Premios Truck of the Year

Ford F-150 es la Camioneta del Año de Motor Trend 2018

Ford acalla a sus críticos con una F-150 de mitad de ciclo que es simplemente dominante

Ford acalla a sus críticos con una F-150 de mitad de ciclo que es simplemente dominante

Ford apostó más de mil millones de dólares y abandonó siete décadas de carrocerías de acero para crear una F-150 2015 con carrocería de aluminio. Reducir unas supuestas 700 libras mejoraría el ahorro de combustible, incrementaría la capacidad de remolque, mejoraría las relaciones peso-potencia y crearía una camioneta con menos piezas propensas a oxidarse.

El cambio fue intrépido y costoso. Se cerraron dos plantas de camionetas durante 13 semanas cada una para preparar el taller de carrocería. Los meses de tiempo de inactividad implicaron ventas perdidas de 60,000 camionetas valuadas en $40,000 dólares o más, seguido de un lento despliegue. Ford soportó un año de pérdida de participación en el mercado y de ganancias. Los críticos consideraron que era un error innecesario y costoso.

Una vez que llegó la nueva F-150, Ford tuvo que repeler los alegatos de GM de que el aluminio no era tan resistente como el acero de la Chevy. Y Ford todavía estaba detrás de la Ram diésel en la carrera por el ahorro de combustible.

Ford contraatacó, diciendo que la reducción en peso era solo uno de los pasos para un rediseño más exhaustivo de la F-150. Aún estaba por venir una nueva gama de trenes motrices con nuevos motores, mejoras a los ya existentes y una nueva transmisión.

Paciencia, suplicó Ford. Apenas estamos empezando.

Hace tres años determinamos que la nueva F-150 tenía una bonita carrocería pero que no se habían pulido todos los detalles. La F-150 perdió el título de la Camioneta del Año de Motor Trend 2015 ante la Chevrolet Colorado.

Avancemos rápidamente hasta hoy. Para la prueba de la Camioneta del Año 2018, Ford nos proporcionó cuatro variantes para mostrar la amplitud de los cambios bajo el capó. Los de Ford han estado ocupados; los interiores se volvieron más agradables, el sistema de infotenimiento más intuitivo, la dirección mejoró.  El chasis de la F-150 es estupendo, las innovaciones aumentaron y obtuvo la clasificación de seguridad de cinco estrellas por parte de la NHTSA.

Fue unánime. La Ford F-150 es la Camioneta del Año 2018 de Motor Trend. “Fue una victoria bastante contundente”, dijo el editor de pruebas de manejo Chris Walton. “Nada estuvo tan cercano”.

La F-150 se enfrentó una vez más a su némesis: la Colorado ZR2 doble cabina, con un motor 3.6 litros V-6 o un 2.8 litros turbodiésel I-4. Y también estaba la GMC Sierra Denali 3500 HD, una con ruedas traseras dobles y un motor V-8 Duramax turbodiésel de 6.6 litros.

Ford demostró su superioridad con un impresionante rango de camionetas con una combinación diferente de parrillas y ruedas-neumáticos para todos los gustos, además de un andar y manejo que han mejorado mucho desde 2015.

Ford F-150 4×2 Supercab XL 2018

Esta camioneta de trabajo con tracción trasera, mucho hule y vinilo, un asiento delantero tipo banca, radio AM/FM, reproductor de CD y portamonedas ranurado tiene algo de pureza. Hay un soplo de nostalgia al escuchar cómo el 3.3 litros V-6 de aspiración natural desarrolla 290 caballos de fuerza y 265 libras-pie de torque. Fue visceral, al tiempo que logró la segunda mejor eficiencia de la gama con 19/25 mpg en conducción en ciudad/carretera. (La EcoBoost 2.7 con tracción trasera aumenta esas cifras por 1 mpg cada una.) “Siempre me enamoro de los modelos base”, dijo el editor en jefe Ed Loh.

No se nos empañaron tanto los ojos con la transmisión automática de seis velocidades que se conservó del modelo anterior. El director ejecutivo Mark Rechtin experimentó abundantes titubeos de la transmisión al buscar el cambio adecuado subiendo por la colina, mientras que permaneció en sexta marcha colina abajo y solo realizaba cambios descendentes en modo Sport o Tow. El editor en línea asociado Alex Nishimoto también experimentó selecciones de cambios extrañas: una vez realizó un cambio descendente a segunda en modo Sport, descendiendo por una colina a 40 mph. A algunos les gustó el sistema de arranque/parada, pero a otros les pareció un poco severo y sintieron que se acoplaba mejor con la transmisión de 10 velocidades.

Nuestra camioneta de entrada tiene menos distancia al suelo y no cuenta con tracción en las cuatro ruedas, por lo que no pudo llegar a nuestra cantera deslavada preferida para los jueguitos de derrape en la tierra que disfrutaron las F-150 con tracción en las cuatro ruedas.

La XL es una campeona con un remolque. Pesaba menos que el remolque del cual tiró (por no hablar de la Colorado más pequeña) pero empató por el segundo tiempo más rápido en el cuarto de milla con carga y dominó con maestría la pista de derrape.  El editor de crónicas Christian Seabaugh estaba impresionado. “El pequeño motor 3.3 litros no tiene ningún problema en tirar de su remolque de 5,000 libras”, dijo. “El modo Tow/Haul mantiene las marchas bajas y el motor rugiendo. Sin problemas al hacer cambio de marcha. Sólida como una roca y estable. Fue súper sencillo estacionar este remolque, también”.

La camioneta básica tiene chasis reforzado de acero, un portón trasero removible con bloqueo, ganchos de amarre en la caja pickup, control del remolque, asistencia para enganchar, asistencia de arranque en pendientes y control en las curvas de serie.

“Me encanta la pequeña pantalla que, aun así, te proporciona todas las características principales (excepto la navegación)”, dijo Loh, que utilizó USB y Bluetooth para reproducir música de Pandora, Spotify, Amazon Music y NPR One. “La cámara de reversa funciona bien y tiene una característica de acercamiento que me permitió conectar un remolque con poca ayuda del observador. Todo funciona. Nada es de lujo. Así es como se supone que debe ser: funcional”.

Es fácil cuestionar la propuesta de valor de esta F-150 si nos enfocamos en su precio inicial de $32,760 dólares, pero al examinar su carga y capacidad de remolque, que la sitúan como líder en su clase, la factura se vuelve más fácil de tragar. Después de todo las camionetas están hechas para trabajar. Aun así, la F-150 base cuesta unos cuantos miles de dólares más que algunas pickups competitivas de media tonelada con un equipamiento comparable.

Nuestro vehículo de prueba llegó a $36,285 con la imprescindible opción del protector de caja en aerosol, el paquete de apariencia cromada, control crucero y ruedas de aluminio pintadas de 17 pulgadas con neumáticos Michelin LTX M/S2.

F-150 4×4 Supercrew Lariat 2018

Seabaugh cree que el aumento de $995 dólares para el motor 2.7 litros V-6 EcoBoost biturbo (325 hp y 400 libras-pie de torque) y la transmisión de 10 velocidades es dinero bien gastado. Este es uno de los nuevos motores que hizo posible una F-150 con una carrocería más ligera. (Los compradores también pueden optar por el V-6 EcoBoost de 3.5 litros, que no probamos en esta variante debido a que participó el año pasado.)

“No puedo creer que un motor tan diminuto pueda desarrollar toda esta potencia”, dijo Miguel Cortina, editor de Motor Trend en Español. “Probablemente esta es la camioneta que compraría si fuera mi propio dinero.” Serían $48,265 por favor, señor Cortina, si desea el modelo base; son $60,475 por nuestro vehículo de prueba.

Walton quedó impresionado. “Nunca deja de sorprenderme lo bien que se conducen las camionetas pickup ahora”, dijo. “El motor 2.7 es todo lo que la mayoría de la gente pueda llegar a necesitar, y la dirección es increíblemente precisa”. En la curva abierta de la pendiente en Davis Dam en donde Walton midió la entrada de la dirección, la camioneta mantuvo su ángulo de dirección como si estuviera sobre rieles de vía de ferrocarril. Los sólidos frenos y los neumáticos de calle de la Lariat la llevaron a un alto total desde 60 mph en 119 pies: impresionante para una camioneta que pesa 5,265 libras. El chasis es fantástico; destaca de la manera en que Ford originalmente deseaba. “Es toda una dulzura al derrapar”, dijo Seabaugh.

Loh felicitó a Ford por liderar el camino en cuanto a la tecnología de seguridad con cinturones de seguridad equipados con bolsas de aire para los pasajeros traseros y un sistema de asistente de mantenimiento de carril que desplaza con delicadeza (en vez de empujar) la camioneta de vuelta al centro del carril.

En donde el motor de 2.7 litros no pudo impresionar fue al descender por la colina de Davis Dam.  Con el control de crucero fijo en 65 mph, la pequeña cilindrada de la Lariat no logró el suficiente frenado de motor para su carga; en nuestra prueba alcanzó hasta 76.2 mph. Por otra parte, recorrió el circuito con menos dramatismo que las otras camionetas, explotando el torque a su favor.

El modelo base de $48,265 tiene luces antiniebla, gestión de carga BoxLink, una ventana trasera eléctrica deslizable, pantalla de 8.0 pulgadas, Sync 3, pedales ajustables y asientos delanteros con calefacción y aire acondicionado. Las opciones extra en nuestro vehículo de prueba de $60,475 incluyeron un recubrimiento para la caja, techo corredizo de doble panel, ruedas de 20 pulgadas con neumáticos Goodyear Wrangler, asistencia de estacionamiento activa, cámara de 360 grados, detección de punto ciego con monitoreo de remolque de tráiler, arranque remoto y espejos plegables eléctricos, volante y asientos de la segunda fila con calefacción.

Una pequeña objeción: los topes demasiado suaves de la palanca de cambios. Es demasiado fácil cambiar de Park hasta Drive y entrar al modo Manual, como descubrió Nishimoto. Por otro lado, con frecuencia pasaba de Reversa hasta Park; una preocupación en las vueltas rápidas de tres puntos. Pero a todos nos gustó la transmisión automática de 10 velocidades, que baja varias marchas al instante cuando se acelera, pasando de décima a quinta marcha a 65 mph con el acelerador a fondo.

F-150 4×4 Supercrew Platinum 2018

Así es, un buen V-8 de la vieja escuela. El de 5.0 litros tiene el mismo torque que el V-6 turbo de 2.7 litros a 400 libras-pie, pero eleva las apuestas con 395 hp y el rugido de un V-8, que alguna vez fuera el ingrediente básico de toda camioneta grande. Emocionalmente, es el motor que deseamos: una potencia estable y relajada.

Esperábamos que la Raptor dominara las pruebas de rendimiento, pero el motor de 5.0 litros está justo por encima. No fue mucho más lento de 0 a 60 mph e incluso quedaron empatados en el cuarto de milla: el motor de 5.0 litros iba a 96.6 mph en comparación con los 91.4 de la Raptor, así que rebasaba como un tren de carga. “Eso me impactó un poco”, dijo Walton. El motor de 5.0 litros suena y transporta como debería hacerlo una camioneta. Completó el cuarto de milla en 20.3 segundos a 71.9 mph, mientras arrastraba un remolque de 9,000 libras. Al subir por Davis Dam arrastraba los cambios hasta la línea roja. Los cambios de marcha fueron fluidos.

La iluminación LED, los parachoques del color de la carrocería, estribos eléctricos y asientos traseros con calefacción son ahora equipamiento de serie en una camioneta con un precio base de $58,875 dólares. Nuestro vehículo de prueba era de $63,205 dólares, agregando el recubrimiento de la caja, el quemacocos de doble panel y la cámara de 360 grados para ofrecer asistencia de estacionamiento activa y control de velocidad crucero adaptativo. Además, tiene un escalón en el portón trasero y ruedas de aluminio pulidas de 20 pulgadas con neumáticos Hankook Dynapro ATM.

“Esta camioneta es estúpidamente costosa, pero al menos se siente como una camioneta de lujo”, dijo Seabaugh. “Es silenciosa y cómoda en el interior, con hermoso cuero, revestimiento de madera agradable y una sensación general de alta calidad. Esta es la primera F-150 de las tres que he conducido que se siente digna de su precio”.

F-150 Raptor Supercrew 2017

Qué concepto: una corredora del desierto con motor V-6 biturbo de 3.5 litros que desarrolla 450 hp y 510 libras-pie de torque, corre de 0 a 60 mph en 6 segundos cerrados y puede quemar llanta con un remolque acoplado. Es un deleite sobre pavimento en buenas condiciones, tallando las curvas y provocando sonrisas. La Raptor tiene un precio inicial de $51,080; nuestro vehículo de prueba aumentó hasta $64,745.

“El equivalente automotriz más cercano (y esto sonará extraño) es un auto que ha sido amado y criticado de igual manera, el similarmente agresivo y de apariencia simplona, pero a la vez refinado y sofisticado, el Honda Civic Type R”, dijo Loh. “Las similitudes son bastante convincentes. Y sí, también me encantó ese”.

“La aceleración es fantástica”, dijo Nishimoto. “Los turbos producen ruido agradable después de pisar el acelerador y luego una ráfaga de potencia. Además, hay poco retraso del turbo. Me encantan las paletas de cambios metálicas largas en el volante. Terminé cambiando a modo Manual con más frecuencia, solo para poder usarlas.

A Cortina también le encantó la transmisión. “El poderoso motor está bien acoplado a la transmisión, que proporciona cambios rápidos en el momento adecuado”, dijo. “El hecho de que pueda saltarse marchas para proporcionar un cambio descendente más rápido provoca la sensación de que hay más potencia”. Pero no le gusta la posición del botón de modo todoterreno en el volante, en donde puede activar o desactivar accidentalmente la tracción en las cuatro ruedas con un pulgar mal colocado.

En el todoterreno es donde la Raptor se siente en su elemento, pero también es muy segura en las curvas sobre pavimento. Sin embargo, el extremo trasero se vuelve resbaladizo en carreteras imperfectas y un remolque exacerba esto.

Pocas personas remolcarán con una Raptor, pero de todas formas la probamos. En el cuarto de milla, la Raptor remolca un tráiler en 18.2 segundos a 74.4 mph. Pero a sus elegantes amortiguadores y sus muelles más suaves no les gustó el peso de la punta del enganche del remolque de 4,000 libras. La parte trasera se pandeaba, y todo lo que se podía ver en el espejo retrovisor era asfalto. Pero fue la única camioneta que utilizó de manera notable los frenos para reducir la velocidad justo antes de un cambio descendente automatizado, quitando la carga de la transmisión. Fue efectiva para mantener la velocidad al descender por una colina. Con solo 1.7 mph sobre el ajuste de 65 mph, la Raptor fue la mejor en la prueba. También tuvo el mejor aire acondicionado mientras tiraba a máxima aceleración.

El sistema Pro Trailer Backup Assist de Ford (PTBA), disponible en toda la gama de la F-150, alivia la ansiedad a la hora de retroceder con un remolque, en especial si hay una fila impaciente en la rampa para botes. Acoplar la función de asistencia de la camioneta con nuestro remolque nos tomó 15 minutos, una medición con cinta, algunas calcomanías y una pluma. Luego solo hay que girar la perilla en la consola central en la dirección en que desee que se haga todo. PTBA se hace cargo del resto. Magia. Igual de útil es una lista de comprobación de enganche de remolque en el menú del panel de instrumentos, que se asegura de que no le falte ningún paso.

Después de ver la gama de la F-150, podemos concluir que Ford mantuvo su promesa de ser líder del grupo una vez que completara su transformación. El año pasado, Ford dominó nuestra competencia con la estruendosa gama de la F-250 y la F-350 Super Duty. Ahora son las pickups de trabajo ligero grandes de Ford las que se llevan el premio. Y hay más por venir. Ford pondrá un motor diésel bajo el capó de la F-150 este próximo verano y ofrecerá un modelo híbrido para 2020.

“Ford realmente se preocupa por las pequeñeces en esta camioneta”, dijo Seabaugh. “Saben que es su vehículo de primera necesidad”.