Comparativas Pruebas

Comparativa: Jeep Wrangler Unlimited Rubicon vs. Mercedes-Benz G550 vs. Toyota Land Cruiser

¿Qué harías si llega el Apocalipsis? Tratamos a estas SUVs como si fuera el fin del mundo.

¿Qué harías si llega el Apocalipsis? Tratamos a estas SUVs como si fuera el fin del mundo.

Parecemos estar obsesionados con el fin de la sociedad. Ya sean zombis, los soviéticos o nuestro deseo colectivo de que Estados Unidos vuelva a ser grandioso de nuevo, probablemente pasamos más tiempo soñando sobre el fin que cualquier otra civilización moderna. Tal vez sea debido a nuestra actitud positiva y naturaleza autosuficiente, o porque vemos al mundo como un lugar temporal. Y los periodistas automovilísticos no son inmunes a estos pensamientos.

Cuando hablamos sobre el fin del mundo en la oficina, nuestras mentes terminan frecuentemente pensando en qué vehículo querríamos durante un desastre indescriptible. Cuando el mundo llegue a su fin, sin importar la causa, va a tener que poder conducir su vehículo en una de nuestras casi 47,000 millas de carreteras interestatales. También tendrá que prepararse para las inclemencias del tiempo. Y por último, necesitará un vehículo que pueda llevarlo a usted y su familia por todo terreno hacia una zona segura. Ignore el costo (no obtendrá estos vehículos de un concesionario cuando se abran las puertas del infierno) y el lujo (¿acaso no es la vida el lujo más grande de todos?). El ganador de esta comparativa será el vehículo todo terreno listo para el fin del mundo, el más ideal para calamidades apocalípticas.

Las tres SUV que aparecen con más frecuencia en nuestros debates forman la base de nuestra prueba de comparación “róbelo si se acaba el mundo”: Jeep Wrangler, Mercedes-Benz G-Class y Toyota Land Cruiser.

Tienen muchas más cosas en común de lo que uno podría pensar.

Además de tener carrocerías sobre bastidores, cajas de transferencia, diferenciales con bloqueo y ejes de tracción, las tres tienen orígenes militares; una de ellas incluso da servicio a los poderosos Infantes de marina de Estados Unidos hasta el día de hoy. Sus orígenes marciales prometen la capacidad de ir rápida y confiablemente a cualquier parte, en carretera o en todo terreno, sin importar las condiciones.

De los tres vehículos, el Wrangler Unlimited Rubicon Hard Rock 2016 es el que está más a la altura del espíritu de sus ancestros, justo hasta el techo de lona (hay también una capota dura, que elegiríamos en el caso de lluvia radioactiva en el fin del mundo) y ejes Dana. El Jeep es impulsado por un Pentastar V-6 de 3.6 litros, de eficacia comprobada, que desarrolla 285 hp y 260 libras-pies de torque, acoplado a una transmisión automática de cinco velocidades. Los extras para ir a cualquier parte incluyen una caja de transferencia de dos velocidades Rock-Trac de uso rudo, con cambios manuales, ejes Dana 44 y diferenciales con bloqueo electrónico en ambos extremos. El Jeep también viene equipado con una desconexión electrónica de la barra estabilizadora para una articulación extra en todo terreno. Adicionalmente, el paquete Rubicon Hard Rock agrega una armadura extra a la carrocería en forma de un frente de acero (con tapas de los extremos desmontables), además de parachoques traseros y rieles para rocas Mopar.

Nuestra Land Cruiser 2016, la serie 200 de nuestros días, sería difícilmente reconocida por sus creadores. Tiene un refrigerador y espacio para ocho personas; la original ni siquiera tenía un techo o puertas. La Land Cruiser es impulsada por un motor V-8 de 5.7 litros que desarrolla 381 hp y 401 libras-pie de torque, acoplado a una transmisión automática de ocho velocidades, que es nueva para 2016. La Toyota cuenta con un sistema de tracción total permanente, con división delantera/trasera de 40/60 predeterminada y un diferencial central de bloqueo con deslizamiento limitado que envía torque al eje con más agarre. La Land Cruiser es el único vehículo aquí con suspensión delantera independiente (no se alarme; tiene un eje sólido tradicional en la parte trasera), pero lo compensa con un sistema de suspensión accionado hidráulicamente que ajusta de manera automática la resistencia de apoyo de las barras estabilizadoras para minimizar el levantamiento de las ruedas en todo terreno y maximizar la tracción en carretera.

El rango bajo activa todo un conjunto nuevo de herramientas todo terreno para la Land Cruiser, incluyendo Multi-Terrain Select (selección multi-terreno), diseñada para ayudar a que la Toyota tenga un mejor desempeño en el lodo, las rocas o la arena; Crawl Control, que ayuda a manejar la velocidad mientras la robusta Land Cruiser sube y baja por obstáculos pronunciados; y asistencia de giro en todoterreno que ayuda a mitigar la longitud de la Toyota en senderos estrechos bloqueando el neumático trasero interior durante las vueltas, lo que permite a la camioneta pivotar sobre dicho neumático, como un tanque.

Aunque la fórmula básica del Gelndewagen (el término en alemán para “vehículo todoterreno”) no ha cambiado en 37 años, logró avanzar con el tiempo. Los anémicos motores diésel de cuatro y cinco cilindros con los que se lanzó la G desaparecieron hace ya mucho tiempo. En su lugar, en la gama para Estados Unidos hay un par de motores V-8 y un V-12. Aunque estuvimos tentados de incluir una Mercedes-AMG G65 con motor V-12 de 621 hp para el fin del mundo, la Mercedes-Benz G550 2016 actualizada es una elección más razonable. Bajo su capó se encuentra el nuevo motor V-8 biturbo de 4.0 litros, que desarrolla increíbles 416 hp y 450 libras-pie de torque, acoplado a una transmisión automática de siete velocidades y un sistema de tracción total permanente. Al igual que la Jeep, los accesorios todo terreno de la G550 son bastante simples: un rango bajo que se puede cambiar electrónicamente y diferenciales de bloqueo central, delantero y trasero. La G-wagen obtiene puntos extras de genialidad por su uso militar actual con los Infantes de Marina de Estados Unidos como el vehículo provisional de ataque rápido.

El Camino a la Libertad

Más de la mitad de los estadounidenses viven en la costa oeste (expuesta a terremotos y tsunamis) y en la costa este (expuesta a huracanes). No es muy difícil imaginar un escenario en donde los habitantes de la costa tuvieran que escapar de cierto tipo de desastre causado por el agua hacia un terreno más alto. ¿Y los principales centros poblacionales? Evidentes objetivos de los malhechores o caldos de cultivo para una plaga. Las probabilidades indican que si usted es uno de esos 159.5 millones, tendrá que pasar un poco más de tiempo en la interestatal para escapar tierra adentro. Para simular dicha situación, Scott Evans, Jonny Lieberman y yo preparamos el Jeep, la Toyota y la Mercedes-Benz y nos dirigimos al noreste, hacia el noroeste de Colorado; 7,000 pies tienen que ser lo suficientemente altos como para escapar de una gigantesca ola, ¿verdad? Las millas hacia las montañas nos permitirían determinar qué vehículo escaparía mejor, equilibrando al mismo tiempo el rendimiento, el ahorro de combustible y la comodidad en carretera abierta.

Para escapar de prisa, es difícil superar a la G550. El ladrillo volador corre de 0 a 60 en 5.9 segundos. Si se pisa al máximo el acelerador a velocidades de carretera se favorecen los cambios descendentes rápidos, los biturbos aseguran una pared absoluta de torque que ayudará a la G a dejar atrás casi cualquier cosa, incluso a una altitud considerable. Aunque hay que pagar por ese rendimiento; la G550 logra una puntuación Real MPG de 17.0/15.3/16.2 mpg en ciudad/carretera/terreno combinado.

Sin los dos turbos, con dos cilindros y dos cambios menos que la Mercedes, el Rubicon acelera de 0 a 60 mph en 8.2 segundos. La combinación de motor V-6 y transmisión automática de cinco velocidades está bien en L.A., pero carece de la sorpresa de los rivales de el Jeep que tienen más torque, en especial en zonas elevadas. Rebasar se convierte un ejercicio de planeación anticipada y paciencia; no es ideal si necesita huir de prisa. (No tiene que ser el más veloz; simplemente no puede ser el más lento.) La clasificación Real MPG de 14.4/17.1/15.5 de el Jeep no es tampoco ideal para una supervivencia de largo plazo, así que tendrá que planear para rebuscar un bidón o dos de gasolina.

La Land Cruiser divide bien la diferencia. La Toyota tarda 6.8 segundos en acelerar de 0 a 60. El andar de la Land Cruiser es suave y la cabina es silenciosa. Aunque se puede mejorar más; los frenos son demasiado sensible y, en el modo de conducción predeterminado, la transmisión está fastidiosamente ansiosa por realizar cambios ascendentes en un intento de ahorrar combustible. Pero eso podría ser para bien. Gracias a la clasificación Real MPG de 12.3/19.2/14.7 de la Land Cruiser y de su relativamente pequeño tanque de combustible de 24.6 galones, nos pareció difícil avanzar más de 300 millas entre un reabastecimiento y otro en nuestro viaje por carretera a Colorado. Vale la pena mencionar que las Land Cruiser con especificaciones australianas incluyen como equipo estándar un tanque auxiliar de 11.9 galones; eso es algo de lo que definitivamente vale la pena asegurarse antes de que llegue el fin.

Llega el Invierno

Necesitábamos encontrar algo de polvo. Eso resulto ser tan simple como llamar a Steamboat Springs Colorado, en donde el conductor profesional de rally Tanner Foust perfeccionó sus habilidades y en donde pasamos un día perfeccionando las nuestras antes de soltar a la Land Cruiser, el Wrangler y la G550 en la nieve. La escuela de Bridgestone suministró un conjunto de neumáticos de invierno Blizzak para el Jeep y la Toyota. Mercedes aumentó recientemente el tamaño de las ruedas de la G550, por lo que actualmente no hay neumáticos de invierno que le queden. La mejor forma de averiguar qué vehículo dominaba la nieve sería dar unas emocionantes vueltas, una tras otra, contra espalda, para simular un escape con vida y nuestro equipo, con unos War Boys imaginarios en persecución. (Trajimos machetes; parecía una buena idea en su momento.) Acordamos que el vehículo con el mejor agarre, que se atascara lo menos posible y se sintiera más confiado merecería la corona del Rey del Norte.

Probablemente debimos habernos dado cuenta antes de sacarla dos veces de un banco de nieve, pero la Mercedes estaba en una gran desventaja por sus neumáticos. Con la nieve todavía fresca, los neumáticos Pirelli Scorpion Zero estándar lograron soportar bastante bien, pero una vez que la nieve comenzó a convertirse en nieve húmeda y hielo, se perdieron todas las apuestas. “Es difícil separar el rendimiento en la nieve de la G de su discapacidad de los neumáticos, pero mi instinto me dice que de todas formas sería el vehículo más laxo sobre neumáticos de invierno”, dijo Evans. “El elevado centro de gravedad y la distancia corta entre ejes son causa segura de sobreviraje, y aunque es un montón de diversión conducir de lado por la nieve, eso no es lo que se necesita cuando llega el fin del mundo”.

Comparada con la G-wagen, el Jeep podría estar sobre orugas de tanque. Con mucho menos peso para brincar y menos potencia enviada a los cuatro neumáticos Blizzak, tuvimos que trabajar realmente duro para lograr soltar la Jeep. Puede presionar a la Jeep para que realice algunos gloriosos giros escandinavos mientras trata de perder lo que esté justo detrás, pero para ello se requieren altas velocidades, donde salen a relucir algunas otras limitaciones de la Wrangler. “Todas las SUV dejaban huellas bastante grandes en la nieve, y cuando la Jeep se puso de lado y las cruzó, se sintió como si se fuera a desarmar por tanta sacudida”, dijo Lieberman. “¿Podemos echarle la culpa al eje de tracción delantero? En parte. Pero la G también tiene un eje de tracción delantero, y se sintió sólido”.

La Land Cruiser era prácticamente un auto deportivo en la nieve fresca, en comparación con las otras dos. La Toyota se agarró fácilmente a las huellas cubiertas de hielo y nieve a medio derretir, y fue el único vehículo de los tres que evitó chocar con un banco de nieve; además de ser el vehículo que logró vencer a los otros dos. “Se requirió un poco de manipulación física y giros suecos para liberar la Land Cruiser”, dijo Lieberman, “pero una vez que lo hicimos, todos pudimos dejar grabados derrapes perfectos al estilo Tanner Foust”.

Illustrations: Paul Laguette

Moab

Un mapa FEMA de la década de 1980 que encontré indicaba con detalles los primeros objetivos probables de ataque nuclear de la Unión Soviética, y confirmó que realmente solo habría una vía todo terreno de escape: Moab, Utah, donde probaríamos la capacidad en donde termina el pavimento. Después de consultar con nuestro guía local de senderos, Kevin Hawkins, llevamos nuestras SUV por Poison Spider, un sendero estrecho que se dirige a través de la roca resbaladiza de cascadas secas.

Dado que el Wrangler Rubicon se fabricó para condiciones como ésta, fue nuestro líder. “No tienes que conducir un Wrangler por todo terreno para saber que podrá trepar por cualquier cosa”, dijo Evans. Si la Jeep no podía pasar por un obstáculo, lo más probable es que la G550 y la Toyota tampoco pudieran. EL Wrangler hizo que todo fuera muy sencillo; bloquear los diferenciales y dejar que el Rubicon Hard Rock subiera por paredes empinadas de roca por su propia cuenta remedió cualquier dificultad que encontró el Jeep. “Supe que el Jeep lograría hacer su trabajo”, dijo Evans. “En los lugares en donde la G y la Cruiser hacían patinar sus neumáticos o tenían que probar una línea diferente, el Jeep subía como si no fuera nada”.

La Mercedes se veía fuera de lugar para la mayoría de la gente en el sendero, pero es como un infante de marina en uniforme azul. Pueden parecer formales, pero son capaces de cualquier cosa. Aun así, probablemente deba tener cuidado: la G tiene voladizos arreglados y ángulos respetables de aproximación y salida, pero sus enfriadores de aire cuelgan a un nivel peligrosamente bajo en el parachoque delantero. No es lo que se desea en todo terreno, o al conducir sobre enemigos eliminados. Aún con los condenados enfriadores de aire montados a un nivel bajo, la G-wagen fue impresionante en todo terreno. “Los tres diferenciales de bloqueo le dan la confianza de conducir sobre cualquier cosa, al igual que el impresionante rango de articulación del eje”, dijo Evans, aunque también comentó que “arrastrar las tontas puntas del escape de salida lateral que apuntaban hacia abajo se volvió molesto rápidamente, además de ser una garantía de atraer zombis en el peor momento”.

Mientras conducía por todo terreno en la Land Cruiser, en repetidas ocasiones me sorprendí diciendo que no iba a lograrlo, pero todas las veces la SUV me demostró que estaba equivocado.

No era porque pensara que Toyota no podía fabricar un vehículo todo terreno; es implemente que su tamaño y sus voladizos se sentían amplificados en el sendero. Sin embargo, la Land Cruiser viene con las herramientas necesarias para pasar por lugares estrechos donde pasan vehículos más pequeños. “La Toyota se ganó mi corazón”, dijo Lieberman. “Este vehículo de gran tamaño logró ir a todos los lugares a los que fueron los otros dos. Solo active los sistemas Crawl Control y Turn Assist, y la Land Cruiser bloqueará el neumático trasero interno para que casi pueda pivotar en su lugar”.

Solo los más fuertes sobreviven

Después de escapar de nuestro Armagedón artificial, pudimos imaginar que lograríamos pasar por el verdadero fin del mundo en las tres SUV. En los puntos importantes, todas estuvieron bastante equilibradas.

“Intelectualmente sabía que teníamos que elegir un ganador, un segundo lugar y un perdedor”, dijo Lieberman mientras debatíamos durante el viaje de 1,000 millas de vuelta a la civilización. “Aunque emocionalmente, mi corazón me indica que las tres SUV fueron igual de adorables. Quiero ser dueño de las tres”.

Aunque la Mercedes G550 logró pasar por todo, estuvimos de acuerdo en que el ahorro de combustible tan deficiente que exhibió, su tendencia a raspar costosas partes mecánicas en todo terreno y sus características de manejo que cortaban la respiración tanto en carretera como en la nieve, deberían poner a esta encantadora europea en tercer lugar. Y a pesar de la capacidad que demuestra el pequeño Jeep Wrangler Unlimited Rubicon Hard Rock en todas las superficies difíciles, su comportamiento en carretera realmente fue decepcionante. Ahora bien, la Toyota Land Cruiser hace todo lo que hacen el Jeep y la G. Se desempeñó con una gran capacidad en Moab y ofrece la mejor mezcla de velocidad y manejo en superficies en malas condiciones cuando simplemente necesita escaparse. Las tres son capaces de llevarlo a través del fin del mundo, pero creemos que la Land Cruiser es la que tiene más probabilidades de sobrevivir al Armagedón.

Tercer lugar: Mercedes-Benz G550

La legendaria G-wagen es el vehículo todoterreno competente y capaz que todos adoramos. Una pequeña armadura adicional para la carrocería y tal vez uno de los motores diésel que se ofrecen en Europa podrían haber sido suficiente como para agitar las cosas un poco.

Segundo lugar: Jeep Wrangler Unlimited Rubicon Hard Rock

El pequeño Jeep mantuvo una valiente lucha por el primer lugar. Puesto que muy probablemente nuestras dos principales quejas con respecto a la transmisión lenta y la falta de potencia se resuelvan cuando salga la próxima generación del Wrangler este año, Jeep buscará sin duda la revancha.

Primer lugar: Toyota Land Cruiser

Nos mostramos escépticos con respecto a su tamaño en un principio, pero la Toyota logra ser con pericia tan capaz en todo terreno como en la carretera. El Armagedón tal vez no sea mañana, pero definitivamente no nos importaría esperarlo en la Land Cruiser.