Pruebas

A Fondo con el Genesis G80 Sport 2018

Demostrando que el valor existe en las marcas de lujo

Demostrando que el valor existe en las marcas de lujo

La marca de autos de lujo Genesis se lanzó hace un par de años tras un gran estudio de mercado a nivel mundial y un impulso por parte de Hyundai de tener una división de lujo en su portafolio. Hyundai ya vendía sus modelos Genesis pero estaban dentro del portafolio de Hyundai y la rentabilidad no era tan grande como ahora. Al establecerse como una marca de lujo, Genesis tuvo que mejorar la calidad, diseño, comodidad y características en sus modelos. Con el nuevo G80 Sport, Genesis demuestra una vez más el gran trabajo que ha hecho para tener autos de lujo que son más accesibles.

El G80 Sport tiene una distancia entre ejes de 118.5 pulgadas y una longitud total de 196.5 pulgadas. Esto lo pone a la altura de un Serie 5 y Mercedes-Benz Clase E. El G80 Sport que manejamos es propulsado por un motor 3.3 litros turbo V-6 que produce 365 caballos de fuerza y 376 libras-pie de torque que está asociado a una transmisión automática de ocho velocidades. Esta combinación hace un buen trabajo y si le agregamos la tracción integral, su peso aumenta a 4,674 libras. Quizá uno de sus puntos débiles sea que el sedán se siente pesado, pero el gran desempeño que tiene el motor 3.3 litros turbo es tan bueno que pocas veces sentirá que el peso le resta potencia al vehículo.

Según la EPA, el G80 tiene un rendimiento de 17/24/20 mpg en ciudad/carretera/terreno combinado, lo cual me parece decente para un sedán equipado con un motor V-6 turbo.

La suspensión independiente en el eje delantero y trasero hacen que el movimiento dentro de la cabina sea mínimo. Las barras estabilizadoras en los dos ejes realizan un gran trabajo y mantienen muy estable y plantado al G80 durante las curvas. Como el nombre del modelo lo sugiere, la dirección eléctrica se siente un poco rígida, mostrando la deportividad.

El manejo en general es realmente bueno. Al igual que en el G90, el G80 tiene una gran insonorización dentro de la cabina, por lo que el ruido es mínimo. Como ya le comentaba, la potencia del G80 Sport es muy buena y el hecho de que hayan paletas de cambio al volante hace que la sensación deportiva incremente todavía más. Al manejar el G80 por una carretera sinuosa, el sedán se sintió bien planteado en parte gracias a su tracción integral. Al conducirlo en una carretera, el G80 Sport demuestra un buen arranque para incorporarse a los carriles centrales del freeway y quedará satisfecho al querer rebasar al vehículo de enfrente.

Nuestro modelo a prueba no contaba con ningún equipamiento adicional, pero aún así contaba con características muy buenas. En cuanto a características de conveniencia, nuestro G80 estaba equipado con una pantalla de 9.2 pulgadas con Apple CarPlay y Android Auto, una pantalla de 7 pulgadas en el tablero, head-up display, sistema de sonido Lexicon con 17 altavoces, espejos con atenuación automática, asientos delanteros con aire acondicionado y calefacción, aire acondicionado de doble zona, tapizados de cuero por todos lados y un portón del maletero eléctrico.

 

En cuanto a tecnologías de seguridad, nuestro G80 Sport estaba equipado con alerta de frenado automático con detección de peatones, monitoreo de punto ciego, alerta de mantenimiento de carril, control crucero adaptivo con seguimiento a bajas velocidades, alerta de tráfico cruzado y cámara de 360 grados.

Todo este equipamiento y rendimiento está disponible por $58,725 dólares. Para un sedán de este tipo, que está a la altura de otros sedanes de lujo, este precio es una ganga. Genesis demuestra una vez más que dentro del segmento de lujo existe el valor y que con esas capacidades seguirá conquistando más y más clientes.