaderamente e inexplicablemente rígida. “Los que aprobaron el chasis se merecen orejas de burro”, dijo Frank Markus. Como resultado de esa rigidez, el RS tuvo problemas en la pista sinuosa de Hyundai. De Ed Loh: “Rebota como un palo saltarín”. De Mark Rechtin: “Se siente como un caballo salvaje”. De Alisa Priddle: “Va uno rebotando hacia arriba y abajo”. ¿Entiende para dónde vamos? Especialmente a $36,775.

¿Los puntos buenos? Excelentes asientos y diseño interior. Los neumáticos pegajosos y el capcioso sistema Twinster de tracción total ofrecen niveles absolutamente enormes de agarre. Pero Loh comentó que “el modo Drift es más en realidad como el modo Donut (dona). No saca el extremo trasero en el sentido tradicional de la tracción trasera”. Esto arruina en cierto modo su razón de ser.

“Toneladas de diversión”, resumió Scott Evans, “pero no un contendiente”.

 LOS CONTENDIENTES