Auto Shows Nueva York

Dodge Challenger SRT Demon 2018: Primer Vistazo

Hasta 840 caballos de fuerza.

Hasta 840 caballos de fuerza.

Dodge reveló lo que asegura es el muscle car más rápido del mundo: el Challenger SRT Demon 2018 con unos impactantes 808 caballos de fuerza y 717 libras-pie de torque con gasolina de 91 octanos para las calles y unos ridículos 840 caballos y 770 libras-pie de toque con gasolina de 100 o más octanos para la pista.

Hay suficiente potencia para que las ruedas delanteras se levanten, y Guinness World Records certificó al auto de producción al levantar del suelo por 2.92 pies sus ruedas delanteras.

2018 Dodge Challenger SRT Demon front end burnout 05

Dodge está promocionando al Demon como un auto legal para las calles que saldrá a la venta este otoño como el auto de producción más rápido del mundo en completar el cuarto de milla certificado por la Asociación Nacional de Hot Rod. Los ejecutivos de Dodge también aseguran que el Demon es más rápido que el Tesla Model S, algo que nosotros ubicamos como el auto más rápido que hemos probado, ya que llegó de 0-60 mph en 2.28 segundos. El Demon obtuvo un tiempo de 2.1 segundos, pero hay un gran asterisco junto a ese número: el Tesla es el auto más rápido probado en asfalto seco regular, pero el Demon fue probado en una pista de arrancones regular. Las pistas de arrancones cuentan con una capa de resina pegajosa y la tracción adicional puede quitarle algunas décimas de segundo. Así que tendremos que esperar un poco hasta que podamos probar el Demon en nuestras pruebas regulares.

Estas son algunas estadísticas:

  • Cero a 60 mph en 2.1 segundos. Cero a 100 mph en 5.1 segundos.
  • Cuarto de milla en 9.65 segundos a 140 mph, lo que significa que está legalmente prohibido de probar en una pista sin tener una jaula de seguridad.
  • Acelera a 1.8 g, llega a las 30 mph en 1.0 segundos.
  • Los caballos de fuerza entran en su totalidad a las 6,300 rpm y el torque a las 4,500 rpm.
  • Frena de 60 a 0 mph en 97 pies.
  • El modo Eco limita a 500 caballos de fuerza, inicia en segunda marcha y cuenta con relaciones cortas.

2018 Dodge Challenger SRT Demon engine

Dodge planea construir 3,300 Demon en su planta de Brampton, Ontario y 3,000 de ellos serán asignados para los Estados Unidos y 300 para Canadá. Es menos exclusivo que el Ford GT, que será limitado a 1,000 unidades en los próximos cuatro años y costará más de $400,000 dólares. Ese precio ni siquiera está cerca del Demon, que no llegará a las seis cifras cuando los pedidos comiencen en unos meses.

¿Qué hace que un fabricante invierta tiempo, energía y la pasión en un auto de bajo nivel y que esté limitado a una base de clientes cuando hay muchas más maneras de gastar el dinero en otros productos? Necesitaba distinguirse para que esté bajo el radar de todos hasta que los ejecutivos de Fiat Chrysler decidieron echar la casa por la ventana.

2018 Dodge Challenger SRT Demon interior

Primero deshicieron a un Hellcat, que produce 707 caballos de fuerza y 650 libras-pie de torque bajo el capó. La gente comenzó a darse cuenta. Las ventas del Hellcat son de bajos niveles pero las ventas del Scat Pack Challenger subieron de menos de 1 por ciento a 17 por ciento.

Dodge está haciendo un trabajo enorme con el Demon, un auto con mucha más potencia y toque que puede manejarse en la pista y puede liberar todo su poder. “Muchas veces necesitas ignorar los datos, ignorar los grupos de enfoque y construir un auto que se pueda defender”, dijo el presidente de Dodge, Tim Kuniskis. “Muchos modelos clave no tienen los mejores casos para fortalecer el negocio”. El objetivo del Demon es ser el más rápido, hacer que todo mundo hable sobre él y agrandar las fronteras de la marca en una época donde muchos hablan sobre autos que no entregan emoción.

Los distribuidores sabrán cuántas unidades recibirán más adelante y el precio no será revelado hasta unos meses antes de su lanzamiento para evitar que los clientes tengan que hacer depósitos antes de su entrega. Una vez que los clientes tengan sus pedidos, recibirán un manual con una portada de cuero con su nombre para anotar sus tiempos en la pista.