Comparativas Pruebas

Comparativa: Jaguar F-Pace S vs. Mercedes-AMG GLC43 vs. Porsche Macan GTS

Probamos tres SUVs de lujo con tracción total.

Probamos tres SUVs de lujo con tracción total.

Recuerdo el día en que descubrí que la gente tenía autos para el fin de semana. A mi amigo de la infancia Greg Dorris casualmente se le escapó decir que su papá tenía un auto de fin de semana guardado al norte de la ciudad en New Paltz, Nueva York. Era bastante difícil estacionar un auto en la ciudad de Nueva York. ¿Para qué batallar con dos?

Unas semanas después, nos amontonamos en su Honda Odyssey familiar para conocer el auto de fin de semana. Me sentí escéptico hasta que vi el Triumph TR6 color Verde British Racing, repleto de banderas de Union Jack en sus cuartos traseros, aparcado en un granero cualquiera.

De pronto lo entendí.

En los viejos tiempos (ya saben, en la década de 1990), los entusiastas orientados a la familia no tenían opciones en cuanto a un auto capaz de transportar a la familia, lidiar con la furia del invierno y correr a toda velocidad por una carretera rural una vez que la nieve desapareciera.

Hemos recorrido un largo camino desde entonces.

Jaguar F Pace S AWD Mercedes AMG GLC43 4Matic Porsche Macan GTS front end in motion

Las SUVs han evolucionado drásticamente, de bestias voluminosas y torpes de carrocería sobre bastidor a ser un transporte cotidiano sereno basado en autos con toques de lujo. Pero el lado deportivo de la ecuación (la creación de una vagoneta deportiva alta de cuatro puertas para ir a donde sea) ha estado notablemente ausente.

Se deben hacer ciertos compromisos: tiene que ser lo bastante grande como para cinco personas y su equipaje. Y debe contar con tracción total ya que, de acuerdo con el Departamento del transporte, el 70 por ciento de la población del país vive en donde caen al menos 5 pulgadas de nieve cada año. A nosotros los estadounidenses nos gusta estar preparados.

Por fortuna, Jaguar, Mercedes, y Porsche tienen ahora tres SUV nuevas que se ajustan a esta elevada factura, todo por el precio de una Chevy Suburban equipada; esto mientras esté uno dispuesto a sacrificar esa tercera fila que se utiliza pocas veces.

La Porsche Macan GTS está diseñada para cubrir la brecha de rendimiento entre la Macan S de especificaciones más bajas y la Macan Turbo de especificaciones más altas. La Macan GTS comienza con el motor V-6 biturbo de 3.0 litros de la S, que cuenta con una calibración modificada de la ECU para obtener una abundante potencia de 360 hp y 369 libras-pie de torque. El V-6 está acoplado con la transmisión automática PDK de doble embrague y siete velocidades; la potencia se transmite hacia un sistema de tracción total equipado con vectorización de torque opcional basada en los frenos. La GTS también cuenta con los amortiguadores electrónicos de la Turbo, acoplados a una suspensión neumática estándar con una menor altura de circulación. Todo esto por un precio inicial de $68,250 dólares, o de $89,070 dólares(!) para el vehículo totalmente equipado de muestra que evaluamos.

Jaguar F Pace S AWD Mercedes AMG GLC43 4Matic Porsche Macan GTS front three quarter turn

Mientras tanto, la nueva F-Pace S de Jaguar es la primera SUV de la marca. Basada en la misma plataforma que el sedán XF, la F-Pace es la SUV más poderosa aquí; su V-6 supercargado de 3.0 litros desarrolla 380 hp y 332 libras-pie de torque. El V-6 transmite su potencia a través de una transmisión automática de ocho velocidades a un sistema de tracción total que favorece el eje trasero, con vectorización electrónica de torque. La gran SUV Jaguar tiene un precio inicial de $58,695 dólares, mientras que el precio de nuestro vehículo a prueba es de $72,018.

La Mercedes-AMG GLC43 cambia el motor de cuatro cilindros de la GLC300 por un 3.0 litros V-6 biturbo que desarrolla 362 hp y el mayor torque del trío: 384 libras-pie. Su V-6 calibrado por AMG está acoplado a una transmisión automática de nueve velocidades, y la suspensión neumática AMG brinda a la GLC43 un andar más deportivo en comparación con las GLC que no son AMG. Nuestra GLC43 con pocas opciones de equipamiento es la que ofrece el mayor valor del grupo; el precio de la que evaluamos es de $63,505 dólares, pero tiene un precio inicial de $55,825.

Elegir el mejor vehículo deportivo familiar para todo clima de este trío no sería fácil en la soleada ciudad de Los Ángeles. En cambio, decidimos ordenar un juego de neumáticos de invierno para cada uno, cargamos los neumáticos en el maletero de nuestro trío y nos dirigimos al noreste hacia la nevada ciudad de Steamboat Springs, Colorado, a 1,000 millas de distancia.


Mi ruta o la carretera

Jaguar F Pace S AWD Mercedes AMG GLC43 4Matic Porsche Macan GTS rear three quarter in motion

Es un trecho largo desde California hasta Colorado, pero las interminables millas de carretera permitieron que el territorio de calidad superior determinara la capacidad y la comodidad en el viaje por carretera.

La Porsche Macan GTS no es la más pequeña, pero se siente como si lo fuera. La cabina es estrecha y se vuelve incómoda después de una hora o más detrás del volante. Los asientos sacrifican demasiada comodidad a cambio de un respaldo deportivo. En el aspecto dinámico, la Macan ofrece la emoción de la aceleración, con un sprint de 0 a 60 mph en 4.5 segundos. Es la carrera más rápida aquí; y con neumáticos estándar para las cuatro estaciones. Empata con la Mercedes (con neumáticos de verano) al obtener 13.4 segundos en el cuarto de milla, pero a una velocidad más lenta de 99.1 mph. Los frenos delanteros actualizados de la Macan Turbo ayudan a la GTS a detenerse de 60 a 0 mph en 112 pies, y obtiene cifras apropiadas para la marca en la prueba de la pista en forma de ocho con su tiempo de 25.0 segundos a un promedio de 0.75 g.

La Mercedes-AMG GLC43 es más feliz navegando por las autopistas que su compatriota alemana. Su suspensión neumática tiene un suave andar en modo Comfort, mientras que el motor rasguea silenciosamente con la transmisión en novena marcha. La cabina es un lugar agradable también, con sus cómodos asientos y un diseño no recargado. A pesar de su sensación suave, la Mercedes se despierta al pisar el acelerador. El motor tira fuertemente y el hecho de que la suspensión trasera se baje durante la aceleración brusca refuerza su estatus como cohete de autopista. Llegar de 0-60 mph tarda 4.7 segundos y también recorre el cuarto de milla en 13.4 segundos, pero a 104.3 mph. Gracias a su ventaja en el agarre de los neumáticos, la Mercedes logra el mejor resultado de la prueba en distancia de frenado desde 60 mph de 109 pies y el segundo tiempo más rápido en la pista en forma de ocho, con 25.2 segundos a 0.75 g.

La F-Pace S logra la difícil tarea de seguir siendo atractiva mientras navega por la carretera interestatal. Con una posición de conducción elevada y su longitud extra en comparación con las otras dos SUV, la cabina de la Jaguar se siente abierta y espaciosa. Su calidad en el interior no se compara con la de Mercedes, pero es un lugar agradable para pasar algo de tiempo. El V-6 supercargado de la Jaguar es agradablemente silencioso en la autopista, pero se despierta y suena épico cuando encendemos la mecha. La F-Pace logra un tiempo de 0 a 60 mph de 5.2 segundos y el cuarto de milla lo completa en 13.8 segundos a 100.6 mph. Es la más lenta de las tres, pero no se siente así. La mejor distancia de frenado de 60 a 0 mph de la F-Pace fue de 115 pies, y su rendimiento en la pista en forma de ocho fue de 26.1 segundos con un promedio de 0.69 g.


En la altura de las Rockies

Jaguar F Pace S AWD Mercedes AMG GLC43 4Matic Porsche Macan GTS front end in motion

Después de nuestro esfuerzo de todo un día en la autopista, estábamos desesperados por algo de entretenimiento. Mientas atravesábamos Colorado, dirigimos nuestras SUV a los caminos montañosos del Continental Divide.

Fuera de su elemento en la autopista, la Macan se luce avanzando a toda velocidad por un camino secundario. “Es muy capaz y confiable”, dijo el editor asociado Scott Evans. La dirección de la Macan es rápida y precisa, incluso aunque carezca de sensación, y el sistema opcional Porsche Torque Vectoring + de $1,490 trabaja duro para girar rápidamente la parte trasera de la Macan y orientarla en la dirección correcta. Aunque la Macan es excelente en un camino secundario, el editor de crónicas sénior Jason Cammisa dijo que los cambios de su transmisión PDK no son tan rápidos como en otros vehículos Porsche. “Los cambios son brutalmente severos en el modo Sport Plus, o interrumpe la potencia, lo que anula el propósito de las transmisiones de doble embrague”, dijo. El motor V-6 de la Macan podría usar también un poco de refinamiento; los dos motores turbo son lentos en moverse a menos de 2,000 rpm, y el motor se siente como si se quedara sin energía al aproximarse a la línea roja.

La F-Pace S logra transmitir el factor de diversión que tenía en la autopista en los caminos sinuosos. Con el selector de modo de conducción de Jaguar en Dynamic, la F-Pace se conduce como una vagoneta alta. Su dirección es rápida y comunicativa, y el V-6 responde de inmediato al accionamiento del acelerador, de modo que el conductor nunca sentirá la necesidad de más potencia. A pesar de que la Jaguar tiene muelles de acero en comparación con la suspensión neumática de la Mercedes y la Porsche, su andar y balanceo de la carrocería estuvieron bien controlados; la amortiguación de la suspensión evitó que el camino congelado perturbara el equilibrio del crossover. “Se siente firme y sensible en una curva, siempre lista para abalanzarse sobre la siguiente”, dijo Evans. “Sin duda es la más divertida y emocionalmente gratificante de conducir”.

En modo Sport Plus, la Mercedes demostró ser bastante capaz de navegar por una curva. Su transmisión automática de nueve velocidades ayuda a mantener elevadas las revoluciones y el motor en acción. La dirección es lineal y sensible, y compite con la Jaguar por la mejor calidad de manejo del trío. A pesar de la configuración deportiva de AMG, la GLC43 tiene muelles más suaves que los otros dos crossovers. Claro que la suspensión neumática se hace más rígida, pero hay más balanceo de la carrocería en la Mercedes, socavando la confianza del conductor y la velocidad en las curvas, en comparación con la Macan y la F-Pace.


Guerreros del Invierno

Al llegar a Steamboat Springs, llamamos a nuestros amigos de Bridgestone Winter Driving School para que nos prestaran una de sus pistas.

La investigación de Bridgestone muestra que el 28 por ciento de los conductores equipan sus vehículos con neumáticos de invierno; el resto opta por usar los neumáticos para las cuatro temporadas todo el año. Así que para reflejar cómo conducimos realmente los estadounidenses, primero probaríamos el sistema de tracción total de cada vehículo con los neumáticos de serie y luego intercambiaríamos un juego de neumáticos de invierno proporcionados por el fabricante para ver cómo cambiaban las cosas.

Eso representaba un dilema específico para la Mercedes-AMG. Aunque la Mercedes incluye neumáticos estándar para las cuatro temporadas, nuestro vehículo de prueba venía equipado con neumáticos de verano Michelin Latitude Sport 3. Están diseñados con goma suave y rodaduras de poca profundidad para maximizar el rendimiento en condiciones más cálidas. Además, comienzan comúnmente a perder su efectividad a medida que su temperatura se aproxima a 45 grados. A temperaturas por debajo del punto de congelación y sobre nieve o hielo, es como intentar patinar sobre hielo con patines de ruedas en línea.

Los neumáticos de verano Michelin nos llevaron a Colorado a pesar de las temperaturas por debajo del punto de congelación, pero sobre nieve, su capacidad se agotó rápidamente. El sistema de tracción total de la Benz, configurado permanentemente con una división de torque de 31/69 en las partes delantera/trasera, realiza un formidable trabajo para lograr que la AMG GLC43 acelere siempre de una manera suave, pero en el instante en el que se vuelve uno agresivo con el acelerador, el volante o los frenos, ¡vaya uno a saber!

Después de divertirnos un poco deslizándonos con impotencia, cambiamos los neumáticos por un juego de neumáticos de invierno Michelin Latitude Alpin, que demostraron tener un buen desempeño. Aunque acelera con fluidez desde un punto muerto nevado, hay que tener cuidado en las curvas porque la división de torque fija de la Benz casi siempre induce el subviraje en las curvas. Al intentar hacer que la GLC43 gire más rápido induciendo el sobreviraje con el acelerador, los sistemas de control de tracción y estabilidad aplicaron desesperadamente los frenos para recuperar el control. “Definitivamente el control de estabilidad está calibrado para la superficie ocasionalmente resbalosa, no para conducir en clima invernal todo el tiempo”, dijo Evans. Si desactivamos los controles de seguridad y ponemos la GLC en uno de sus modos deportivos, la AMG es capaz de realizar bellos derrapes suaves en las curvas nevadas.

Andando sobre un juego de neumáticos Michelin Latitude Tour HP para las cuatro temporadas, la Porsche Macan GTS tuvo un rendimiento sólido en la nieve. Aunque tampoco hay un modo de clima invernal dedicado en la Macan, el modo Off-Road demostró ser un buen sustituto en condiciones más difíciles. Dicho esto, el modo de conducción normal de la Macan hace un buen trabajo de enviar la potencia a la rueda con la mayor tracción. “La computadora manipula la división de torque en las partes delantera/trasera inteligentemente”, dijo Evans. “El control de estabilidad ofrece más aceleración al revertir el volante en vez de solo restringir todo hasta que cada rueda deje de derrapar”.

Una vez equipada con los mismos neumáticos de invierno que la Mercedes, la Macan GTS es prácticamente imparable en la nieve. El sistema de tracción total de la Porsche y su vectorización del torque ayudan a asegurar que la Macan tenga suficiente agarre. Con los controles de seguridad desactivados, la Macan evoca a los autos de rally 911 de antaño. “Es bellamente equilibrada en la nieve”, dijo Cammisa. “Es neutral bajo un frenado de arrastre delicado, pero la potencia del motor pasa inmediatamente a 50/50 adelante/atrás al aplicar potencia, dificultando la acción de iniciar los derrapes con el pedal derecho”. Evans estuvo de acuerdo, y añadió que son necesarios muchos acelerones para lograr que derrape.

La F-Pace es una sorprendente estrella de rock en sus neumáticos de serie para las cuatro temporadas. Con neumáticos Goodyear Eagle F1 Asymmetric AT y en su configuración de conducción predeterminada, la Jaguar se sintió estable y firme incluso al acelerar y frenar bruscamente, gracias a su sistema Adaptive Surface Response (sistema de respuesta adaptativo). Es obvio que los ingenieros de Jaguar pasaron mucho tiempo “del otro lado del pasillo” en Land Rover. Con el sistema de selección de tracción de la F-Pace en modo de lluvia/hielo/nieve, este vehículo se vuelve aún mejor, acelerando al subir por las colinas cubiertas de hielo incluso con la desventaja de los neumáticos. “Es el mejor auto aquí para el conductor común en un clima inclemente”, dijo Evans.

Con un juego de neumáticos de invierno Yokohama WDrive (sin duda un diseño de neumáticos obsoleto, que no es ni asimétrico ni direccional), la Jaguar es un monstruo. Prácticamente acelera y gira como si estuviera sobre pavimento. Y las cosas mejoran todavía más cuando se desactivan los controles de seguridad. Ponga la transmisión en modo manual para mantener el V-6 rugiendo y la F-Pace se convierte en la máquina de derrape absoluta. Su chasis está maravillosamente balanceado con una dirección ágil, y su sistema de tracción total diseñado para favorecer el eje trasero hace un trabajo excepcional de mantener la SUV de Jaguar en la dirección que el conductor desea.


El Podio

Jaguar F Pace S AWD Mercedes AMG GLC43 4Matic Porsche Macan GTS front three quarter 02

La Porsche Macan GTS tuvo un rendimiento sólido en nuestras pruebas de caminos secundarios y clima invernal, pero su comportamiento en el viaje por carretera y su torcida transmisión no nos convencieron, lo que provocó que quedara en tercer lugar. También está la cuestión de su precio; la diferencia en el precio de la Macan no es ni siquiera de $20,000 dólares con respecto a las otras.

Con un precio más bajo y un interior más lujoso, la Mercedes ofrece un mejor valor que la Jaguar. Además, es sumamente cómoda en la autopista y se defiende a la hora de pisar el acelerador. Sin embargo, su división de torque fija de tracción total simplemente la vuelve menos capaz y divertida que las otra dos en la nieve, con lo que la GLC43 quedó relegada al segundo lugar.

La Jaguar F-Pace manipula con pericia las demandas competitivas de ser un transporte familiar, un vehículo para la autopista y un bombardero en los caminos secundarios. Si a eso le sumamos su excepcional rendimiento en la nieve y su espaciosa cabina, la Jaguar supera a la Mercedes para la victoria. Así es, esto significa que nuestra SUV del año fue derrotada en un campo de juego invernal. Pero en este caso, la ventaja en clima invernal de la Jaguar con su equipamiento superior y una experiencia de conducción más atractiva es suficiente para otorgar a la F-Pace el primerísimo lugar sobre la equiparable Mercedes.