Premios SUV of the Year

Alfa Romeo Stelvio: Finalista a la SUV del Año de Motor Trend 2018

Irritante inconsistencia

Irritante inconsistencia

Nos gusta: su exuberante manejo, motor potente y andar flexible.

No nos gusta: su interior plastificado y debilidad en el todoterreno.

Este sabroso manjar italiano adhiere plenamente a la propuesta “deportiva” de una SUV. Es alucinantemente rápida, ágil en las curvas y sorprendentemente flexible con las irregularidades del camino. Aunque algunos de sus elementos interiores de plástico no estarían fuera de lugar en un Fiat económico, su competencia todoterreno es cuestionable, y evidentemente el sistema de infotenimiento se queda atrás respecto a sus rivales de lujo. Y luego está la inquietante cuestión de la calidad de fabricación de Alfa Romeo, que experimentamos de primera mano.

Christian Seabaugh resume perfectamente la experiencia del Stelvio: “La existencia del Alfa se reduce a momentos de excelencia seguidos por otros de perplejidad”. 

Tal vez lo más impresionante sea el rendimiento que produce el motor 2.0 litros turbo de cuatro cilindros acoplado a una transmisión automática de ocho velocidades. (La versión Quadrifoglio de 507 hp llega el próximo verano.) Pero cualquiera que piense que las SUV no pueden ser emocionantes cambiará de opinión al instante en que entre la segunda marcha al salir en forma agresiva del lote de estacionamiento del concesionario. Es el vehículo más rápido de 0 a 60 en su clase.

“Incluso los tipos de letras en el tablero son de apariencia deportiva y transmiten al instante la noción de que este es un auto deportivo”, dijo Frank Markus.

Para ser un vehículo orientado a los entusiastas, la Stelvio lamentablemente carece de un botón para anular el control de tracción. Los frenos tienen mucho agarre a velocidades de estacionamiento.  La lógica del software del sistema de parada/arranque no está refinada. Aunque los ocupantes de los asientos delanteros disponen de un buen apoyo gracias a los firmes asientos de cuero, los apoyos son estrechos para la gente corpulenta. Además, experimentamos un momento típico de Alfa cuando el quemacocos dejó de funcionar por un par de horas. Pero todo vale la pena. La Stelvio es fenomenal.