Comparativas Pruebas

Comparativa: Crossovers subcompactos 2015-2016

Chevrolet vs. Honda vs. Jeep vs. Mazda vs. Nissan vs. Subaru

Chevrolet vs. Honda vs. Jeep vs. Mazda vs. Nissan vs. Subaru

Existe una teoría en el estudio de las generaciones: después de una cantidad de tiempo, los rasgos característicos de una generación se repiten en una generación futura.

Yo diría que el mercado automotriz responde a los mismos cambios generacionales. Tome por ejemplo el auto promedio que alguien en la década de 1930 conduciría, como el Chevrolet Standard Six. Los autos eran sedanes de dos compartimentos que usaban de manera eficiente todo el espacio asignado por su distancia entre ejes y, debido a la mala calidad de las carreteras estadounidenses antes de que existieran las interestatales, estos sedanes eran elevados para mejorar la calidad del manejo.

¿Le suena familiar? Los crossover compactos tienen muchas de las mismas respuestas básicas de ingeniería a los deseos de la generación de los millennials. ¿Diseños de dos compartimentos para maximizar el volumen interior y el almacenamiento? Verificado. ¿Andar elevado para lidiar con las carreteras irregulares? Ya está. Estos CUV son lo que la industria automotriz ha preparado para los compradores modernos similares.

Algunos, como el Nissan Juke SL y el Subaru XV Crosstek, son participantes establecidos. Otros como el Chevrolet Trax LT 2015, el Honda HR-V 2016, el Jeep Renegade Latitude 2015 y el Mazda CX-3 2016, son nuevos participantes.

 

Manejo

Si se trata del manejo, es difícil vencer al Subaru XV Crosstrek. Con la distancia entre ejes más larga y la mayor distancia al suelo del grupo, el manejo del Crosstrek nos impresionó en nuestros circuitos de conducción. “La conducción más cómoda hasta ahora”, anotó el editor asociado Scott Evans. “Tampoco cede mucho en cuanto al manejo”. Tal vez en forma subjetiva, pero en cuanto a lo objetivo, el XV se fue casi hasta la última posición del grupo en cuanto al manejo. Gracias a su CVT orientada al ahorro de combustible, el crossover alto recorrió la pista en forma de ocho en 28.0 segundos.

El Jeep Renegade es otro que sobresale por su calidad en el andar. El andar del Renegade es firme, pero indulgente. El Renegade sacude un poco a su conductor en algunas ondulaciones severas, pero nunca castiga. “Al estilo Jeep” es probablemente la mejor forma de describirlo. En la pista, el Renegade recorrió la pista en forma de ocho en unos interminables 28.4 segundos. Nuestro editor asociado Benson Kong dijo que ofreció “un frenado fuerte e inmediato, junto con reflejos en la dirección”. El Trax y el HR-V se ubicaron en la parte media del espectro. Por lo general el Trax se comporta bien en la carretera, aunque algunos pensaron que el Chevy exhibió un balanceo excesivo de la carrocería durante las vueltas. El andar del Honda estuvo del lado más severo para un CUV sin pretensiones deportivas. El HR-V terminó la pista en forma de ocho en 28.0 segundos, mientras que el Trax tardó 29.2 segundos.

Los cohetes de bolsillo de Mazda y Nissan fueron los mejores en la prueba en cuanto al manejo. Tanto el CX-3 como el Juke hacen honor a sus diseños deportivos. El andar del CX-3 es rígido sin llegar a ser malo. Nuestro director digital Chris Clonts observó que el CX-3 “absorbe los golpes de las carreteras bastante bien”. Evans dijo: “uno podría divertirse mucho con este vehículo”. En general, la calidad del andar del Juke tiene un poco de todo. El Nissan hace frente a los golpes en el camino, pero rápidamente se vuelve frágil en las secciones onduladas de la carretera. El CX-3 y el Juke empataron durante nuestras pruebas de manejo. El Mazda completó una vuelta de 27.6 segundos y el Juke recorrió la pista en forma de ocho en 27.1 segundos.

 

Rendimiento

Aunque el rendimiento límite raras veces es importante para los compradores promedio, es útil saber cuáles son las capacidades de un vehículo. En línea recta, el más rápido del grupo (lo que no es sorpresa) es también el más potente. El Juke es impulsado por un motor I-4 turbocargado de 1.6 litros que desarrolla 188 hp y 177 libras por pie de torque. Esa potencia se canaliza a través de una CVT a un sistema de tracción total seleccionable por el conductor que cuenta con tres modos: tracción delantera, tracción total y tracción total con vectorización de torque. Nuestro Juke aceleró de 0 a 60 mph en 7.4 segundos y recorrió el cuarto de milla en 15.8 segundos a 88.9 mph. La CVT de Nissan también responde bien a las maniobras para rebasar, como lo demuestra su tiempo de 3.7 segundos para llegar de 45 a 65 mph.

Fuera de los confines de nuestra pista de prueba, el Juke fue un compañero divertido. Desde su chapa metálica polémica hasta su tren motriz, el Juke “está ensamblado con base en el concepto de que la conducción debe ser divertida”, observó Kong. En general, conducir el Juke es justo eso: divertido.

“Diversión” también es una palabra que puede usarse para describir al Mazda CX-3. El CX-3 es impulsado por un motor I-4 de 2.0 litros que desarrolla 146 hp y 146 libras por pie de torque, acoplado a una transmisión automática de seis velocidades y a un sistema de tracción total que usa la temperatura ambiental y el estado del limpiaparabrisas (además de la disposición normal de sensores del vehículo) para determinar cuándo y cuánta potencia necesita canalizarse de la parte delantera a la trasera. Aproximadamente con 40 caballos de fuerza menos que el Juke, el Mazda necesitó 8.6 segundos para llegar a 60 mph y 16.6 segundos para recorrer el cuarto de milla a 83.0 mph. La maniobra para rebasar de 45 a 65 mph tomó 4.6 segundos.

Aunque el Mazda fue más lento en la pista que el Juke, detrás del volante no se notaría la diferencia. “Incluso más atractivo que el Juke turbocargado”, escribió el editor asociado Jason Udy. Clonts señaló “No es tan divertido como conducir un Mazda3, pero definitivamente tiene la misma esencia de ‘divertido para conducir’”.

El Jeep Renegade quedó atrás del Mazda. En el caso del Jeep, el motor más grande y la mayoría de las relaciones de la transmisión le conceden cifras de rendimiento en la mitad del rango. El Renegade es impulsado por un motor I-4 de 2.4 litros que desarrolla 180 hp y 175 libras por pie de torque acoplado a una transmisión automática de nueve velocidades y a un sistema de tracción total seleccionable por el conductor. Al igual que la mayoría de los vehículos Jeep, el Renegade está disponible con sistemas múltiples de tracción total. En el caso de nuestro vehículo de prueba Renegade Latitude, está disponible el Jeep Active Drive que incluye un interruptor de bloqueo de tracción total además de los amigables modos Snow (nieve), Sand (arena) y Mud (lodo) seleccionables por el conductor. La burda transmisión automática de nueve velocidades del Renegade lo limitó en la pista, logrando un tiempo de 9.0 segundos de 0 a 60 mph y un tiempo de 16.9 segundos en el cuarto de milla a 80.8 mph. El Jeep necesitó 4.8 segundos para acelerar de 45 a 65 mph.

En el camino, el Renegade se conduce mucho mejor de lo que sus cifras sugieren. El Jeep se siente rápido y confiable desde el arranque y sus modales en carretera son excepcionales. Su transmisión es el único interrogante, ya que la caja de engranes exhibió en ocasiones cambios duros y traspiés durante nuestro recorrido. En más de una ocasión batalló para averiguar en qué marcha debería estar. “El Jeep cambia de manera desconcertante entre mantener una marcha y cambiar demasiadas marchas, todo en la misma extensión de carretera”, dijo Kong.

El HR-V de Honda quedó ligeramente detrás del Renegade. Bajo el capó del HR-V se encuentra un motor I-4 de 1.8 litros que desarrolla 141 hp y 127 libras por pie de torque, acoplado a una CVT y un sistema de tracción total. El HR-V necesitó 9.5 segundos para llegar a 60 mph, 17.3 segundos para terminar el cuarto de milla a 82.2 mph y 4.8 segundos en nuestra prueba para rebasar, pero las cifras no cuentan toda la historia.

“Si alguna vez desea una aceleración moderada o un poco más, se decepcionará”, dijo Evans. Kong señaló: “No recuerdo haber escuchado antes un sonido tan ‘tenso’ en el motor 1.8 del Civic… la lógica de la CVT tiene al motor en la línea roja a la hora de entrar a la autopista”. A decir verdad, yo pensaba que todos estaban ahogándose en un vaso de agua, pero incluso aunque el HR-V no es el vehículo más lento del grupo, se siente como si lo fuera. Probablemente el agobiado motor combinado con el excesivo ruido en la cabina sea el culpable, ya que algunos de los contendientes más lentos adquieren velocidad sin dramatismo.

El Trax cuenta con el motor más pequeño del grupo, y aun así fue solo el segundo más lento del grupo. El Trax se desplaza gracias a un motor I-4 turbocargado de 1.4 litros que desarrolla 138 hp y 148 libras por pie de torque, acoplado a una transmisión automática de seis velocidades y tracción total. El Trax necesita 10.1 segundos para llegar a 60 mph y 17.5 segundos para completar el cuarto de milla a 78.2 mph. La prueba para rebasar le tomó al Trax 5.8 segundos. Aunque por lo general nos gustan los motores turbocargados pequeños, no somos fanáticos de la configuración del Chevy. La potencia es adecuada en el mejor de los casos, y el Trax es realmente afectado por el retraso del turbo y una transmisión que no quiere salir de la marcha más alta.

A pesar de su motor de cuatro cilindros y 2.0 litros que desarrolla 148 hp y 145 libras por pie de torque (el promedio de su clase), el Subaru queda resollando y resoplando en el polvo. El XV necesitó 10.3 segundos para acelerar de 0 a 60 mph y 17.7 segundos para terminar el cuarto de milla a 79.3 mph. El Crosstrek logró evitar el peor rendimiento de la prueba para rebasar, necesitando 5.6 segundos para pasar de 45 a 65 mph. Aunque fue lento en la pista, en el mundo real no se notaría. El Subaru no se siente tan lento como lo indican sus cifras, siempre y cuando no pise el acelerador a fondo. Aunque pisar a fondo el acelerador puede ser una carga para el XV, si lo pisa a la mitad, el Subaru acelera de manera agradable sin la sensación de que el motor está agobiado.

 

Eficiencia

Una de las principales razones por las que los fabricantes de automóviles esperan que los de crossover pequeños atraigan a los compradores jóvenes es debido a que consumen menos gasolina que las SUV de mayor tamaño. Para ver cuál CUV es el más “miserable” en consumo de gasolina, entregamos las llaves a nuestro equipo de análisis de emisiones para algunas pruebas. Pero primero, una confesión: no tenemos cifras de la prueba Real MPG para el XV Crosstrek, ya que nuestro equipo no se lleva bien con la ECU del Subaru. Ahora bien, después de las tres semanas de prueba no tenemos razones para dudar de la puntuación que logró el XV de 26/34/29 mpg en ciudad/carretera/combinados de la EPA.

De los cinco vehículos restantes que pudimos probar, el CX-3 resultó vencedor, excediendo sus estimaciones de ahorro de combustible de la EPA de 28/33/30 mpg con una puntuación de Real MPG de 28.6/34.4/30.9, una mejora del 2 por ciento alrededor de la ciudad, del 4 por ciento en carretera y del 3 por ciento en mpg combinados.

El HR-V no quedó muy detrás del CX-3. Con una clasificación de la EPA de 27/32/29, el HR-V también superó sus puntuaciones oficiales del gobierno, logrando 27.7/32.7/29.8 en la prueba Real MPG. Hay una mejora del 3 por ciento, del 2 por ciento y del 3 por ciento en comparación con las cifras de la EPA en los ciclos de ciudad, carretera y combinados, respectivamente.

El Nissan Juke estuvo 1 mpg más atrás. Con una clasificación oficial de 26/31/28 mpg de parte del gobierno, el Juke logró 26.1/32.2/28.5 en la prueba Real MPG. Es una mejora ligeramente menor que la de su compatriota japonés: un cambio insignificante en la ciudad pero un aumento del 4 por ciento en la carretera y del 2 por ciento en mpg combinados.

De acuerdo con la EPA, el Chevy logró 24/31/27 mpg; sin embargo, descubrimos que consiguió 23.7/30.5/26.3 en la prueba Real MPG. Esto representa una decepcionante pérdida del 1 por ciento en ciudad, del 2 por ciento en carretera y del 3 por ciento en mpg combinados.

Al igual que su compañero crossover estadounidense fabricado en el extranjero, el Jeep Renegade no ganará ningún premio de Greenpeace al lograr una puntuación de la EPA de 21/29/24 mpg y 21.7/27.5/24.9 en la prueba Real MPG, lo que significa que la puntuación del Jeep fue un 3 por ciento mejor en el ciclo de ciudad, perdió el 5 por ciento en la prueba en carretera y logró un mejor resultado en terreno combinado.


Habitáculo/cabina

Se supone que los CUV deben tener cierta semblanza de utilidad integrada en sus diseños, lo que les permite ir a lugares y transportar cosas que un sedán común y corriente no puede. Dado el mercado para estos crossover, esa línea de utilidad puede volverse borrosa fácilmente. De acuerdo con la investigación de los fabricantes de automóviles, el objetivo de estos CUV es la población entre 20 y 30 años, el hombre urbano universitario, sin hijos y “preocupado por el estilo” que disfruta de las actividades al aire libre los fines de semana. En resumen, estos crossover no están diseñados para ser vehículos familiares. Algunos fabricantes tomaron esos datos en serio. Otros no lo hicieron.

Mazda obedeció esa investigación de mercado. El interior del CX-3 es precioso, y no sólo para ese segmento. Presenta una mezcla de cuero y gamuza color blanco, todo terminado con costuras contrastantes y atractivas molduras metálicas, asientos delanteros cómodos y geniales, que son la cereza del pastel. “Si va a pagar $30,000 por un crossover compacto, este interior es una buena forma de hacerlo”, dijo el editor de producción en jefe Zach Gale. Las pequeñas dimensiones del CX-3 hacen que el asiento trasero y la cajuela sean un poco menos atractivos. Evans dijo que “definitivamente se siente como un vehículo pequeño”.

Aunque el interior del CX-3 es acogedor, el Nissan Juke es algo más estrecho. Y no es que haya mucho más espacio disponible en el CX-3. Más bien el Juke no usa el espacio de una manera tan eficiente, desperdiciándolo en cosas como la consola central inspirada en las motocicletas. Los espacios del asiento trasero y para el equipaje se ven comprometidos también. Udy, después de su comprobado método de sentarse detrás del asiento del conductor teniéndolo en su posición de conducción preferida, dijo “puedo sentarme detrás sin problemas, pero realmente no quiero hacerlo”. El área de la cajuela también sufre mucho debido al estilo extravagante del Juke. “Es tan malo que hay una calcomanía de advertencia en el portón trasero para indicar que el equipaje ‘grande’ interfiere con la escotilla”, dijo Evans. Para toda la excentricidad que rodea al Juke, nos gustaron unos cuantos de sus toques, como el sistema de cámaras de 360 grados y la ingeniosa pantalla de información para el conductor en la parte inferior de la consola central.
El Chevrolet es otro vehículo arruinado por su cuestionable calidad interior. La cabina del Trax era un revoltijo entre cromo y aluminio tanto cepillado como pulido, mezclado con tapicería de tela en color negro y café. También había varios “huecos” notorios en los paneles. En cuanto a las cosas positivas, dejaré que Kong lo diga: “Haciendo a un lado los materiales, el interior está bastante bien distribuido. Cuatro portavasos fácilmente accesibles al frente, controles para el aire acondicionado en la parte trasera de la consola central, una alta segunda fila alta para ampliar el espacio para las piernas y muchos espacios de almacenamiento al frente”. Como bono adicional es el “hotspot” para Wi-Fi. (A los millennials les encanta el Wi-Fi.)

Los otros tres competidores hicieron un mejor trabajo en cuanto a balancear el estilo, la comodidad y el espacio de carga. El interior del HR-V fue el más versátil del grupo, en especial detrás del asiento delantero. El asiento trasero Magic Seat de Honda realmente ayuda, pues se pliega de muchas formas: arriba, abajo, horizontal, dividido (usted decide), lo que permite al Honda alojar cargas mucho más grandes de lo que sus dimensiones pudieran indicar. Esos asientos Magic Seat también son cómodos, aunque los miembros más altos de nuestro personal notaron que el espacio para la cabeza era reducido. También somos fanáticos del diseño asimétrico del tablero del Honda y de los versátiles portavasos que podrían servir también como almacenamiento oculto para teléfonos celulares y otros dispositivos. Haciendo a un lado el diseño, los asientos delanteros resultaron ser menos acogedores que los traseros. Varios editores se quejaron de sentirse apretados en la parte delantera del HR-V y de tener dificultades para encontrar una posición de conducción cómoda. “Pienso que tal vez Honda se haya obsesionado demasiado en el área de la segunda fila para atrás”, dijo Kong.

Aunque el diseño del interior del XV no le conseguirá ningún premio, es agradable estar sentado dentro del Subaru. Los enormes cristales de la cabina del Crosstrek fomentaron una sensación general de amplitud en la cabina, al tiempo que dan al conductor una visibilidad excepcional. La cabina del Subaru derrocha calidad y funcionalidad, gracias a la suave cuero y a un sistema de información y entretenimiento fácil de usar. “Los asientos son sorprendentes”, dijo Kong. “Son tan acogedores que podría uno viajar horas en ellos”. Tanto la primera como la segunda fila lograron una alta puntuación por su comodidad, y todos apreciaron la gran capacidad de carga que ofrece el XV.

El vehículo que logró un equilibrio más eficaz entre estilo y funcionalidad fue sin duda alguna el Jeep Renegade. El interior del Renegade contaba con una variedad de tela, cuero y plásticos de alta calidad. Desde el sólido sonido que hacen las puertas al cerrarlas, hasta los diversos huevos de Pascua esparcidos por toda la cabina (¡busque la silueta de Sasquatch en el asiento trasero!), los pequeños detalles en el interior del Jeep contribuyen en gran medida a dar la impresión de que el Renegade es un vehículo de alta calidad. Y además es espacioso. El techo alto significa que incluso Gale, que mide 6 pies y 4 pulgadas, está cómodo en el asiento trasero, y nos complació descubrir que el voladizo trasero corto no perjudica el espacio de carga.

 

Seguridad

Aunque la seguridad tal vez no sea una prioridad tan alta para el comprador proyectado de un CUV como para una familia con un bebé, sigue siendo una métrica importante a la hora de comprar un auto nuevo. Al momento de escribir este artículo, los únicos competidores de la Gran Prueba (Big Test) que participaron en la prueba de choque de la NHTSA y la IIHS fueron el Trax, el Juke y el XV Crosstrek. De los tres, el Juke es el menos seguro. En las pruebas de la NHTSA el Juke obtiene tres estrellas para choques frontales, cinco estrellas para laterales y cuatro estrellas por volcadura para una puntuación total de cuatro estrellas. En las pruebas de la IIHS el Juke obtiene una clasificación insatisfactoria para la difícil prueba de small overlap y una buena puntuación en moderate-overlap, lateral, resistencia del techo y sujeción de cabeza/asiento.

Las puntuaciones de la IIHS tanto del Chevy como del Subaru fueron casi idénticas: obtuvieron la clasificación de “Bueno” en general. El Trax está en la lista Top Safety Pick de la IIHS, mientras que el XV es Top Safety Pick + gracias a su tecnología disponible de seguridad activa EyeSight. Aunque ambos obtuvieron cinco estrellas en general de la NHTSA, el Trax y el XV varían un poco en las puntuaciones. El Trax obtuvo cinco estrellas en todas las pruebas excepto la de volcadura, en donde recibió cuatro estrellas, mientras que el Crosstrek logró cinco estrellas en impacto lateral y cuatro estrellas en las demás pruebas.


Valor

Hay dos formas de analizar el valor: al estilo Wal-Mart y al estilo Costco. En el estilo Wal-Mart por lo general los compradores buscan lo más barato que haya disponible, y el estilo Costco se caracteriza porque los compradores buscan el máximo rendimiento de su dinero, incluso aunque esto signifique gastar un poco más.

Los seguidores del primer estilo probablemente se vean tentados por nuestro vehículo de prueba Chevy Trax LT, muy bien equipado con un precio de $25,315. También vale la pena considerar este Honda HR-V totalmente equipado con el nivel EX-L y navegación, a un precio de $26,720.

En cuanto a los compradores de Costco, su mejor opción es el Mazda CX-3. Con una buena apariencia, gran ahorro de combustible y un conjunto completo de tecnología de seguridad activa con el precio estimado de $30,035 para nuestro vehículo de prueba (el precio oficial no se había anunciado aún al momento de escribir este artículo), el CX-3 es la elección más inteligente.

 


Costo de propiedad

Muchos compradores no piensan en cuánto les costará un vehículo durante su tiempo de vida útil. Para averiguar cuál CUV es el que genera un menor costo, recurrimos a IntelliChoice para evaluar el costo de propiedad de cinco años para nuestro grupo de vehículos. Puede ver el costo total de propiedad desglosado en el gráfico que se incluye, pero el Subaru fue sin duda alguna el vehículo con el menor costo de propiedad. Todo comienza con el concesionario, en donde los compradores del XV se beneficiarán de su precio de compra proyectado de $27,952, que fue el segundo más bajo del grupo. Además, los compradores del Subaru se benefician del segundo lugar en cuanto a los costos más bajos de seguro y combustible, el tercer lugar en costos más bajos de reparación y (aquí está el truco) la menor depreciación del grupo. Mientras que los compradores de los otros cinco CUV tendrán que lidiar con el hecho de que sus vehículos perderán la mitad de su valor durante los 5 años, el Subaru sólo se depreciará $10,143. El Crosstrek costará a sus propietarios $3,500 menos durante los cinco años que el siguiente vehículo más económico.

Chevrolet Trax LT AWD Honda HR-V AWD Jeep Renegade Latitude 4×4 Mazda CX-3 AWD Nissan Juke SL AWD Subaru XV Crosstrek
Promedio de gastos por estado $394 $405 $414 $417 $410 $420
Depreciación $14,010 (54%) $13,658 (48%) $14,961 (50%) $16,434 (52%) $14,232 (51%) $10,143 (36%)
Financiamiento $2,506 $2,717 $2,845 $3,016 $2,698 $2,683
Seguro $6,598 $7,261 $7,057 $7,728 $7,932 $6,699
Gasolina $8,836 $8,234 $9,748 $7,472 $9,427 $8,103
Mantenimiento $2,162 $1,770 $2,139 $2,102 $2,833 $2,523
Reparos 483.00 681.00 587.00 $729 $665 $663
Costo de propiedad por cinco años $34,989 $34,726* 37,751 $37,898* $38,197 $31,234
Objetivo de compra Intellichoice $26,120 $28,330 $29,651 $31,428 $28,116 $27,952
*Estimado
PRECIO DE COMPRA: El precio de objetivo de compra incluye cargos de destino e impuestos promedios por estado aplicados a la transacción.

Conclusión

El XV ofrece el mejor manejo y costo de propiedad; un interior espacioso y de mucha utilidad; buena economía de combustible; y una calificación Top Safety Pick+. Todas estas características esconden fácilmente su rendimiento. Objetivamente, el Jeep también es un competidor débil, pero aún así obtuvo dos votos en primer lugar, gracias a su personalidad y estilo y cómodo interior. Pero su transmisión temperamental y el reciente paro de venta debido a “problemas con el software” son razones preocupantes.

El Mazda es uno que es difícil de vender debido a su costo de propiedad, pero su rendimiento atlético, interior elegante y la mejor economía de combustible lo hacen llegar al segundo lugar. ¿Nuestro mejor equipamiento? De la segunda fila para atrás, el Honda HR-V, sin dudas. Mientras tanto, el Trax cuenta con buena seguridad y el Juke empató con el CX-3 como los más divertidos, pero ninguno tuvo puntos extras para elevar su calificación.

 

Clasificación

Primer lugar: Subaru XV Crosstrek

Con una alta competitividad tanto en papel como en el camino, el XV nos convenció en virtud de su adorable naturaleza de ir a todas partes, su excelente manejo en el camino y su buena apariencia; su bajo costo de propiedad, alto ahorro de combustible y cabina espaciosa lo impulsaron todavía más hacia la cima del montón.

Segundo lugar: Mazda CX-3

Atractivo, eficiente y agradable de conducir. Si el CX-3 fuera menos costoso, más barato y pudiera alojar más cosas en el maletero, estaríamos viendo al vehículo ideal.

Tercer lugar: Jeep Renegade

Es difícil no dejarse encantar por este pequeño Renegade, aunque su personalidad supera por mucho sus verdaderos méritos. El Jeep puede ser elegante y cómodo, pero si FCA invirtiera la mitad del tiempo trabajando en la transmisión de nueve velocidades para hacerla más sensible y eficiente como en el caso de los huevos de Pascua del jeep, estaríamos viendo al ganador.

Cuarto lugar: Honda HR-V

Un vehículo de transporte altamente calificado se ve frustrado por una cabina ruidosa, asientos incómodos y un motor diminuto.

Quinto lugar: Chevrolet Trax

Con una seguridad y un valor sólidos, el mayor problema del Chevy es su tediosa personalidad que lo hace perderse en la confusión.

Sexto lugar: Nissan Juke

Adoramos la amorosa personalidad del Juke (¡y su pintura morada!) pero no lo suficiente como para ignorar el resto del paquete.