Primera Prueba Pruebas

Chevrolet Cruze LT Hatchback 2017: Primera Prueba

Parece rápido, ¿pero realmente lo es?

Parece rápido, ¿pero realmente lo es?

La popularidad de los hatchbacks finalmente está aumentando. A pesar de su éxito en el extranjero, los hatchbacks han tenido dificultad para ganar terreno en Estados Unidos. Aunque por lo general es apreciado por los entusiastas de automóviles, la mayoría de los consumidores huyen del espacio de carga adicional que proporciona un hatchback. Pero las cosas están cambiando. Chevrolet alega que hubo un incremento del 9 por ciento en las ventas de hatchbacks pequeños el año pasado. Es decir, el Chevrolet Cruze 2017 hatchback. El sedán Chevrolet Cruze Premier 2017 tuvo un buen desempeño en nuestra Gran Prueba de sedanes compactos al llevarse la medalla de plata detrás del Honda Civic EX, de siete rivales sedanes compactos. Tras poseer muchos hatchbacks a través de los años (mi estilo de carrocería favorito), me emocionó ver lo que el Cruze hatch tenía reservado, en especial el equipado con la transmisión manual de seis velocidades como equipamiento de serie. Mi niño corredor interior estaba muy agradecido.

Antes de adentrarnos en el hatchback, dejemos primero algo en claro. Al acercarme al Cruze en color Red Hot equipado con el paquete RS, inmediatamente pensé: “es un hot-hatch, gracias al gran alerón reluciente y al kit de carrocería con apariencia deportiva. Luego eché un vistazo a los neumáticos 205/55R16 para las cuatro temporadas y mi emoción se estremeció. Esas paredes laterales son demasiado gruesas como para algo deportivo. Al salir del estacionamiento, recorrí todas las marchas por primera vez, tomé una curva rápida y luego me detuve bruscamente. Sabía exactamente con lo que tenía entre manos. Este no es un “hot-hatch”. El Cruze hatch es un hatchback regular con un paquete RS de apariencia deportiva. Pero de ninguna manera es esto algo negativo. Simplemente no deje que el paquete RS lo haga pensar que este hatchback está fabricado para competir con vehículos como el Ford Focus ST y el Volkswagen Golf GTI.

Por lo general, el espacio de carga adicional es el factor determinante cuando los consumidores compran un hatchback. El Cruze hatch no es ninguna excepción. El sedán ofrece hasta 14.8 pies cúbicos de espacio de carga en comparación con los 24.7 pies cúbicos del hatch con los asientos traseros en su posición normal, y la enorme cantidad de 47.2 pies cúbicos con los asientos abatidos. Lo que las cifras de pies cúbicos no muestran es la facilidad de poner algo voluminoso dentro del vehículo. Trate de meter algo alto y ancho, como un pequeño sofá en su sedán. No podrá. Un hatchback lo aceptará gustosamente. Lo sorprendente es que el Cruze hatch es 8.5 pulgadas más corto que el sedán (la distancia entre ejes es la misma), lo que aumenta la capacidad de maniobrar en espacios cerrados. El Cruze tiene una capacidad menor que los 52.7 pies cúbicos del Volkswagen Golf hatchback (con los asientos traseros abatidos) pero ligeramente mayor que la capacidad de 46.2 pies cúbicos del Honda Civic Hatchback. El Subaru Impreza hatchback supera a todos con 55.3 pies cúbicos de almacenamiento (el Hyundai Elantra GT 2018 cuenta con 55.1 pies cúbicos).

¿Recuerda esos neumáticos? Bueno, ayudan a brindar un andar cómodo. A velocidades bajas y especialmente a velocidades de carretera, el Cruze hatch absorbe las imperfecciones del camino con la misma eficiencia o quizá mejor que la mayoría de los otros compactos. La desventaja es el manejo. El Cruze se balancea y cabecea como un Camry, pero una vez que se asienta el chasis, el hatchback ofrece un buen agarre, aunque no mucha confianza, lo que permite que usted lo maltrate un poco en su camino secundario favorito. Solo no espere demasiado. “En las últimas vueltas pude coordinar mejor el proceso de soltar el freno y girar el volante hacia dentro para entrar a la curva con suavidad, pero de no hacerlo así, se produce un subviraje”, comentó el director de pruebas Kim Reynolds después de algunas vueltas por el circuito en forma de ocho de Motor Trend.

La palanca de cambios del Cruze fue objeto de muchas quejas y disipa cualquier insinuación de que este es un auto divertido de conducir. Al conducir normalmente, la palanca de cambios se siente de baja calidad, con recorridos largos y una mala acción del embrague. “Un varillaje de cambio terrible, con una sensación de fragilidad”, comentó el editor de pruebas de manejo Chris Walton. “Una acción del embrague imprecisa y torpe”.

2017 Chevrolet Cruze LT hatchback shifter

Si conduce el hatchback de manera rápida, solo se pondrá peor. “El mayor problema es el cambio: vaya que es malo”, comentó Reynolds. “Me recuerda cuando aparecieron por primera vez las palancas de cambios de cables y apenas funcionaban. Aquí su único recurso es cambiar de marcha con lentitud y ser muy deliberado”. Por desgracia, hay más malas noticias para la palanca de cambios. Para accionar reversa, el Cruze usa lo que puede describirse mejor como una palanca parecida a un gatillo, ubicada en la base de la palanca de cambios. Si la presiona con un dedo, se asemeja mucho al gatillo de un controlador de videojuegos. Dependiendo de la forma en que agarre la palanca de cambios, la de reversa podría estorbar debido a su ubicación, y se siente de mala calidad.

Con una palanca de cambios problemática y una suspensión regordeta, ¿qué tal se desempeñó el Chevy en la pista? El motor 1.4 litros turbo de cuatro cilindros produce 153-hp y 177 libras-pie de torque e impulsa al Cruze hatch hasta las 60 mph en 8.4 segundos, un tiempo más rápido que los 9.2 segundos del Subaru Impreza 2017 con aspiración natural (CVT), pero más lento que los 7.5 segundos del Civic Sport 2017 hatchback turbo (con transmisión manual de seis velocidades) y que el tiempo de 7.8 segundos del Volkswagen Golf 2015 turbocargado (con transmisión automática de seis velocidades). El Cruze podría haber tenido un sprint más rápido hasta las 60 mph, pero no fue fácil hacer arrancar el hatchback. “Uno de los autos más frustrantes para arrancar”, comentó Walton. “A pesar de desactivar los controles de estabilidad y tracción, no deja que derrapen las ruedas y corta el acelerador por varios segundos si lo intento”. Además, los engranajes demasiado altos del Cruze no ayudan y sacan a relucir el retraso del turbo del motor.

El tiempo de 27.5 segundos del Cruze en la pista en forma de ocho lo coloca adelante del Impreza (28.2 segundos) y ligeramente detrás del Civic hatchback y del Golf SportWagen (26.8 y 27.2 segundos, respectivamente). El frenado no es uno de los puntos fuertes del Cruze. El Chevy requirió de 123 pies para detenerse desde las 60 mph, detrás de los 115 pies del Civic, de los 118 pies del Impreza y de los 117-118 pies del Golf. La sensación del freno es buena para el segmento, y también es firme.

Tanto el Subaru Impreza de tracción total como el Chevy Cruze de tracción delantera tienen una clasificación de la EPA de 28/37 mpg (8.4/6.4 L/100 km) en ciudad/carretera, superando las 25/35 mpg (9.4/6.7 L/100 km) del Golf, pero debajo de las 30/39 mpg (7.8/6 L/100 km) del Civic (ambos de tracción delantera). Los engranajes más altos de la transmisión ayudaron a mantener esta clasificación competitiva. En la prueba de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras, el Chevrolet Cruze hatchback 2017 obtuvo cuatro estrellas de cinco por su calificación de seguridad general, por debajo del Subaru, del Honda y del Volkswagen, que recibieron todos cinco estrellas. El Cruze ofrece una serie de características y tecnologías de seguridad para asistir al conductor, pero no están disponibles con la transmisión manual. Lo mismo se aplica a los vehículos Civic, Impreza y Golf.

El Chevrolet Cruze hatch tiene un precio inicial de $22,115 dólares. Nuestro vehículo de prueba incluyó como equipamiento de serie el sistema de audio Chevrolet MyLink con una pantalla táctil a color de 7.0 pulgadas, Apple CarPlay, Android Auto y una zona de acceso 4G LTE Wi-Fi. Esta fue mi característica favorita en el Cruze. El sistema MyLink fue rápido e intuitivo, Apple CarPlay fue fácil de configurar y de usar, y la conexión a la zona de acceso Wi-Fi fue muy simple. Sin embargo, solamente hay un puerto USB. Nuestro Cruze también venía equipado con el paquete opcional llamado Convenience, que incluye el asiento del conductor eléctrico ajustable de ocho posiciones, entrada sin llave, botón de arranque y asientos delanteros con calefacción. El paquete RS que mencioné anteriormente es equipamiento de serie en el Cruze hatchback manual e incluye un kit de carrocería deportiva, faros antiniebla, alerón trasero y una insignia RS en la parrilla de color rojo.

Chevrolet hizo un buen trabajo al diseñar su nuevo hatchback. Haciendo a un lado la palanca de cambios manual (puede optar por la transmisión automática), la clasificación de choques mediocre y el manejo nada deportivo, el Cruze logra buenos resultados en todas las demás áreas. El cómodo andar del hatchback, su motor con mucho torque, los espaciosos asientos traseros, el abundante espacio de carga, la buena visibilidad hacia afuera, el excelente diseño interior y su apariencia atractiva hará felices a la mayoría de sus propietarios. Pero no deje que la oveja en piel de lobo lo engañe. Este es un hatchback para quienes desean una apariencia deportiva sin las típicas complicaciones de los “hot-hatch” con una gran conducción.

Chevrolet Cruze hatchback (LT) RS 2017
PRECIO BASE $22,115 dólares
PRECIO DEL VEHÍCULO A PRUEBA $22,965 dólares
ESQUEMA DEL VEHÍCULO Motor delantero, FWD, 5-pasageros, hatchback de 4 puertas
MOTOR 1.4L/153-hp/177-lb-ft turbo DOHC 16-válvulas I-4
TRANSMISIÓN manual de 6 velocidades
PESO EN VACÍO (DISTRIBUCIÓN DELANTERA/TRASERA) 2,860 libras (61/39%)
DISTANCIA ENTRE EJES 106.3 pulgadas
LARGO X ANCHO X ALTO 175.3 x 70.5 x 57.7 pulgadas
0-60 MPH 8.4 segundos
CUARTO DE MILLA 16.4 segundos @ 86.8 mph
FRENADO, 60-0 MPH 123 pies
ACELERACIÓN LATERAL 0.81 g (promedio)
PISTA EN FORMA DE OCHO 27.5 seg @ 0.61 g (promedio)
AHORRO DE COMBUSTIBLE SEGÚN LA EPA 28/39/32 mpg ciudad/carretera/terreno combinado
CONSUMO DE ENERGÍA EN CIUDAD/CARRETERA 120/86 kW-hrs/100 millas
EMISIONES CO2, COMBINADAS 0.60 lb/milla