Premios Truck of the Year

Chevrolet Colorado ZR2: Finalista a la Camioneta del Año de Motor Trend 2018

Una revolucionaria en su segmento

Una revolucionaria en su segmento

Nos gusta: su capacidad todoterreno de ir a cualquier parte y hacerlo todo y su excelente comportamiento en el pavimento.

No nos gusta: su titubeante caja de cambios.

Si hubiera un candidata sorpresa para el título de este año de Camioneta del Año, definitivamente sería la Chevrolet Colorado ZR2.

La Colorado ha ganado antes el premio y Chevy realizó algunos cambios extensos para crear una impresionante versión todoterreno de esta camioneta dimensionalmente ordenada.

La nueva ZR2 cuenta con una carrocería remodelada de manera agresiva, suspensión elevada, amortiguadores Multimatic DSSV listos para Baja California, además de bloqueo de los diferenciales delantero y trasero; esto la convierte en nuestra exploradora preferida. “Superó de manera aplastante todos los desafíos todoterreno”, dijo Rechtin. Nishimoto agregó: “Se desliza sobre las rocas y surcos sin esfuerzo”.

Bajo el capó, el motor 2.8 litros turbodiésel de cuatro cilindros que entrega 186 hp acoplado a una transmisión automática de seis velocidades no se modificó, pero el 3.6 litros V-6 a gasolina con 308 hp y su transmisión de ocho velocidades son nuevos, con lo que aumentó un poco sus caballos de fuerza y cuenta con tecnología de ahorro de combustible al arranque.

En el pavimento, el comportamiento de la ZR2 es excepcional, pero su manejo es juguetón como el de un cachorro ansioso. Pero aunque el nuevo tren motriz de gasolina representa una mejora considerable, la caja de cambios titubea constantemente: la falta de torque a bajas vueltas es aparente. Además, el motor diésel, que es más lento pero a la vez más eficiente, podría aprovechar la transmisión automática de ocho velocidades.

Aunque la mayoría de las personas no necesitan remolcar, la ZR2 tuvo que esforzarse pero pudo transportar de manera adecuada una carga de 4,000 libras por la pendiente de Davis Dam. En nuestra prueba en un estacionamiento, fue fácil maniobrar la ZR2 con su corta distancia entre ejes y un remolque, hasta que retroceder en línea recta significó perseguir su propia cola.

En el interior, Walton descubrió, entre algunas deficiencias, una parte inferior del asiento demasiado corta y la falta de una manija de agarre en el pilar A. Además, en definitiva es necesario mejorar el brillo, alcance y claridad de sus faros.

Pero para sus propósitos primarios, la ZR2 es revolucionaria en su segmento.