Primera Prueba Pruebas

Alfa Romeo Giulia 2.0 2017: Primera Prueba

Esto es lo que debe de hacer el Giulia.

Esto es lo que debe de hacer el Giulia.

Pocos vehículos nuevos han entrado al mercado con mayores expectativas que este sedán Alfa. Alfa Romeo salió de nuestro mercado con su proverbial cola entre las patas en 1995, después de que sus productos resultaron ser anticompetitivos e inestables, aunque indudablemente emocionantes de conducir y escuchar. Hace nueve años, Alfa nos fastidió con varios Maseratis de segunda mano (el 8C Competizione cupé). Después llegó el deliciosamente ligero e impráctico 4C en 2014. Autos como esos no apoyan una red de concesionarios hambrientos que venden los Fiat 500 tan rápido como pueden. Y, francamente, tampoco los “tragafuegos” especializados de 505 hp como el Giulia Quadrifoglio. No, el futuro éxito de Alfa Romeo en el mercado estadounidense recae ahora en los hombros de este Giulia de 2.0 litros. Para tener éxito debe lograr tres cosas: 1) ser el contendiente más emocionante con la mejor calidad en conducción y al maniobrar en un campo atestado de vehículos Serie 3/Clase C/A4, 2) ofrecer un espacio competitivo, comodidad y aspecto ergonómico sin la disparatada extravagancia italiana, y 3) aproximarse a los niveles de calidad y confiabilidad de Acura/Lexus.
2017 Alfa Romeo Giulia 20 front three quarter

Nuestra experiencia en el primer manejo demostró una sólida evidencia de éxito en el primer punto, y ahora que sacamos a un Giulia de cautiverio y le colocamos nuestro equipo, pudimos verificar la promesa de Alfa de un tiempo de 0 a 60 de 5.1 segundos. Logró esto en el trayecto hacia el cuarto de milla en un tiempo de 13.6 segundos a 103.7 mph, con lo cual el Giulia se pone a la cabeza de un atestado grupo de sedanes deportivos turbo de 2.0 litros. (El Audi A4 Quattro casi le muerde los talones con un tiempo de 13.7 segundos a 100.4 mph). El motor del Giulia emite un gemido emocionante en cada cambio en la línea roja, que la transmisión automática ZF de ocho velocidades ejecuta de manera inteligente, ya sea bajo las órdenes de una computadora que es extraordinariamente eficaz para seleccionar la marcha óptima, o bajo el comando de las paletas de cambios de aluminio, montadas en la columna, al estilo de un Ferrari. Los cambios descendentes incluso provocan golpes de aceleración. (Cabe mencionar que esta disposición de paletas algunas veces hace que la paleta deseada esté fuera del alcance al girar el volante, y reasignar la señal direccional a un alcance más alejado de lo normal, todo lo cual provocó algunas quejas entre el personal.)

Diríjase a un camino sinuoso y seleccione el modo Dynamic en el selector DNA, y desde la primera torsión del volante más pequeño de lo usual, disfrutará de su capacidad para entrar rápidamente en las curvas y de la retroalimentación a través del aro del volante. Esto refuerza la impresión generada por el ansioso gruñido del motor y el botón de arranque montado en el volante similar al de Ferrari, de que éste es un auto que fomenta la conducción agresiva. Después de exhortar a nuestros lectores a asegurarse de seleccionar el paquete Sport de $1,250, nuestro vehículo de prueba de tracción trasera llegó muy bien equipado con ruedas deportivas de 8 pulgadas por 18 pulgadas envueltas en neumáticos Pirelli Cinturato P7 225/45R18. Esos neumáticos para las cuatro temporadas gritan en las curvas. Junto con un sistema de control de estabilidad que no puede desactivarse por completo, los neumáticos limitaron las cifras de manejo del Giulia.

El director de pruebas Kim Reynolds reportó que era difícil entrar o salir de las curvas en el circuito de figura en ocho sin incitar un sobreviraje al levantar el acelerador o pisarlo, lo que provocaba una intervención agresiva del control de estabilidad, estropeando el tiempo de la vuelta. La vuelta resultante de 26.8 segundos con un promedio de 0.67 g se clasifica por debajo de todos los competidores obvios, al igual que el agarre lateral máximo de 0.84 g. Y ninguna de esas estadísticas cuadra con lo que experimenta uno en el volante. Al manejar en carreteras reales con todos los sistemas activados, pocos conductores reportaron interferencias en la estabilidad, y casi todos los que azotaron al Giulia estuvieron de acuerdo en que su balance neutral y su equilibrio lo convierten en el sedán con la mejor calidad de conducción de su clase. Varios elogiaron también su calidad en el andar, muy parecida a la de los líderes de la clase, como el Mercedes-Benz clase C. Marquemos el primer elemento como “hecho”.

En cuanto al segundo punto en la “lista de cosas por hacer” del Giulia, muchos de los que hemos luchado por dominar las interfaces de usuario de Ferrari y Maserati quedamos encantados por la normalidad con que funcionó la perilla tipo “girar y presionar” con interpretación de escritura con los dedos, a pesar de carecer de los accesos directos de los botones del menú que perfeccionaron iDrive. El estilo interior cubre las expectativas italianas y complementa el deslumbrante exterior, pero algunos criticaron el cuero en color rojo porque parecía demasiado plastificado. Otros criticaron el veteado y el brillo de ciertas piezas de plástico. La abertura del maletero es de las más pequeñas y el volumen interior apenas si compite con su clase, pero en cuanto a los sedanes italianos…bueno, digamos que ningún veterano del equipo Alfa 164 parece haber ayudado con la ejecución del diseño y el aspecto ergonómico de este auto. Así, aunque no es un éxito en cuanto a espacio, comodidad y excentricidad ergonómica, por lo menos es bastante competitivo.

Es el tercer punto lo que nadie puede evaluar todavía. Este auto se comportó perfectamente por dos semanas, excepto por un incidente errante con la alarma. Alfa Romeo es una compañía clasificada cerca del final en el estudio de confiabilidad de 2016 de J.D. Power para el Reino Unido, reportando 235 problemas por auto; solo detrás de BMW (196), Jag (173), y Audi (169). Pero este auto es totalmente nuevo. ¿Un nuevo comienzo? Nadie lo sabe. Regrese a este espacio en un año aproximadamente, cuando esperamos tener algunos resultados de largo plazo para compartir. Mientras tanto, apúrese y adquiera un Giulia por arrendamiento ahora, antes de que el hemisferio izquierdo de su cerebro reciba algún argumento que pueda convencerlo de no hacer eso.

2017 Alfa Romeo Giulia 20 front three quarter turn