Comparativas Pruebas

Comparativa: Honda Accord 1.5T 2018 vs. Toyota Camry 2.5 2018

Los sedanes más favoritos del mercado compiten frente a frente

Los sedanes más favoritos del mercado compiten frente a frente

Nota del editor:  el Honda Accord 2018 EX 1.5T que se utilizó en esta comparativa era una unidad de preproducción en serie y no es totalmente representativo del producto final con respecto a la calibración del motor y de la suspensión, además de la calidad de fabricación.

Todo lo que escuchamos en estos días es la misma letanía: los crossovers son la novedad, los sedanes han muerto. Cada mes, las ventas de sedanes disminuyen mientras las ventas de crossovers y SUV aumentan.

Y aunque sin duda se ha producido un cambio marcado en las preferencias de transporte de la familia nuclear estadounidense, los informes sobre la muerte del sedán se han exagerado de manera considerable.  El año pasado más de 2 millones de vehículos medianos de cuatro puertas cruzaron el umbral de las salas de exhibición de los concesionarios con propietarios felices frente del volante. El Camry fue el vehículo más vendido de Toyota el año pasado, y el Accord fue parte del trío de vehículos de Honda (junto con el Civic y la CR-V) que vendió 350,000 unidades cada uno en el año.

Para el modelo 2018, ambos sedanes fueron completamente rediseñados, lo que significa que es tiempo de ponernos nuestros pantalones de asesores. Es cierto que vamos a evaluar el rendimiento y el manejo de estos sedanes de nueva generación, pero también haremos una clasificación para determinar cuál es la compra más inteligente para el comprador de autos pragmático que considera la comodidad y las características inteligentes en los primeros lugares de su lista de prioridades.

Mientras el editor Collin Woodward y yo nos acercamos a los vehículos, descubrimos que cada uno proyecta una declaración de diseño distinta, como si exhibir el desaliñado sedán familiar aún pudiera ser relevante y moderno. El Camry se presenta como una evolución, con su parrilla más amplia y la insignia de Toyota hacia delante en un frente extendido. Es una apariencia audaz, pero obviamente reconocible como un Camry. La impetuosa y enorme insignia de hebilla de cinturón de Honda no deja dudas de su origen. Ninguno de los frentes nos parece convencionalmente bonito.

En cuando al diseño lateral y trasero, el Accord extiende un techo de fastback hasta la forma de sedán más tradicional de tres compartimentos del Camry. En la retaguardia, las abultadas luces traseras del Accord evocan por desgracia a un bocio; además el diseño es un poco sobrecargado en el pilar C del Camry al extenderse hacia la parte trasera.

Al momento de entrar a cada auto, observamos que las puertas del Camry (en todos los niveles de equipamiento) se cierran con un zumbido hueco y metálico, muy parecido al de un inestable cobertizo de metal. Las del Accord se cierran con el portazo tranquilizador y robusto de un auto de lujo. Esto, como primera impresión táctil para un posible comprador del Camry, no ayudará a la fuerza de ventas de Toyota.

En el interior, el diseño del Camry genera dudas con la apariencia insípida de su revestimiento de imitación madera. El revestimiento opcional con apariencia metálica es agradable. Algunos otros materiales son de mucha mejor calidad que la generación anterior, pero esa calidad no es universal. El plástico negro alrededor de los portavasos se ve y se siente de baja calidad, al igual que los paneles inferiores de las puertas. Por otra parte, nos gusta la costura de contraste real en el tablero y los asientos.

El Accord pasó de ser interesante para ir directamente a lo sofisticado. Es como si hubieran tomado apuntes en un seminario de diseño de Audi. El revestimiento de madera de poro abierto simulada de Honda y los detalles en metal cepillado parecen haberse tomado prestados de una clase superior de auto. Los controles de temperatura usan perillas con retroiluminación blanca hasta que se giran, momento en el cual se vuelven azules o rojas, dependiendo de la dirección “frío” o “caliente” del cuadrante. A excepción de las piezas de revestimiento justo debajo de las manijas de las puertas, los materiales en el interior se ven y se sienten de una calidad muy superior a la del Camry, y sin duda más superior de lo que esperaríamos de un sedán familiar mediano. Es un paso impresionante para Honda.

Una vez adentro, podemos ver que los asientos del Camry XLE son de cuero, aunque aon planos y ofrecen muy poco soporte más allá del soporte lumbar ajustable. Además, el cojín inferior del asiento es más corto de lo que nos gustaría en términos de soporte para los muslos. El Accord dispone de asientos de tela para su versión de nivel medio, y tendríamos que actualizar al nivel de equipamiento EX-L más costoso para conseguir cuero. De todas formas, los asientos del Accord son más cómodos y ofrecen más soporte lateral, en especial durante las curvas. Tanto el Accord como el Camry bajaron la posición del asiento en comparación con sus generaciones anteriores. Esto brinda una sensación más deportiva pero podría resultar problemático para los conductores de mayor edad al tratar de salir del auto.

En cuando a las funcionalidades, cada uno se siente orgulloso de contar con una pantalla de infotenimiento razonablemente grande, con una combinación de controles táctiles y botones físicos. La del Accord flota sobre el tablero; la del Camry está integrada en la consola central.

En el aspecto visual, el sistema de infotenimiento del Camry se siente más integrado al diseño interior. Pero en cuanto a funcionalidad, el del Accord es mucho más intuitivo. El esquema de los controles del Camry, tanto físico como digital, es confuso. Un excelente ejemplo: conectar un teléfono inteligente al Accord a través de Bluetooth no solo es un proceso más rápido e intuitivo, sino que la pantalla en sí también presenta un diseño parecido al de un smartphone y tiene gráficos más nítidos. Solo el Accord ofrece Apple CarPlay y Android Auto. Puesto que Toyota está en una pelea de propiedad intelectual con los gigantes de software, ofrece en cambio una suite descargable de aplicaciones desarrolladas internamente, una de las cuales es Scout GPS Link, que se ejecuta en el teléfono celular del conductor y se proyecta en la pantalla de infotenimiento. Ambos autos ofrecen zonas de acceso Wi-Fi en los niveles de equipamiento superiores. Para los audiófilos, el Accord cuenta también con un sistema estéreo con un sonido más rico en todos los niveles de equipamiento.

Si miramos hacia la izquierda, encontramos que ambos autos cuentan con pantallas digitales a todo color integradas en el tablero, pero la del Honda es mucho más grande, ya que cubre la mitad del cuadro y ofrece muchas más funciones. Ambas se controlan mediante botones en el volante y se puede navegar en ellas con la misma facilidad. Pero en nuestra opinión, la del Accord es más intuitiva. El Camry XLE tiene una pantalla de visualización frontal a todo color, pero el Accord reserva esa funcionalidad para su nivel de equipamiento Touring, que es el más alto. En cambio, los niveles de equipamiento más económicos del Camry cuentan con un panel de instrumentos con una pantalla digital a todo color de la mitad del tamaño que la del XLE.

En cuando a los asistentes para ayudar al conductor a evitar accidentes, Toyota Safety Sense y Honda Sensing son equipamiento de serie en todos los modelos y ofrecen características similares, incluyendo aviso de salida de carril, mantenimiento de carril, advertencia de colisión delantera, frenado automático de emergencia y control de velocidad crucero adaptativo. Sin embargo, el sistema de Honda es mucho más sofisticado que el de Toyota, especialmente a la hora de mantenerse en el carril. El sistema de Toyota solo hace una corrección suficiente de la dirección para evitar que el vehículo se salga del carril, al menos en la primera ocasión. El sistema de Honda ayuda a dirigir el vehículo en las curvas y lo centra en su carril hasta cierto grado en los caminos rectos. También encontramos que el sistema de Honda es más consistente al reconocer las líneas de demarcación los carriles. Ambos autos proporcionan también monitoreo de punto ciego, cámaras de visión trasera y sensores de estacionamiento opcionales. El Camry, sin embargo, ofrece una cámara de 360 grados que no está disponible en ningún Accord.

Ambos autos ofrecen un solo puerto USB y un punto de alimentación de 12 voltios frente a las perillas de la palanca de cambios, y luego más enchufes en el cubículo de la consola central. Toyota provee también un cargador de teléfono inalámbrico de serie, pero el de Honda solo está disponible en los niveles de equipamiento superiores. Ambos ofrecen asientos con calefacción, aunque los Accord Touring, el nivel de equipamiento superior, ofrecen también asientos con aire acondicionado, mientras que el Camry no. El Camry cuenta con dos puertos USB de carga rápida pero solo en los niveles de equipamiento superiores. Los niveles de equipamiento inferiores solo cuentan con un puerto al frente para todo el auto. En la parte superior, el Camry ofrece un techo panorámico en comparación con el quemacocos de serie del Accord. Cuando es hora de reabastecer combustible, el Accord viene equipado con un depósito de combustible sin tapa, mientras que el Camry no.

¿Tiene amigos o familiares que necesiten subirse en los asientos traseros? Ambos autos son espaciosos, pero el Accord es más amplio, especialmente en el espacio para las rodillas y la cabeza. Si marca la casilla para la opción del enorme techo panorámico del Camry, los de atrás sufrirán de un espacio para la cabeza considerablemente reducido.

Adicionalmente, todos los niveles de equipamiento del Accord cuentan con tomas de aire en la parte trasera, que solo están disponibles en los modelos superiores del Camry. Ninguno de los autos ofrece puertos USB o puntos de alimentación de 12 voltios en el asiento trasero, aunque los Accord de la gama más alta incluyen calefacción en los asientos traseros.

Ahora para los niños. En caso de que llegue el momento de instalar asientos para niños, encontramos que los dos sedanes son similares; si acaso el Accord tiene una ligera ventaja. Las puertas traseras en ambos autos se abren mucho y tienen suficiente espacio para poder maniobrar un asiento infantil. Con su área adicional para las piernas, el Accord permite más espacio para un voluminoso asiento infantil posicionado hacia atrás sin comprometer el espacio para las piernas del asiento delantero. El Accord oculta sus anclas de enganche detrás de una solapa de tela o cuero cosido en la parte inferior y escondida en la parte superior. El Camry oculta sus anclas detrás de cubiertas de plástico, que se desprenden y corren el riesgo de perderse para siempre. Sin embargo, las anclas del Camry son mucho más fáciles de encontrar y de engancharles un asiento; hay que buscar un poco con la mano entre los cojines para encontrar las anclas pintadas de negro del Honda. Ambos autos colocan el ancla para la correa superior sorprendentemente muy atrás de los reposacabezas. El del Honda es un poco más fácil de alcanzar. En el Camry es más difícil alcanzar la correa del cinturón porque tiene reposacabezas y pilares C más gruesos. También puede ver fácilmente el ancla del Honda a través de la ventana trasera mientras trata de alcanzarla. Los pilares más amplios del Camry estorban a menos que haga tensión.

Si tuviéramos que transportar una carga larga y estrecha en vez de pasajeros, el pasaje del Accord en los asientos traseros abatibles es mucho más grande. Para artículos grandes, ambos autos requieren que uno libere los asientos traseros con manijas en el maletero y luego vaya hacia los lados del auto para abatir manualmente los respaldos de los asientos. Ambos parecen ofrecer aberturas para el maletero de un tamaño similar, y no ofrecen espacio de almacenamiento bajo el piso. El Accord tiene un maletero un poco más profundo y 1 o 2 pies cúbicos más de espacio, y el Camry cuenta con amortiguadores que abren totalmente la tapa del maletero, en vez de resortes que levantan el del Accord seis pulgadas.

La dinámica de conducción por lo general está muy abajo en la lista de prioridades para los conductores de sedanes familiares. Pero a nadie le gusta un auto aburrido, tampoco.

Al encender los motores descubrimos que el 2.5 litros de cuatro cilindros del Camry es más ruidoso y burdo que el turbo de 1.5 litros de cuatro cilindros del Accord. El Camry exhibe una pequeña vibración en ralentí. El Accord padece de una vibración mucho menor y menos notable.

Al salir del estacionamiento, la aceleración del Camry es más sensible; una primera marcha corta nos permite saltar durante el arranque. Sin embargo, mantener la misma posición del acelerador no mantiene el mismo índice de aceleración a menos que tenga el pedal hasta el fondo; las siguientes marchas no son tan agresivas.

Ya en marcha, el motor del Camry es más potente de lo que podríamos esperar y revoluciona con ganas. Su nueva transmisión automática de ocho velocidades realiza los cambios ascendentes con fluidez y perfección. Sin embargo, los cambios descendentes no son tan fluidos y la transmisión en ocasiones no se decide por elegir cuál cambio desea para una maniobra de rebase. El modo “Sport” no tiene una diferencia notable en cuanto a respuesta de aceleración o estrategia de cambios.

La CVT del Accord sigue siendo la mejor en el sector, aunque en esta aplicación está demasiado relajada. Para arrancar desde cero hay que aplicar más aceleración de la esperada para poder obtener una respuesta entusiasta. Una vez que nos adaptamos, acelera con más linealidad que el Camry, manteniendo el motor más pequeño y un poco menos poderoso justo en el punto más bajo de su torque. Sin marchas que cambiar y con respuestas rápidas, la CVT se conduce un poco más fluida que la automática; además carece del zumbido que afecta a otras CVT.

Si por alguna razón hubiera que alinear los dos vehículos para unos arrancones, descubriría que son completamente iguales en cuando a rendimiento, a pesar de sus distintas personalidades. El motor más grande del Camry usa sus 203 hp y 184 libras-pie de torque para un sprint de 0 a 60 mph en 7.6 segundos. El Accord logra el mismo resultado exacto con los 192 hp y 192 libras-pie de su motor turbocargado de 1.5 litros.

Los resultados son bastante diferentes a la hora de detenerse. El Camry tiene un pedal de freno extenso, que requiere demasiado recorrido y esfuerzo para poder lograr la potencia de frenado deseada, pero el vehículo se sigue deteniendo desde 60 mph en 122 pies. El Accord tiene mucho más agarre en sus frenos, pero sus neumáticos duros no tienen tanto agarre, así que necesita 135 pies para detenerse a partir de la misma velocidad. (Los Accord actualizados, con neumáticos más pegajosos, registran cifras de frenado mejores que las de sus enemigos Camry comparables.)

Ya sea en la autopista o en un camino de terracería en un viaje al campo, también hay una considerable diferencia en el manejo de los autos. El chasis del Accord es mucho más sensible y deportivo, proporciona un agarre en las curvas más uniforme y un mejor control de los movimientos de la carrocería. Mientras tanto, el Camry se inclina más y esa sensación se exacerba debido a los asientos planos que deslizan a los ocupantes de un lado a otro. La dirección del Accord es más pesada pero responde con mayor naturalidad, mientras que la del Camry es más ligera y demasiado sensible apenas si se desvía del centro, lo que hace que el auto se sienta rápido pero insensible a sus manos.

Los resultados de nuestras pruebas dinámicas hacen que los dos se vean más similares de lo que son, en su totalidad gracias a los neumáticos superiores del Camry.  En el mundo real, no puede mantenerse a la par con el Accord. Los concesionarios inteligentes de Honda deberían ofrecer una actualización de neumáticos con más agarre para que los conductores entusiastas aprovechen la respuesta mejorada del Accord en las curvas.

Sin importar si es para correr o solo para ir al trabajo, ambos autos tienen aproximadamente el mismo andar. Es decir, aún son algo firmes para considerarlos un transporte familiar cómodo. El control superior de la carrocería del Accord sale a relucir aquí también, ya que no se siente el cabeceo como en el Camry en pavimento irregular. Sin embargo, en caminos con repetidos cortes, hay mucho más bailoteo con el Accord.

De manera similar, los autos son igual de ruidosos en el interior, solo que de maneras distintas. El Camry sufre de un moderado rugido del motor y de cierto ruido del viento de los espejos de las ventanas a velocidades de autopista. El Accord continúa la tradición de Honda del ruido de los neumáticos que se filtra a través del piso.

En cuanto al ahorro de combustible, el Camry recibe una estimación de la EPA de 28/39/32 mpg en ciudad/carretera/combinadas. El Accord equipado con CVT tiene una clasificación de 30/38/33 mpg en la mayoría de los niveles de equipamiento con 1.5T y de 29/35/31 en los niveles de equipamiento Sport y Touring.

En cuanto a seguridad, el Accord se quedó a un paso de obtener la calificación más alta que entrega el Instituto de Seguros para la Seguridad en las Carreteras (IIHS) de Top Safety Pick +. Sus faros le impidieron que el Honda obtuviera la mejor calificación, por lo que se quedó en Top Safety Pick. Por el otro lado, el Camry sí logró obtener la clasificación Top Safety Pick +, gracias a que recibió la calificación de “Buena” en todas pruebas que se le realizaron. (El Accord obtuvo buenas calificaciones en todas las pruebas a excepción de los faros, donde recibió la calificación de “Marginal”).

Regresando al estacionamiento, nos encontramos haciendo frente a la misma interrogante de compras que al salir.  Si no necesita asientos de cuero, un Camry LE totalmente equipado es más económico que un Accord EX. Si desea cuero, el Camry XLE equipado con cuero vacuno tiene el mismo precio que el Accord EX con asientos de tela. Pero si comienza a agregarle opciones al Camry, rápidamente se pondrá a la par con el Accord EX-L y el EX-L con navegación, que tienen equipamiento similar. Además, Toyota se vuelve quisquillosa en cuanto a las características disponibles con cada color de interior y exterior. Tendrá entonces que asignar prioridades a las características usted mismo.

Pero holísticamente no hay comparación. El Accord es más cómodo, espacioso y lujoso que el Camry. Es más silencioso, su andar y manejo son mejores, y se conduce de una manera más elegante. Ofrece una tecnología superior con una interfaz más fácil de usar. Dicho simplemente, Toyota fabricó un mejor Camry, pero Honda fabricó un mejor auto.