Flashback: SUVs de 1975 – Jeep vs. Toyota

Qué diferencia hacen 42 años.

Qué diferencia hacen 42 años.

Hoy hay tantas SUVs en el mercado que tenemos la oportunidad de comparlas una con una y conocer sus objetivos verdaderos. Pero en 1970 los pocos modelos “deportivos utilitarios con tracción en las cuatro ruedas”, como nos referíamos a ellos, eran una parte minúscula de las ventas en esos tiempos. Esto hizo fácil obtener todas las ofertas de dos puertas para una comparativa. Nuestros colegas en esas épocas hicieron eso en agosto de 1975, comparando una Dodge Ramcharger, Jeep CJ-5, Jeep Cherokee, International Scout II y Toyota Land Cruiser y las evaluaron en un circuito de 73 millas entre la ciudad y carretera, así como en una parte de “rocas, grava y un río con tres pies de profundidad”. (En esa comparativa no participaron la Chevy Blazer o la GMC Jimmy y la Ford Bronco no estuvo disponible, al igual que la Plymouth Trailblazer). Estas son algunas observaciones curiosas que contrastan mucho con las SUVs que se ofrecen hoy en día.


Los V-8 abundan, pero no los caballos de fuerza

Prácticamente cada SUV que se ofrecía en el mercado contaba con un motor V-8, con la excepción de la Toyota Land Cruiser. Contenía un motor de seis cilindros en línea que producía 125 caballos de fuerza, lo que la hizo la más lenta del grupo (llegó de 0-60 mph en 14.0 segundos y completó el cuarto de milla en 20.3 segundos a 66.0 mph). La más rápida fue la Jeep CJ-5 con su motor V-8 de 304 pulgadas cúbicas y 150 caballos de fuerza, completando el cuarto de milla en 17.1 segundos a 76.8 mph a pesar de contar con una transmisión manual de tres velocidades. La Ramcharger de 235 hp y 340 libras-pie de torque la hacían la más potente, pero su peso de 5,020 libras impidieron que fuera la más rápida.


¿Cómodas?

Aparentemente quienes hicieron esta prueba esperaban toparse con tractores para las granjas porque expresaron su interés en encontrar algunas características elementales en estos vehículos. El paquete Renegade del Jeep “incluía grandes características, desde la extensión en las defensas hasta el encendedor para los cigarrillos”. También apreciaron su tela Levi resistente al agua. La Toyota se llevo las palmas por su acolchado, reposacabezas y manijas de las puertas tipo coche que le dan una “sensación de un auto para pasajeros”. La Ramcharger contaba con una consola de almacenamiento capaz de albergar una hielera para seis botellas, e incluso contaba con un gancho en el frente (¡?)


La Jeep es el Rolls-Royce

“La Jeep Cherokee es definitivamente el Rolls-Royce con tracción en las cuatro ruedas disponible en los Estados Unidos”. Entendemos que la Range Rover solo estaba disponible en la Unión Americana en el mercado gris desde 1974-1987, pero nos preguntamos cómo nuestros editores clasificaron a la lujosa Wagoneer. En todo caso, ellos llegaron a la conclusión basándose en algunos caprichos como el control crucero, aire acondicionado, radio AM/FM con cuatro altavoces, y frenos de disco y tipo tambor. Pero también, he viajado en Silver Shadows de 1975 y son más Jeep de lo que usted se imagina. Aún así, puede imaginarse que nosotros terminaríamos una comparativa de la Jeep Cherokee hoy diciendo: “Estamos sorprendidos que AMC no ofrece champán a los pasajeros”.


El desastre ergonómico de Toyota

Disponible con un toldo canvas, nuestros editores notaron rechinidos que salían del lujoso toldo y reportaron un chillido que venía del eje trasero. También se quejaron sobre los inescrutables controles del calentador, la posición del pedal que les daba calambres en las piernas, así como un insuficiente espacio para la cabeza para los ocupantes adultos. También se sentía inestable a altas velocidades y entregaba un “subviraje que se sentía como si la rueda delantera se fuera a meter debajo del vehículo”.


El Horrible 4WD

Hoy en día algunos se quejan de que tienen que girar una perilla en la consola para activar la tracción total, pero en el pasado frecuentemente tenía que salir del vehículo y manualmente bloquear cada eje antes de activar la tracción en las cuatro ruedas (y rezar por que nadie se quede atrapado en el lodo). La CJ-5 contaba con este tipo de activación, mientras que el sistema Lock-o-Matic del Scout II puede ser manualmente bloqueado (necesario para tener 4WD en reversa). La caja de transferencia NP203 de Dodge ofreció tracción en las cuatro ruedas todo el tiempo, sin tener bloqueos manuales, pero durante nuestras pruebas pesadas la transmisión se salió muchas veces del engranaje para caer en Neutral. No nos sorprende que la caja de transferencia Cherokee Quadra-trac era la más lujosa de todas, contando con un diferencial central de deslizamiento limitado con un switch electrónico en la guantera.


Suspensión de Ballesta

En aquellos tiempos, quienes contaban con máquinas utilitarias esperaban que se manejaran como camionetas y los fabricantes eran obligados a utilizar una suspensión de ballesta para el eje delantero y trasero en cada uno de estos cinco competidores. (Las versiones 4WD de la Chevy Blazer y GMC Jimmy estaban configuradas similarmente, pero la Bronco se llevó su crédito por contar con muelles helicoidales en el eje delantero.


Salpicadero

En busca de la ciencia y fotografías espectaculares, nuestros editores realizaron diversas carreras a altas velocidades en el riachuelo de 3 pies de profundidad. Nuestra observación astuta: “Abra las defensas delanteras como las de la CJ-5 y Land Cruiser y échele agua. Cuando el vehículo avanza hacia adelante, el agua es arrojada hacia el parabrisas y el conductor no ve nada. No había dichos problemas con las defensas cerradas de la Jeep Cherokee, como se muestra”.