Listas

4 formas en que Land Rover revoluciona la conducción todoterreno con tecnología

Tomando lo electrónico.

Tomando lo electrónico.

Hubo una época en la que abrirse paso por la maleza en un todo terreno era algo serio que solo los corpulentos leñadores se atrevían a hacer, empuñando potentes gatos hidráulicos, cabrestantes, ganchos, palas y rampas, y conduciendo vehículos como Land Rover Defender, Jeep JC/Wrangler o tal vez una Toyota Land Cruiser. Pero la cosecha actual de Land Rovers infestadas por computadoras y adornadas con sensores lleva casi la suficiente tecnología como para que un conductor experto logre llevar a una Range Rover a muchos lugares como los que solían visitar los leñadores. Y con base en las tecnologías que se presentaron recientemente en el campo de pruebas de la compañía en Gaydon, con un poco más de desarrollo y automatización, los novatos pronto podrán maniobrar sus Land Rover con seguridad, adentrándose por las sendas todo terreno (y de vuelta), al igual que los expertos. Estas tecnologías también facilitarán la conducción autónoma todo terreno en el futuro, en caso de que alguna vez esto provoque revuelo.


Identificación de Terreno

Land Rover Range Rover Sport prototype with Surface ID 09

Esta tecnología de detección busca eliminar la incertidumbre de determinar cuál modo Terrain Response es el más apropiado. Ciertamente el sistema actual cuenta con un modo automático que intenta descubrir el tipo de superficie que está recorriendo el vehículo, pero lo hace solo una vez que los neumáticos comienzan a rodar por la superficie en cuestión. Esto puede ser un poco tardío si el cambio en la superficie es tan drástico como para provocar un gran deslizamiento de las ruedas. Así que esta tecnología aprovecha los sensores ultrasónicos para leer la superficie a 15 pies de distancia del vehículo, comparando los resultados con una tabla de búsqueda de diversas muestras de arena, nieve, hielo, pasto, grava y rocas. Al accionar de manera predictiva el modo Terrain Response correcto, se aseguraría un avance sin impedimentos. Los sensores en el prototipo se montaron a la altura del parachoque, ligeramente inclinados hacia abajo, pero son funcionalmente similares a los sensores de distancia de estacionamiento. Aún no se ha determinado si esta orientación podría funcionar con los sistemas de identificación de superficie y de asistencia de estacionamiento, pero si eso resulta posible, esta tecnología podría implementarse muy pronto.


Adaptación de Velocidad Dependiendo del Terreno

Land Rover Range Rover Sport Prototype with Terrain Based Speed Adaption view 02

TBSA (Adaptación de Velocidad Dependiendo del Terreno, por sus siglas en inglés) es una actualización prototipo del sistema de “control de velocidad crucero todoterreno” conocido como All Terrain Progress Control (ATPC, alias AllSurfaceProgress Control en el Jaguar F-Pace). Los sistemas actuales le permiten establecer una velocidad entre el paso normal de una persona y aproximadamente 20 mph, y la actualización aprovecha la cámara estereoscópica integrada (que actualmente contribuye con sistemas como el control de velocidad crucero adaptivo y el frenado automático de emergencia) para reducir anticipadamente la velocidad establecida, según sea apropiado. Las cámaras exploran el camino por recorrer hasta a 100 pies de distancia, y se reduce la velocidad al detectar surcos, cruces de agua e incluso follaje que pudiera afectar el vehículo. Usando los interruptores de distancia de seguimiento del control de velocidad crucero adaptivo, el conductor puede optar por dar prioridad al avance (más rápido, más agresivo) o la comodidad (más lento, con menos probabilidad de dañar el vehículo con el follaje). El sistema también supervisa los sensores de altura de la suspensión, las maniobras con el volante, los sensores de distancia de estacionamiento e incluso los carretes de inercia del cinturón de seguridad para evaluar las condiciones actuales y alterar las velocidades según corresponda. Esta tecnología requiere una sola unidad de cámara estereoscópica de mayor resolución y mucha programación, por lo que podría estar lista para producción en serie muy pronto.


Asistente de espacio sobre el techo

Land Rover Range Rover with Overhead clearance assist 01

Si su aventura todo terreno implica llevar una de esas tiendas de campaña, transportar canoas o kayaks en el techo, OCA (asistente de espacio sobre el techo, por sus siglas en inglés) puede ayudarle a evitar que se rompan por una rama baja (e incluso ayudar a conservar la pintura en un techo expuesto). Hay que medir e introducir la altura del objeto que va a poner en el techo (o seleccionarlo de opciones comunes como cajas de techo o bicicletas para adultos) y la cámara estereoscópica estándar calculará la altura de los obstáculos potenciales. Para ello compara grupos de píxeles y, con base en su posición relativa en el campo de visión, el sistema puede calcular la altura y la distancia con respecto al vehículo. Estos datos se visualizan en la pantalla central para que pueda saber más o menos qué es lo que le preocupa al sistema. También advierte cuando los objetos a los lados del vehículo podrían estar demasiado cerca como para que el vehículo pueda pasar entre ellos en forma segura. El equipo de desarrollo trabaja incluso en un sistema para determinar con más facilidad la altura de lo que usted vaya a colocar en el techo, posiblemente usando un transpondedor que indique puntos clave en el vehículo cuando se mueva a la altura del objeto y se haga clic. El OCA básico usa hardware actual de producción en serie, por lo que podría implementarse con mucha rapidez.


Convoy Conectado Todoterreno

Land Rover Range Rover Sport Off Road Connected Convoy map

La promesa de agrupar convoyes de vehículos poco espaciados deambulando por nuestras autopistas aún está a varios años en el futuro, esperando un mayor consenso entre los fabricantes automotrices y los gobiernos en cuanto a la forma exacta en que se lograrán las comunicaciones requeridas entre los vehículos. La mayoría supone que las comunicaciones especializadas de corto alcance serán un facilitador clave para esta tecnología; Land Rover considera que, incluso antes de que se optimicen totalmente estos protocolos, la tecnología podría emplearse en todo terreno muy pronto para mejorar la seguridad y la comodidad para los grupos de amigos que parten hacia el monte, en especial si algunos son menos experimentados. Una vez enlazados mediante este sistema integrado, basado en tecnología no celular, un grupo de vehículos puede permanecer en comunicación siempre mientras ninguno se separe por más de tres cuartos de milla (menos en zonas muy montañosas o densamente arboladas), ya que la comunicación de cualquier vehículo se retransmite a los demás del grupo. La información compartida en los vehículos prototipo incluía información muy precisa sobre la posición GPS (a partir de la cual se calculaba la distancia entre los vehículos), si el ATPC estaba accionado o no, y qué ajuste del sistema Terrain Response Control se empleaba en el vehículo de adelante. Cada vehículo puede también dejar “marcadores” para indicar cosas tales como un área rocosa, agua o un camino bloqueado. Podrían agregarse muchas notificaciones más estilo Waze, y el equipo de desarrollo también está ansioso por hacer que el sistema comparta la velocidad establecida por el ATPC y el ángulo del vehículo (de modo que el vehículo que lo siga sepa si el vehículo líder logró subir o bajar por una pendiente pronunciada, lo que indicaría que puede avanzar). El sistema podría usarse también para accionar de manera automática el ajuste del sistema Terrain Response Control al llegar al mismo punto en que el vehículo líder lo accionó. Incluso podría ser posible compartir señales de voz y de video.

Land Rover Range Rover Sport Off Road Connected Convoy terrain mode

Cabe mencionar que en el mismo evento, Jaguar demostró la aplicación para carretera de esta tecnología, conocida como control de velocidad crucero adaptivo cooperativo, en el cual se comparte mucha más información, especialmente de los frenos y el acelerador. Esto permite que todos los vehículos que siguen al líder realicen las mismas tareas al unísono, en vez de retrasarse por el tiempo de respuesta aproximado de 1 segundo al detectar de manera autónoma la posición del vehículo de adelante y su velocidad por radar. Esto es imprescindible para reducir a la mitad la distancia de seguimiento de 0.8 segundos a 0.4, cuyos beneficios incluyen una reducción en el consumo de combustible debido al rebufo aerodinámico y a una mayor eficiencia en el uso de la autopista.