Pruebas

A Fondo con la Nissan Rogue 2018

Bienvenido ProPilot Assist

Bienvenido ProPilot Assist

La Nissan Rogue se ha caracterizado por ser una SUV con gran valor y un diseño atractivo. La actual generación llegó en 2014 en un momento donde las SUVs empezaron a crecer rápidamente, y poco después se volvió el auto más popular de Nissan, superando incluso al Altima. Para el año modelo 2018 la Rogue muestra una cara ligeramente rediseñada y llega con la tecnología ProPilot Assist, un sistema que ayuda al conductor a entregar un manejo semiautónomo en la carretera.

Mi primer acercamiento con ProPilot Assist fue en esta Rogue que probé durante una semana y quedé impresionado por el buen desempeño que tiene. El sistema funciona a través de cámaras y radares ubicados en el frente del modelo que están hechos para detectar las marcas de los carriles y la distancia del vehículo de enfrente. El conductor únicamente tiene que presionar un botón de color azul en el volante para activar el sistema y seleccionar la velocidad máxima deseada. Después, el control crucero adaptivo funcionará en conjunto con el sistema de mantenimiento de carril para mantener el vehículo centrado y a la distancia seleccionada con el vehículo de enfrente. Las carreteras de Los Ángeles fueron el escenario para que probara esta función y su buen trabajo hizo que la Rogue se mantuviera centrada en el carril sin rebotar de un lado a otro. Hubo pocas instancias donde los radares no detectaron muy bien las marcas de los carriles debido a la fuerte reflexión del sol o porque no estaban fuertemente marcados y el sistema mandó una alerta auditiva para que el conductor sepa que ya no está funcionado. En caso de soltar el volante, pasarán unos tres o cuatro segundos hasta que el sistema manda una alerta auditiva y visual para que el conductor tome el control. Para cancelar la operación, el conductor simplemente tendrá que tocar el pedal del freno y la operación se cancelará inmediatamente.

A diferencia de otros vehículos que utilizan este sistema, ProPilot Assist funciona de una forma muy lineal y es fácil de entender y de utilizar. Si hay algo donde creo que puede mejorar es en la distancia que se mantiene entre el vehículo de enfrente y la Rogue, pero es comprensible que por razones de seguridad la menor distancia posible seleccionada sea todavía un poco espaciosa.

La Nissan Rogue 2018 es propulsada por un motor 2.5 litros de aspiración natural que entrega 170 caballos de fuerza y 175 libras-pie de torque y está asociada a una transmisión CVT. Este último es el punto más débil de la Rogue. Aunque Nissan ha hecho cambios a su transmisión para que entregue una relación más parecida a una automática, la CVT sigue siendo pobre y ruidosa. Aunque la sensación no es mala cuando uno arranca de cero, el problema es más notable cuando uno está circulando a 30 mph y quiere subir rápidamente de velocidad. El ruido en la cabina por parte de la transmisión es fuerte y se siente como si le costara mucho trabajo realizar esta fácil tarea.

Pasando al interior, Nissan ha hecho grandes mejoras en los últimos años respecto al diseño de la cabina. Nuestro modelo SL estaba equipado con el interior Platinum Reserve Interior que agrega cuero de color camello en los asientos, consola central, tablero y paneles de las puertas. La combinación con el color negro es elegante y le entrega una sensación más refinada a la cabina. No soy muy fan del color exterior Naranja Monarch y no me gustó la combinación de ese color con el cuero de nuestro modelo. En lugar de combinar bien, parece que trata de emular los colores, resultando en una combinación rara. Además, hay que pagar $395 dólares más por ese color exterior, mientras que el cuero color camello tiene un precio de $250 dólares.

Entre las opciones que tenía nuestro modelo también se encuentra el paquete Platino que agrega ruedas de 19 pulgadas, un freno de mano electrónico y el ya mencionado sistema ProPilot Assist. Este paquete únicamente está disponible en la versión SL, la más equipada, y tiene un costo de $790 dólares y me parece que agrega un gran valor a la Rogue. Por otro lado, el paquete Premium de $1,820 dólares agrega faros de LED y un techo panorámico.

Una de las adiciones más importantes a la Nissan Rogue 2018 es Apple CarPlay y Android Auto. La SUV de Nissan ahora cuenta con estas tecnologías desde el modelo base y se despliega a partir de la pantalla de 7 pulgadas. Al ser el modelo SL, disfrutamos de un buen sistema de sonido Bose con 9 altavoces, así como muchas características de seguridad incluyendo monitoreo de punto ciego, alerta de tráfico cruzado, alerta de salida de carril e intervención inteligente del carril.

En total, nuestro modelo llegó a los $36,915 dólares, un precio poco caro para el tipo de vehículo que manejamos. No hay duda que el modelo tiene un buen aspecto por dentro y por fuera y está muy bien equipado, pero al compararlo con otros competidores puede volverse caro. Por ejemplo, la Honda CR-V más equipada con tracción integral tiene un costo de $35,035 dólares, una diferencia de casi $2,000 dólares en comparación con la Nissan. Aún así, aplaudimos las mejoras que Nissan ha hecho a la Rogue y esperamos que el fabricante tome nota para los otros modelos de su alineación.