Pruebas

A Fondo con la Toyota 4Runner 2018 Limited

Vieja pero con capacidades decentes

Vieja pero con capacidades decentes

La Toyota 4Runner se ha catalogado como una buena opción para el manejo en la ciudad. Aunque no tiene las mismas capacidades e historia que la Land Cruiser, eso no significa que el modelo no se pueda desempeñar en espacios donde no todos pueden llegar. Para conocer su desempeño en la ciudad, tuvimos a prueba una 4Runner durante unos días, donde la manejamos por las calles de Los Ángeles.

Con su enorme motor de 4.0 litros V-6 que produce 270 caballos de fuerza y 278 libras-pie de torque, la 4Runner podría ser un poco más rápida de lo que realmente se siente. Su enorme carrocería hace que el vehículo se sienta pesado – y lo es – pesando 4,817 libras. En nuestras pruebas, un modelo 2015 llegó a las 60 mph en 7.9 segundos y requirió de 125 pies para frenar de 60-0 mph. Desafortunadamente, la 4Runner comienza a sentirse un poco vieja. Cuenta con una transmisión automática de únicamente cinco velocidades, lo que no ayuda nada con el ahorro de combustible. Por cierto, según la EPA, la 4Runner 2018 entrega 17/20/18 mpg en ciudad/carretera/terreno combinado.

Aunque nosotros solo tuvimos la oportunidad de probarla en las calles, la 4Runner Limited cuenta con algunas características que mejoran su desempeño fuera del pavimento. Con un bloqueo del diferencial de deslizamiento limitado y tracción en las cuatro ruedas de tiempo completo, la 4Runner puede gozar de un poco de capacidad todoterreno. A pesar de contar con una buena suspensión, esta troca no puede ocultar su chasis tipo carrocería sobre bastidor. La SUV de tres filas no se siente bien plantada en las curvas e incluso algunos de nuestros editores aseguran que la Ram 1500 se siente mejor en las curvas, a pesar de ser más grande.

Por el otro lado, el conductor debería de sentirse cómodo en la lujosa cabina. Los terminados de madera en el panel central y la palanca de cambios son evidentes, y junto con el cuero marrón que tenía nuestro modelo le entregaban una buena combinación. Los grandes asientos delanteros me hicieron sentirme muy placentero mientras conducía la 4Runner. Su gran altitud daba una buena visibilidad hacia afuera, permitiéndome ver por arriba de los techos de los sedanes. Pero por el otro lado sentí que esta SUV se quedó corta en términos de tecnología. Como decía al principio, este es un modelo viejo, y aunque Toyota ha hecho algunos cambios en su estilo para mantenerla más fresca, la tecnología en el interior no ha avanzado. La pequeña pantalla de infotenimiento no cuenta ni con buenas gráficas ni con un sistema capaz. Tampoco hay Apple CarPlay ni Android Auto.

Por el otro lado, los adultos que viajen en la segunda fila se sentirán muy cómodos, pero la tercera fila es demasiado apretada. Los niños no tendrán problema en este asunto, y para darles un poco más de espacio, la segunda fila se puede deslizar hacia adelante. La segunda y tercera fila pueden abatirse, aumentando la capacidad de carga a un total de 88.8 pies cúbicos – aunque con la segunda y tercera fila puestas en su totalidad, los ocupantes solo tendrán 9.0 pies cúbicos de espacio de carga.

Con un precio inicial de $44,760 dólares, la 4Runner Limited es muy cara para lo que ofrece. Cabe destacar que estamos hablando de un modelo que no se ha renovado desde 2009, y está por cumplir una década de solo recibir cambios estéticos y alguna que otra mejora en el interior. Toyota sabe que su línea de SUVs y camionetas no está actualizada, y en un mercado en donde estos son los modelos que más rápido se venden, la marca nipona tiene que acelerar sus planes para renovar sus modelos.