Primer Manejo Pruebas

Bentley Continental Supersports 2017: Primer Manejo

Manejando el Bentley con una 700 caballos de fuerza.

Manejando el Bentley con una 700 caballos de fuerza.

Han pasado 13 años desde que el Bentley Continental GT de 12 cilindros y tracción total hiciera su debut. Como el primero de los Bentleys del Volkswagen Group, era un cupé con postura de bulldog, fabricado sobre una asombrosa plataforma demasiado compleja, compartida con otro de los proyectos favoritos del jefe supremo de Volkswagen Ferdinand Pich: la limusina VW Phaeton. El Bentley Continental Supersports 2017 comparte una gran parte de su equipamiento fundamental con el del Conti GT original. La edad no lo ha fatigado.

En el año 2003, el motor W-12 biturbo de 6.0 litros del Continental GT impresionó con sus 551 hp y sus 479 libras-pie de torque. Es suficiente potencia para impulsar el voluminoso vehículo de dos puertas y 5,319 libras de 0 a 60 mph en 4.5 segundos y alcanzar una velocidad máxima de casi 200 mph. El Continental Supersports 2017 desarrolla 700 hp y unas imponentes 750 libras-pie de torque de calidad armamentista. El sprint de 0 a 60 mph tarda 3.4 segundos (3.7 segundos en el modelo Convertible, que es 385 libras más pesado) y la velocidad máxima ahora es de 209 mph (205 mph en el Convertible).

2017 Bentley Continental Supersports convertible front three quarter in motion 03 1

El Continental Supersports es el cupé de cuatro asientos y convertible de cuatro asientos más rápido del mundo. Y es el auto de carretera Bentley más rápido de la historia. Aun así, sigue siendo, ante todo, un auto de lujo. Más allá del nivel de equipamiento en color negro tenuemente disoluto, los refuerzos aerodinámicos de fibra de carbono y el ruido silenciado del escape al sobreacelerar, es un auto que se siente en todo momento refinado, sofisticado y competente sin ningún esfuerzo. El secreto es la incesante evolución. En 13 años, difícilmente haya una pieza o panel en el Continental que no se haya modificado, mejorado o renovado.

El Supersports 2017 reúne los conceptos y conocimientos de tres variantes clave del Continental: el Supersports 2009 de 621 hp, el GT Speed 2013 y el GT3 R con motor V-8 que se lanzó en 2014. El Supersports 2009 fue una reinvención de una combinación exclusiva de Bentley entre rendimiento y lujo, que se remonta a la época del auto especial de carreras de 3.0 litros y chasis corto desarrollado por W.O. Bentley en 1925. Diseñado para expandir la gama Continental de estética mejorada que se lanzó en 2011, el GT Speed presumía de una velocidad máxima de 206 mph, lo que lo convertía entonces en el Bentley más rápido de todos. Y el GT3 R, que se fabricó para celebrar el regreso de Bentley a las carreras, contaba con una tecnología de chasis orientada a hacer que el grande y pesado cupé de dos puertas fuera lo más ágil posible.

En el exterior, el Supersports 2017 es identificado por los nuevos parachoques delantero y trasero, detalles en fibra de carbono que incluyen un nuevo deflector delantero, nuevo difusor trasero, faldones laterales, espejos exteriores, ventilas en el capó, nivel de equipamiento en color negro brillante en vez de cromado, y luces de tinte oscuro. Un alerón trasero que cubre el ancho completo, con un bello acabado en fibra de carbono con vetas simétricas, está disponible como opción en los modelos cupé. Las ruedas estándar son de aleación forjada de 21 pulgadas, disponibles con rayos pulidos o en un acabado negro brillante. Los compradores pueden elegir de entre 90 colores de pintura, o uno de ocho esquemas especiales de pintura de dos tonos disponibles como parte del paquete opcional Supersports ‘X’ Specification de $31,200 dólares que incluye otras actualizaciones cosméticas y un sistema de escape de titanio de peso ligero.

En el interior, el Supersport 2017 está disponible con una división de color exclusiva que cuenta con cuero en tres tonalidades, asientos de Alcántara y un nuevo diseño de costuras con patrón de diamante. Los nuevos paneles de fibra de carbono a cuadros, fabricados de cientos de miles de hebras de carbono individuales y pulidas para un acabado brillante, son uno de los 11 distintos revestimientos que pueden elegir los compradores del Supersport. Los toques finales incluyen insertos de Alcántara en el volante de dirección y la palanca de cambios central, además de logotipos Supersport bordados en los reposacabezas.

El motor W-12 de 6.0 litros bajo el capó desarrolla 67 hp y 130 libras-pie más que en el GT Speed, lo que provee el refuerzo de 3 mph en la velocidad máxima, convirtiendo al Supersport en el más rápido de todos los Bentley. “Eso no suena difícil”, dice el ingeniero en jefe de Bentley, Rolf Frech. “Pero obtener este rendimiento adicional fue una monumental tarea, en especial sin sacrificar nada del lado del lujo”. Los cambios en el motor incluyen un sistema de admisión reprocesado, mayores turbocargadores, nuevos rodamientos principales y un mapeo del motor modificado. El máximo de potencia de 700 hp se alcanza a 5,900 rpm, y las 750 libras-pie de torque se estancan de 2,050 rpm hasta 4,500 rpm.

Toda esa potencia y torque se canalizan hacia las cuatro ruedas a través de una versión ligeramente ajustada de la conocida transmisión automática de ocho velocidades ZF. El convertidor de torque es al principio más suave que el del GT Speed, dice el director de la línea de vehículos Continental, Paul Jones, lo cual permite al W-12 desarrollar revoluciones con más rapidez y, por ende, el impulso del turbo durante la aceleración inicial. Pero el convertidor de torque también se bloquea anticipadamente, asegurando una respuesta más directa a la aplicación del acelerador, una vez que el Supersports se pone en marcha.

El andar del Supersport es 0.4 pulgadas más bajo que los Conti GT regulares. Los índices de rigidez y amortiguación son más rígidos (hasta un 45 por ciento en la parte delantera y un 35 por ciento en la trasera) y la barra estabilizadora trasera es un 50 por ciento más rígida. Los bujes a lo largo de la suspensión se endurecieron entre un 30 y un 70 por ciento. Pero el mayor cambio es la adopción del sistema de vectorización del torque que se utilizó por primera vez en el GT3 R. En términos simples, el sistema frena con delicadeza la rueda trasera interior al entrar a una curva para ayudar a cortar el subviraje inicial y al salir de la curva, estando en marcha aplicará entonces los frenos en las ruedas interiores delantera y trasera para mantener el enorme cupé en un arco más estrecho. Como los frenos estándar en el Supersport son de cerámica reforzados con fibra de carbono (un enorme diámetro de 16.5 pulgadas al frente y 14.0 pulgadas en la parte posterior), el desgaste de los frenos no es un problema.

2017 Bentley Continental Supersports convertible front three quarter in motion 04

Y funciona. El Supersport es aproximadamente 150 libras más ligero que un Conti GT Speed gracias a los frenos de cerámica reforzados con fibra de carbono y las ruedas de aleación que recortan 33 libras de masa no suspendida del eje delantero y 24 libras del trasero, y a otras medidas para ahorrar peso. Sin embargo, con 5,027 libras (para el cupé) el Continental Supersports no puede considerarse todavía un peso pluma. Aun así, para un auto de su volumen, en la carretera se siente extraordinariamente ágil en las curvas, con mucho más agarre y capacidad de respuesta del extremo delantero para entrar en las curvas y una tracción mucho más pronunciada al salir de ellas.

El cupé, que es más preciso y sereno bajo presión, es la opción preferida del conductor de los dos modelos Supersports. La carrocería cerrada ofrece una plataforma más rígida para que la suspensión y el sistema de vectorización de torque puedan hacer su función. Ambos autos tienen un andar notablemente bueno, a pesar de los enormes neumáticos Pirelli 275/35 ZR21 en las partes delantera y trasera. El ruido de impacto y la dureza se suprimen bastante bien, con poca evidencia de la vibración de las ruedas de los primeros Continental sobre baches y topes de poca altura y alta frecuencia.

El motor W-12 es absolutamente magnifico; desarrolla un imperioso empuje que simplemente arrasa con las distancias entre las curvas. Aparte del ruido del escape ingeniosamente calibrado, el gran Bentley es tan suave y refinado que uno tiende a llegar a las curvas con mucha más velocidad de lo esperado. Punto en el cual presiona fuertemente el pedal izquierdo y benditos sean esos insaciables frenos de cerámica reforzados con fibra de carbono, que convierten el movimiento de avance en suficiente energía calorífica como para mantener una pequeña aldea inglesa caliente. El Bentley Continental Supersports no es un auto de carreras; simplemente es demasiado grande y pesado. Pero condúzcalo con fluidez en los caminos sinuosos del mundo real —la clave aquí es esperar pacientemente, usando ligeramente el acelerador para que el auto pase el vértice de la curva antes de avivar una vez más el fuego del poderoso W-12— y avanzará, sin lugar a dudas, con mucha rapidez.

Solo se fabricarán 710 Supersports. ¿Por qué 710? Porque esa es la potencia del motor en Pferdestrken, como llaman a esos enclenques caballos métricos en Alemania. De ese total, 250 autos se destinaron para EE. UU., que sigue siendo el mayor mercado de Bentley en todo el mundo; las entregas comenzarán en otoño. Si tiene que preguntar, no puede costearse uno. Pero para que conste, el Supersports cupé tiene un precio inicial de $297,200 y el Convertible de $326,900.

Es el último de la línea, el Supersports. Un Continental GT totalmente nuevo, fabricado mediante la muy distinta arquitectura de vehículo de motor frontal/central compartida con el Porsche Panamera, hará su debut a finales de este año. Pero es el mejor de todos.