Auto Shows Detroit

Ford F-150 2018 Power Stroke diésel: Primer Vistazo

Este nuevo motor promete el mejor ahorro de combustible y cifras de remolque

Este nuevo motor promete el mejor ahorro de combustible y cifras de remolque

Esta primavera, Ford presentará un nuevo motor insignia para su camioneta más vendida y recientemente coronada Camioneta del Año de Motor Trend 2018, la F-150. Con un motor Power Stroke de 3.0 litros V-6 diésel que entrega 250 hp y 440 libras-pie de torque, la F-150 diésel podrá remolcar 11,400 libras y tendrá una capacidad de carga de 2,020 libras. Preguntamos qué llevó tanto tiempo, ya que Ford esencialmente comenzó a trabajar en la serie “Duratorq/Lion” desde 1999 y lo ha estado vendiendo y construyendo desde 2004 (en Jaguares, Land Rover, Peugeot, Cirtoën y SUVs de Ford en Australia). En respuesta, los ingenieros no quisieron asimilar mucho estos motores, señalando que los ingenieros que se enfocaron en el motor 6.7 litros Power Stroke V-8 diésel en Norteamérica, lo rediseñaron fuertemente, y cuando se les presionó sobre su lanzamiento, señalaron que las estrellas se alinearon con la llegada de la transmisión automática de 10 velocidades en la camioneta de aluminio.

Así que, ¿qué tan nuevo es este motor? El bloque de grafito compactado y la relación de compresión de 16.1:1 se transfieren, pero el cigüeñal, sus cojinetes y bielas, el sistema de inyección, turbocompresor y sistemas de escape fueron rediseñados para resistir el trabajo más duro que se espera reciba este motor en una F-150. El cigüeñal recibió una mecánica y un diferente tratamiento térmico para poder mejorar su fuerza, y la aleación del material del cojinete se cambió para mejorar su durabilidad. La presión de la inyección de combustible incrementó de 26,100 psi a 29,000 psi y los múltiples eventos de inyección piloto reducen el ruido inactivo que muchos motores diésel producen. El turbocompresor Honeywell fue cambiado para soportar presiones más fuertes (como remolcar 11,400 libras en el Davis Dam), con una presión que llega alrededor de 20-22 psi. Ese sistema de escape fue rediseñado en anticipación a un mayor ciclo térmico. El motor pesa 620 libras – aproximadamente 150 libras más que el 3.5 litros EcoBoost de aluminio.

Estos refuerzos reducen la producción máxima por 4 caballos de fuerza y 3 libras-pie de torque en relación con la variante de la Land Rover Discovery, que produce 254 hp a 3,750 rpm (500 rpm más que en el motor de Ford) y 443 libras-pie de torque a 1,750 rpm (igual que en el motor Ford). La cobertura de garantía del tren motriz es igual que otros motores de la F-150: cinco años/60,000 millas al año y 10,000 millas más que la Land Rover.

Las cifras de ahorro de combustible no están disponibles todavía, pero nos dicen que el motor está en camino para cumplir su objetivo de 30 mpg en la carretera, superando las 27 mpg de la Ram EcoDiesel. La nueva Ram 1500 diésel 2019 llegará justo después de la Ford, seguramente obteniendo más potencia, torque, capacidad de carga y remolque que en la actualidad. (En 2017 esas cifras eran 240 hp, 420 libras-pie de torque, 1,590 libras de carga y 9,210 libras de remolque, y el nuevo motor diésel que llegará al Wrangler produce 260 hp y 442 libras-pie de torque). Un sistema start/stop le ayuda a la Ford a llegar a ese objetivo, además de cortinas para el radiador, un enfriador de aire y una recirculación enfriada para los gases de escape. Algo que no hará al motor tan económico, pero que es esencial para la carga máxima, es un ventilador mecánico capaz de llevar el doble de aire que cualquier cantidad disponible en un ventilador de 12 voltios. Por lo menos un embrague eléctrico reduce la mayoría de la carga aerodinámica cuando no lo necesita.

Detrás del motor, las F-150 Power Stroke obtienen un volante motor reforzado para hacer frente al sistema start/stop, un mejor convertidor de torque y relaciones del eje revisadas (las 10 relaciones de la transmisión están compartidas con otras camionetas F-150). Este motor 3.0 litros no obtiene un escape “Jake brake” como su hermano de 6.7 litros, pero el engranaje es tal que descender del Davis Dam con un remolque de 11,400 libras requiere una aplicación del pedal del freno mínima. El tanque de fluido de emisiones diésel de 5.4 galones debería de durar unas 10,000 millas. Los cambios en el interior han sido limitados a un medidor DEF, algunas pantallas de información sobre el diésel que llegan de los modelos 6.7 litros Power Stroke, así como una luz de advertencia de nivel de agua para el filtro que separa el combustible del agua.

Ford comenzará a recibir pedidos para el Power Stroke 3.0 litros este mes (en los Estados Unidos y Canadá por ahora), mientras que las entregas comenzarán en la primavera. Los clientes podrán pedir el motor en las versiones Lariat, King Ranch y Platinum con las cabinas SuperCrew y una caja de 5.5 o 6.5 pies o en las Lariat y SuperCab con una batea de 6.5 u 8.0 pies. Este motor será una opción de $4,000 dólares en el precio de la Lariat (que incluye un motor 2.7 litros EcoBoost V-6), o $3,000 dólares en las otras dos versiones (que obtienen un motor 5.0 litros V-8 de serie). En ambos casos, los precios del diésel representan un premium de $2,400 dólares sobre el motor 3.5 litros EcoBoost V-6. Los clientes de las flotillas podrán pedir el motor diésel en las versiones XL y XLT en las cabinas SuperCab o SuperCrew con cajas de 6.5 u 8.0 pies (los precios para las flotillas no fueron anunciados).

En resumen, Ford espera que el Power Stroke represente alrededor del 5 por ciento de las ventas y que lo pueda vender a quienes remolcan constantemente. Haciendo números rápidos, el promedio nacional de los precios para la gasolina y el diésel sugiere que las 30 mpg de manejo en carretera del Power Stroke podría pagar los $2,400 dólares sobre el motor 3.5 litros EcoBoost en 21,000 o 25,000 millas (basándonos en las 21-25 mpg en carretera). Estén pendientes de nuestra comparativa entre la Ford F-150 diésel y Ram EcoDiesel.