Pruebas

A Fondo con el Mazda MX-5 RF 2017

El chico más divertido de la cuadra

El chico más divertido de la cuadra

Para nosotros los entusiastas, hay pocas cosas más gratificantes que conducir un deportivo o convertible (o los dos) por caminos sinuosos. La pasión, adrenalina y sentir el momento de cómo el coche se desliza por el pavimento y la sensación de una buena aceleración y agarre en las curvas es espléndida. Desafortunadamente la mayoría de estos vehículos son poco accesibles. Pero afortunadamente Mazda creó un roadster convertible divertido de conducir, accesible y con un look bastante atractivo, el Mazda MX-5.

La versión que probamos es la RF, lo que significa que tiene el techo rígido. Usted recordará que hace poco más de un año probamos la versión con el techo de lona – la cual nos encantó. Pero aunque el biplaza con techo duro se ve mucho mejor y es un poco más premium gracias a que el techo es automático, nos gusta más el modelo de techo suave. La diferencia es mínima, pero el peso extra ocasionado por toda esa estructura hace que el Miata RF no sea tan rápido como el MX-5, además de que encontramos mucho más balanceo de la carrocería en las curvas.

Pero aún así, el Miata RF es muy divertido de manejar. Al igual que el Miata con techo de lona, el RF es propulsado por un 2.0 litros de cuatro cilindros que entrega 155 caballos de fuerza y 148 libras-pie de torque. El motor está asociado a una transmisión manual de seis velocidades y disfrutamos sus recorridos cortos y la suavidad con la que se hacen los cambios. Aunque el Miata no es rápido, es un biplaza que entrega un manejo muy divertido y que dota al conductor de unos atributos que no encontramos en todos los vehículos. La conducción al aire libre es muy buena, ya que el aire nunca nos pega en la cara y si circulamos a velocidades debajo de las 40 mph podremos tener una llamada telefónica a través de Bluetooth. De hecho, cuando estaba conduciendo el RF por las calles de Los Ángeles, un conductor junto a mi me preguntó en un semáforo que qué tal me parecía el RF, porque él tenía el Miata de techo suave y no le gustaba que ni siquiera podía tener conversaciones por teléfono aunque tuviera el techo cerrado.

La versión que probamos era la Grand Touring, la versión más equipada que se ofrece en la alineación del Miata. A pesar de que contaba con muchas características de conveniencia como aire acondicionado automático, y una pantalla de siete pulgadas, echamos de menos Apple CarPlay y Android Auto. A pesar de que Apple CarPlay y Android Auto llevan tres años en el mercado (o casi) nos parece increíble que Mazda no esté haciendo ningún esfuerzo para traerle esta tecnología a sus usuarios.

Al igual que en el Miata de techo suave, el espacio interior es realmente reducido. Sin embargo, Mazda aprovechó cada pulgada de espacio para hacer al MX-5 lo más conveniente posible. Aunque no me atrevería a utilizar la palabra “cómodo” para describir el interior, reconozco que Mazda hizo un buen trabajo en tratar de acomodar todas las necesidades de los conductores en una pequeña cabina. La guantera, por ejemplo, se ubica entre los dos pasajeros, debido a que no había el espacio suficiente para ubicarla donde normalmente la encontramos. Los portavasos están escondidos detrás del descansabrazos, mientras que el pequeño compartimento ubicado en el descansabrazos tiene apenas el espacio suficiente para guardar unos lentes de sol.

En cuanto a seguridad, nuestro modelo contaba con algunas características como mantenimiento de carril, alerta de tráfico cruzado y monitoreo de punto ciego. Sin embargo, es importante recalcar que en los modelos más equipados de la mayoría de los fabricantes ya encontramos mejores características que esta, como frenado automático, control crucero adaptivo, etc.

Finalmente llegamos al tema del ahorro de combustible. Debido a que este biplaza es pequeño, el rendimiento de combustible que tenemos es de 26/33/29 mpg en ciudad/carretera/terreno combinado. Para un auto tan pequeño como este, estos números son muy pobres. Sin embargo, quienes conduzcan o tengan un Miata RF no se preocuparán por este detalle.

El precio de nuestra unidad era de $32,620 dólares y con los $300 dólares de pintura y $130 dólares del sistema de entrada sin llave el precio llegó hasta los $33,885 dólares incluyendo gastos de envío. Por ese precio, no hay ningún auto tan divertido como el Miata.