- Consumidor
Technologue: Haga que su auto queme hidrogeno
... con solo $130!

¡Así es! Simplemente deslice un tubo de 30 cm en la manguera del combustible, conecte un par de cables a una fuente de energía de 12 voltios, y conseguirá que plasma magnetizado, fotones, microondas, ondas sonoras, ondas electrostáticas iónicas, ondas cuánticas e inclusive ondas Alfen trabajen y generen hidrógeno (H2) a partir de cualquier combustible que su auto queme logrando un ahorro de combustible del 10 por ciento al tiempo que reduce emisiones de hidrocarburos. Al menos eso es lo que se asevera en el sitio web que anuncia el sistema de convertidor catalítico Hydrodrive Electronic Catalytic Converter, inventado y fabricado en Madras, India.

La lista de ondas que trabajan dentro de este artefacto, el bajísimo precio y la fácil instalación despertaron mi escepticismo, al igual que los imanes que se sujetan en la manguera de combustible y supuestamente rompen las moléculas de hidrocarburo para mejorar el rendimiento y una combustión más eficiente. No son nada efectivos. Investigadores de la Universidad de Tulane estudiaron el principio hace 10 años y concluyeron que era poco probable que creara un campo magnético lo suficientemente fuerte y efectivo alrededor del inyector.

publicidad


Sin embargo, hay elementos científicos que respaldan la idea del Hydrodrive. A la cabeza de la investigación se encuentran el proveedor automotriz ArvinMeritor y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). Desarrollaron un artefacto llamado Plasma Fuel Reformer, el cual genera H2 a voluntad y sin necesidad de producir o utilizar ningún tipo de onda electromagnética. Simplemente se conecta un dispositivo eléctrico dentro de una cámara llena de vapor de gasolina y aire, y quema de manera parcial el combustible produciendo un gas que es 20 por ciento hidrógeno, 20 por ciento monóxido de carbono (CO) y el resto, nitrógeno y otros elementos.

El H2 permite al motor funcionar de manera más limpia y eficiente con grandes cantidades de exceso de aire, lo que desde hace mucho ha sido el Santo Grial de los motores de combustión interna eficiente y limpia. Un motor común y corriente ingiere únicamente el aire que necesita para quemar el combustible que inyecta, esto es, 14.7 veces más la cantidad de aire que de gasolina. Las explosiones producen grandes cantidades de emisiones de óxido de nitrógeno (NOx). Un catalizador típico de tres vías puede limpiar estas partículas fácilmente, pero sólo si no hay exceso de aire en el sistema de salida.

Al añadir un 30 ó 40 por ciento más de aire se puede reducir la cantidad de NOx producido en un 50 ó 60 por ciento, pero los autos europeos que utilizan este sistema tienen catalizadores que pueden alcanzar los estándares menos rigurosos establecidos en Europa para la emisión de gases. Si se pudiera añadir entre un 70 u 80 por ciento más de aire, no se produciría NOx en lo absoluto. Pero tal cantidad de aire no permite que todas las gotas de combustible se quemen, pues las partículas quedan demasiado separadas ocasionando que el motor falle.

1 | 2 | 3 | Siguiente





publicidad