Primer Manejo Pruebas

Acura RDX 2019: Primer Manejo

Compitiendo con fuerza

Compitiendo con fuerza

En los 11 años que lleva de vida, la Acura RDX ha logrado colocar más de 375,000 unidades en las calles de los Estados Unidos. El número se dice fácil, pero llegar a esa cifra tras dos generaciones en una de las industrias automotrices más importantes del mundo es muy difícil. El crossover es tan popular que es el líder del segmento entre las SUVs compactas de lujo desde 2007 y se está renovando en un momento donde la competencia está más fuerte que nunca.

Acura espera que el segmento de la RDX crezca un 39 por ciento en los próximos cinco años, a pesar de que los precios de la gasolina han estado volviendo a subir recientemente. Pero parece que el crecimiento que han tenido los crossovers no es nada más porque la gasolina ha estado en niveles bajos, sino porque también los consumidores están cada día buscando más espacio interior y una altura más comandante a la hora de manejar.

Para la tercera generación de la RDX, Acura se enfocó en crecer su appeal emocional. Se puso como objetivo a su competencia europea, comparando la nueva RDX contra la BMW X3, Audi Q5, Mercedes-Benz GLC y Volvo XC60 – y todas se han renovado completamente en los últimos dos años. Lo repito, la competencia está más fuerte que nunca. A pesar de ser la líder en el segmento, la marca nipona está consciente de cómo está actuando la competencia. Para esto, se está enfocando en la parte emocional, también quiere de subir de nivel la sensación de lujo, modernizar su alineación con más tecnología y conectividad, así como fortalecer los fundamentos que la han caracterizado (comodidad, seguridad, fiabilidad y valor). En concreto, esa fue la receta que la marca utilizó para subir de nivel a la RDX. Además, es el primer modelo nuevo de Acura que vemos en mucho tiempo, y muy pronto veremos que la alineación de la marca se renovará por completo, al igual que lo hizo Honda.

Para que nos demos una idea de qué tan nueva es la RDX 2019, la marca desarrolló una plataforma nueva que será exclusiva para los nuevos productos Acura. La RDX fue equipada con un potente motor turbo de cuatro cilindros que es derivado del Honda Civic Type R, agregó tecnología que no habíamos visto en otros modelos de Honda y la diseñó de forma más agresiva y más juvenil. Con estos atributos, Acura está abriendo el espectro para que más compradores jóvenes se acerquen a la marca.

Sólo habrá un motor disponible en las cuatro versiones de la RDX 2019. Se trata de un 2.0 litros turbo de cuatro cilindros que entrega 272 caballos de fuerza y 280 libras-pie de torque. Está asociado a una transmisión automática de 10 velocidades que no solo ayuda en el ahorro de combustible, sino que también hace los cambios suaves y de forma continua, sin buscar la marcha más alta para sacrificar la potencia por el ahorro de combustible. Los números de caballos de fuerza son un pocos más bajos que la generación saliente, que entregaba 279 hp y 252 libras-pie de torque a través de un motor 3.5 litros V-6. Sin embargo, el torque adicional beneficia enormemente a la RDX 2019, lo que debería de hacerla más rápida en llegar de 0-60 mph. Para comprar, la RDX 2016 que probamos completó el 0-60 mph en 6.2 segundos, según nuestras pruebas.

Pero los números en la pista pueden ser diferentes a la sensación en la vida real. Para conocer un poco más a fondo a la RDX y conducirla en las calles, viajé a Whistler, Canadá para probar al nuevo crossover de Acura en las carreteras sinuosas ubicadas en las faldas de la cordillera Coast. El motor 2.0 litros hace un gran trabajo para que la RDX arranque con fuerza. Hay tres modos de manejo que harán que el crossover mejore sus dinámicas. Con el modo Sport + la transmisión y el motor cambian sus comportamientos, haciéndola más responsiva y sintiéndose más deportiva, como el su nombre lo indica. La suspensión se vuelve más rígida, mostrando un mejor agarre en las curvas y entregando una sensación de seguridad por lo bien plantada. La dirección también se vuelve más rígida, entregando una mejor sensación de lo que ocurre en las ruedas. El modo Sport y el modo Comfort comparten las mismas especificaciones en la respuesta del acelerador, la transmisión y el sistema de tracción, pero el modo Sport se vuelve más dinámico en la suspensión, la dirección y el sonido proveniente del sistema de escape. Con el modo Comfort, el conductor y los pasajeros podrán disfrutar de un manejo más relajado, donde la comodidad es el objetivo la principal.

Y tocando ese tema, Acura se enfocó en hacer la cabina lo más cómoda posible. Rediseñó por completo el interior de la RDX para ofrecer más tecnología y conectividad. Para empezar, el conductor tiene una vista amplia de lo que sucede alrededor y el acolchado de los asientos en la versión Advance es muy bueno. El diseño de la cabina ha sido pensado alrededor del conductor, y el elemento principal es una pantalla de 10.2 pulgadas que sirve como el sistema de infotenimiento. Para controlar la pantalla, el conductor lo puede hacer únicamente a través de un touchpad que fue fácil de utilizar. Hay que pensar como si el touchpad fuera la pantalla en sí y no un mouse como en la computadora. Es decir, si usted quiere entrar al menú ubicado arriba del lado izquierdo, tendrá que tocar la parte de arriba del lado izquierdo del touchpad. La pantalla puede personalizarse como un iPhone, poniendo íconos de las cosas que más utilizamos – desde contactos en nuestro teléfono, hasta direcciones o estaciones de radio preferidas. Esto hace que el acceso sea más rápido. Aunque el touchpad fue fácil de utilizar para este joven servidor, debo de reconocer que algunos compañeros más grandes tuvieron más problemas para controlar la pantalla. Sin embargo, estoy seguro que en cuanto más práctica tengan los conductores, más fácil será de usar.

Para simplificar las cosas, Acura dejó que los botones del aire acondicionado fueran controles físicos y no tuvieran que estar integrados en la pantalla. También hay una perilla para el volumen del sistema de sonido y dos botones físicos para cambiar la canción o la estación de radio. En el centro de la consola central encontramos los botones de la palanca de cambios y arriba de ellos se encuentra una perilla grande para seleccionar el modo de manejo. Apple CarPlay llega de serie a la RDX 2019, pero los usuarios de Android Auto tendrán que esperar un tiempo más, ya que Acura señaló que Google todavía no cuenta con un modo para controlar Android Auto a través de un touchpad.

La mayor parte del tiempo pasé manejando la versión Advance, que está equipada con un head-up display que proyecta la información primordial para el conductor en el parabrisas. El head-up display se puede controlar con los botones ubicados en el lado izquierdo del volante, mientras que los controles del lado derecho de éste controlan la pantalla de 7 pulgadas del tablero. La versión Advance es la más equipada, pero también pasé parte del tiempo conduciendo la variante A-Spec, que goza de atributos estéticos más deportivos. En el exterior cuenta con ruedas negras de 20 pulgadas y manijas y carcasas de los espejos de color negro. En el interior, esta versión puede ser equipada con el cuero en color rojo, que se ve muy bien y estoy seguro será de mucho agrado para las generaciones jóvenes. Ya era hora de que Acura pusiera un poco más de enfoque a este aspecto, que parecía haberlo abandonado en sus modelos más recientes.

Las otras dos versiones disponibles son la RDX y Technology. Como aquí le informamos, la RDX 2019 cuenta con mucho equipamiento de serie, incluyendo el sistema de infotenimiento de 10.2 pulgadas, Apple CarPlay, techo panorámico y conexión a WiFi a través de una red 4G LTE. La versión Technology, A-Spec y Advance cuentan con un sistema de sonido premium de ELS; la variante Technology cuenta con un sistema de 12 altavoces, mientras que A-Spec y Advance gozan de 16 altavoces.

Con todo este equipamiento, buena tecnología y diseño atractivo, Acura quiere complicarle la vida a sus contrincantes europeos. Y lo mejor es que la marca nipona no se ha olvidado de su valor. La RDX 2019 tiene un precio inicial de $38,295 dólares y su precio máximo es de $48,395 dólares. Estos precios son mucho menores que los que vemos en los modelos europeos ya mencionados. La tracción total está disponible por $2,000 dólares más.

Para conocer todos los precios, equipamiento y cifras de ahorro de combustible, de clic aquí.