Pruebas

A Fondo con el Lincoln MKZ 2017

Nueva cara, más precio.

Nueva cara, más precio.

Hay muchos vehículos que pueden pasar desapercibidos. El Lincoln MKZ era uno de ellos, hasta que hace aproximadamente un año recibió una actualización, cambiando el diseño frontal y agregando un nuevo motor mucho más potente. El MKZ fue el primer vehículo de producción que recibió la nueva cara de Lincoln. Este diseño también lo tiene el Continental, aunque cuenta con rasgos más elegantes. Sin embargo, Lincoln ha hecho un gran trabajo para levantar al MKZ y atraer a más clientes a la marca.

La unidad que nosotros probamos fue la versión Reserve con el motor base. Un 2.0 litros turbo de cuatro cilindros impulsaba al MKZ con sus 245 caballos de fuerza y 275 libras-pie de torque. La transmisión automática de seis velocidades mandaba toda la potencia a las cuatro ruedas, mientras que una transmisión automática de seis velocidades mandaba la potencia a las cuatro ruedas a través del sistema de tracción total. Aunque esta combinación es la que se encontraba disponible antes de que el MKZ recibiera una actualización, el motor 2.0 litros sigue entregando la potencia necesaria para mover sin problemas al MKZ. Nos hubiera encantado probar el motor 3.0 litros, el propulsor exclusivo de Lincoln y que entrega hasta 400 caballos de fuerza. Aunque este fue el motor que probamos en el Continental, estamos seguros que se sentirá más rápido en el MKZ, ya que este último es más ligero. Un punto que nos hubiera gustado más es más sensación deportiva en la dirección y suspensión, ya que ambas fueron muy suaves, aunque esto es algo de lo que normalmente encontramos en un sedán de lujo de este tipo.

2017 Lincoln MKZ 30T AWD rear three quarter in motion

La experiencia es distinta en el interior, donde la palanca de cambios ha sido sustituida por unos botones ubicados en el lado izquierdo de la pantalla central. Esto liberó mucho espacio en el panel central, por lo que la cabina se siente amplia y moderna. Gracias la implementación de SYNC3, el MKZ ahora cuenta con Apple CarPlay y Android Auto, además de mejores gráficas en el sistema de navegación y el sistema de infotenimiento en general. El diseño del panel central es muy amigable y gracias a que no hay una palanca de cambios, hay un espacio de almacenamiento bajo el panel central en donde podemos poner artículos grandes como un iPad, ocultándolo a la vista de otros.

2017 Lincoln MKZ 30T AWD interior

Como era de esperarse en un sedán de este tipo, nuestro vehículo a prueba venía equipado adecuadamente. La versión Reserve cuenta con equipamiento de serie como aire acondicionado automático de doble zona, asientos delanteros con aire acondicionado y calefacción, tapizados de cuero en los asientos, tableros y paneles de las puertas y ajuste de altura y telescópico de forma eléctrica para el volante. Sin embargo, nuestro modelo agregó techo panorámico, el paquete de lujo (que agregaba faros adaptivos y el sistema de audio Revel), asientos traseros con calefacción. También contaba con el paquete de tecnología, que incluía control crucero adaptivo con la función Stop-and-Go, asistente de pre-colisión, detección de peatones, el sistema Active Park Assist para estacionarse sólo, asistente de mantenimiento de carril, sensores de estacionamiento en el frente y limpiadores con sensor a la lluvia.

En cuanto a ahorro de combustible, el MKZ entrega 20/28/23 en ciudad/carretera/terreno combinado, por lo que se ubica un poco debajo de sus otros competidores. El Cadillac ATS con el motor 2.0 litros y tracción total, por ejemplo, entrega 22/30/25 mpg, mientras que el Lexus GS 200t entrega 22/32/26 mpg.

Finalmente llegamos al precio y el Lincoln MKZ así de equipado, tiene un costo de $51,970 dólares, algo sorpresivamente caro para un sedán de tamaño mediano. Aunque cuenta con un equipamiento decente y tecnología suficiente, más de $50,000 dólares para un sedán de tamaño mediano es un precio caro, sobretodo si pensamos que todavía hay una opción más cara con el motor 3.0 litros, que podría llegar a rondar los $60,000 dólares, dependiendo del equipamiento.